Ministerio Público acusa ocultamiento de patrimonio y lavado de dinero:
Fiscalía de Sao Paulo pide prisión preventiva para el ex Presidente brasileño Lula da Silva

La medida, que por primera vez en la historia del país se solicita contra un ex Mandatario, fue exigida porque se teme que el líder izquierdista interfiera y presione en la investigación criminal.  

O Globo/Brasil/GDA y Agencias 

El Ministerio Público de Sao Paulo pidió ayer la prisión preventiva del ex Presidente de Brasil Luiz Inácio Lula da Silva por los supuestos delitos de blanqueo de dinero mediante ocultación de patrimonio y falsificación de documentos, cargos relacionados con un departamento tríplex en el condominio Solaris en el balneario de Guarujá.

Los fiscales Cássio Conserino, José Carlos Blat y Fernando Araújo alegan que es "imprescindible la prisión preventiva debido a la conveniencia del proceso penal", ya que, en su opinión, el líder izquierdista puede movilizar "su red violenta de apoyo" e interferir en la investigación criminal.

El ex Mandatario, quien ha negado todos los cargos, reaccionó con "total tranquilidad" cuando fue informado del pedido de la Fiscalía, relató a la prensa el senador oficialista Humberto Costa, quien se encontraba con Lula en ese momento.

Los fiscales denunciaron la "clara posibilidad de amenazas a las víctimas y testigos y de alteración de las pruebas del caso". Agregaron que son "ampliamente probadas las maniobras violentas" de Lula y de sus adherentes, "con la promoción y apoyo público, incluso de la Presidenta de la República".

La alusión a la Mandataria es porque ésta lo visitó el sábado, un día después de que Lula fuera conducido en forma coercitiva a declarar ante la Policía Federal, por sospechas de haberse beneficiado con la red de corrupción que operó en Petrobras.

Constructora en la mira

El miércoles los fiscales de Sao Paulo argumentaron que Lula trató de ocultar la titularidad de la propiedad, que está registrada oficialmente a nombre de la constructora OAS, empresa que está siendo investigada en el caso Petrobras.

Por esto es que la Fiscalía pidió ayer la prisión preventiva para los dos ex presidentes de OAS José Adelmário Pinheiro y Léo Pinheiro, para el ex presidente de Bancoop João Vaccari Neto y para otras cuatro personas. Este último está preso por sus nexos con los fraudes en Petrobras. Además, fue jefe de finanzas de la campaña electoral que resultó en la reelección de la Presidenta Dilma Rousseff.

La ex Primera Dama Marisa Leticia y su hijo, Fabio Luis Lula da Silva, "Lulinha", y otras doce personas, también fueron denunciados por lavado de dinero.

"La investigación se basó en pruebas documentales y de testigos. Dos decenas de personas relataron que el tríplex de Guarujá estaba destinado al ex Presidente Lula y su familia", afirmó el fiscal Conserino.

Un juez deberá decidir ahora si acepta la denuncia del Ministerio Público y ordena la detención del ex Mandatario, en un plazo que no fue precisado. Si hay condena, el ex Presidente podría enfrentar entre 4 y 13 años de prisión.

En una nota el Instituto Lula respondió a las denuncias. Según el comunicado, las acusaciones "no tienen base en la realidad" y "Lula no puede ocultar patrimonio que no tiene".

El vicepresidente nacional del opositor Partido de la Social Democracia de Brasil, Carlos Sampaio, dijo que la medida "no es normal", porque se ordena la detención de un ex Presidente cuando todavía se está en la etapa inicial de la investigación.

Por su lado, la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) pidió anoche "respeto a la dignidad" del ex Presidente.

Golpe al PT

La acusación contra el carismático Lula, Presidente entre 2003 y 2010, cae como una bomba sobre el izquierdista Partido de los Trabajadores (PT) y la Mandataria Rousseff, enfrentada a la posibilidad de un impeachment y atribulada por informaciones que vinculan a su gobierno con el esquema de corrupción, justo en momentos en que Brasil atraviesa una severa recesión económica.

