Nueve de 10 escuelas de ese país incorporaron el programa KiVa a sus aulas:
El próximo paso de Finlandia es exportar su programa contra el matonaje

Sus buenos resultados en pruebas internacionales han hecho que la nación europea sea considerada un modelo a seguir cuando se trata de educación escolar. Ahora, su foco está puesto en mejorar el bienestar de los alumnos mediante un proyecto que se centra en empoderar a quienes observan escenas de violencia.  

Margherita Cordano F. 

En la Universidad de Turku, en Finlandia, llevan años investigando sobre el matonaje en contextos escolares. Y si hay algo que sus académicos tienen claro, es que las agresiones siempre suponen un llamado de atención de la persona que hostiga.

"En Latinoamérica es probable que el niño tímido sea víctima de malos tratos, mientras que en Japón esa característica -altamente valorada en la sociedad asiática- puede que no implique pasar un mal rato. Pero más allá de la razón, si analizamos por qué sufren los niños de una y otra cultura, la conclusión es siempre la misma: el agresor quiere visibilidad y la admiración de sus compañeros. Aunque eso que lo gatilla cambie, el matonaje siempre tiene a un agresor en busca de popularidad", plantea Johanna Alanen, encargada internacional del programa anti-bullying KiVa.

El proyecto finlandés nació en el año 2007, luego que el Ministerio de Educación y Cultura de Finlandia pidiera a los educadores de la Universidad de Turku crear un método para reducir el maltrato en el aula. Ese mismo año, un joven de 18 años entró con pistolas a un colegio de la localidad de Tuusula, matando a nueve personas: más tarde se supo que durante su vida escolar, el autor de la masacre habría sufrido de acoso por parte de sus compañeros.

La conclusión a nivel nacional fue que no servía tener algunos de los mejores resultados en pruebas estandarizadas internacionales, si los alumnos no eran felices.

Sin público

A diferencia de otros proyectos centrados en disminuir el matonaje escolar, KiVa no se basa en la idea de detener al agresor o envalentonar a la víctima. Más bien se centra en darle poder al grupo de niños alrededor de ambas partes.

"Buscamos quitarle la motivación a la persona que agrede. Porque siempre que haya público, van a querer seguir molestando", dice Alanen.

Con el apoyo de la Embajada de Finlandia en Chile, la especialista visitó el país para expandir el modelo que hoy utilizan 9 de cada 10 escuelas de la nación europea. Aquí explicó cómo se centran en evitar que los alumnos se queden inmóviles cuando ven que un compañero golpea a otro, o de qué forma buscan eliminar las risas frente a los sobrenombres hirientes.

"Con niños desde los siete a los 16 años, trabajamos haciendo uso de juegos de rol. Entonces se vuelve más fácil identificarse con el papel de las distintas partes involucradas". En estas instancias, los profesores -a quienes el programa capacita de antemano- enseñan a identificar emociones a través de la expresión del cuerpo o el tono de la voz con el que se expresa algo.

También se hacen otras actividades lúdicas, como escribir las cualidades que más gustan de cada compañero, o pedir a todos los niños que se sienten en el pasillo mientras que otro trata de caminar sin herirlos: solo si se ponen de acuerdo, no fallan. Todas estas acciones se hacen en horarios de clases especialmente programados para estas tareas.

"Una de las iniciativas más populares son los programas en línea. Son juegos especialmente pensados para el computador, donde se recrea un ambiente escolar virtual. Los alumnos entonces se ven envueltos en situaciones que los obligan a tomar decisiones y según cómo se comportan se les va retroalimentando", explica Alanen. Apelando a las nuevas generaciones, funciona como el popular videojuego de simulación social, Los Sims.

Nuevo ambiente

KiVa "funciona bajo la idea de crear una cultura de respeto, de influenciar las normas de grupo. Y porque entendemos que en un principio a muchos niños les cuesta reaccionar cuando ven una agresión -no quieren ser calificados como el compañero que acusa-, habilitamos buzones en línea para generar denuncias anónimas".

Cuando el programa recién se instaura en los colegios, es común que los jóvenes usen esta herramienta interactiva, pero después ocurre cada vez menos. "Comienzan a hablarlo directamente, porque notan que el ambiente comienza a cambiar; herir ya no es visto como algo que hay que pasar por alto", explica.

Las cifras respaldan sus palabras: según datos del Instituto Nacional de Salud y Bienestar Social de Finlandia, en un año el nivel de bullying ha disminuido hasta 78% en los más de 2 mil colegios del país que usan este método. Lo mismo ha ocurrido en establecimientos internacionales a los que se ha exportado el programa, entre ellos Nueva Zelandia, Holanda, Suecia, Francia e Italia. En esta última nación, el matonaje se redujo 50%.

"El objetivo ahora es instaurarlo en Latinoamérica, partiendo específicamente por Chile", cuenta Alanen, quien durante su visita al país se reunió con representantes de colegios y del Ministerio de Educación. En los próximos meses se espera concretar un acuerdo formal. "El programa se usa en algunas escuelas de México y Argentina, pero son escuelas internacionales que enseñan en inglés. Ahora buscamos expandirlo en español de forma masiva".

EN CIFRAS

Ocho
de cada 10 acciones de matonaje escolar suceden a la vista de uno o más