"Todavía hay un margen para empeorar. Hay espacio para que el PT se radicalice aún más, para más violencia, más intransigencia política, y parece que estamos llegando a un punto de no retorno", declaró a la AFP el analista político de la Universidad de Brasilia Everaldo Moraes.

La denuncia de la Fiscalía ocurre a días de una manifestación convocada para este domingo por diversos grupos y partidos opositores al gobierno y que, según autoridades locales, puede reunir un millón de personas en Sao Paulo.

La presión sobre el gobierno arreció hace unos días, cuando reportes aún no confirmados señalaron que el senador del PT Delcidio Amaral -acusado de participar en el "Petrolao" y, hasta hace poco, hombre de confianza de Rousseff y jefe de la bancada del partido en el Senado- habría testificado que la Presidenta obstruyó la investigación sobre la corrupción en la petrolera.

El propio Lula y sus partidarios alegan que los procesos judiciales en los que está involucrado el ex Mandatario constituyen un complot de la "élite" y la prensa, para evitar su probable candidatura a la elección presidencial de 2018.

Pero ayer el fiscal José Carlos Blat aclaró que "el Ministerio Público no trabaja con calendario político".

 Los casos contra Lula

El ex Presidente Lula es investigado por corrupción en dos casos paralelos, pero que tienen en común un lujoso departamento en el litoral paulista.

Sao Paulo: La fiscalía (la que pidió la prisión preventiva) solo acusa a Lula de haber ocultado este patrimonio cedido por la constructora OAS.

Curitiba: La justicia investiga si el ícono del Partido de los Trabajadores habría recibido esta propiedad en pago de favores, caso relacionado con Petrobras e investigado por la operación Lava Jato.

Sube la bolsa

La Bolsa de Sao Paulo cerró ayer con un avance de 1,86% y el real registró una apreciación de 1,54%, cotizando a 3,642 unidades por dólar, tras el pedido contra Lula.

Dilma le ofrece ministerio

La Presidenta Dilma Rousseff habría ofrecido a Lula da Silva incorporarse al gobierno como jefe de la Casa Civil (jefe de gabinete con rango ministerial) y adquirir así fuero en medio de varias investigaciones judiciales, una propuesta que el ex Mandatario habría rechazado, según O Globo.

El diario aseguró que la inusual invitación de Rousseff era parte de una "operación que incluiría también el traspaso de Jaques Wagner (actual jefe de la Casa Civil) al Ministerio de Justicia".

Según el columnista de O Globo, Merval Pereira, la aceptación por parte de Lula de un ministerio habría sido una aceptación de su culpabilidad, pese a que alega inocencia.



Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir
El condominio Solaris , ubicado en el balneario de Guarujá, a 90 kilómetros de Sao Paulo, es considerado un recinto lujoso. Allí es donde se sitúa el departamento tríplex que sería propiedad del ex Mandatario, según los cargos de la fiscalía.
El condominio Solaris , ubicado en el balneario de Guarujá, a 90 kilómetros de Sao Paulo, es considerado un recinto lujoso. Allí es donde se sitúa el departamento tríplex que sería propiedad del ex Mandatario, según los cargos de la fiscalía.
Foto:FRANCE PRESSE

[+] Vea más fotos


Servicios El Mercurio
   Suscripciones:
Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.
   InfoMercurio:
Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.
   Club de Lectores:
Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.


Otros Servicios
   Defunciones
   Ediciones anteriores
   Propiedades
   Suscripciones
   Empleos
   PSU@El Mercurio
   Contratar publicidad
   Club de Lectores
   Clase Ejecutiva
   El Mercurio - Aguilar
 


Buscador emol.com Ir al demo interactivo Buscador emol.com
0  
Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales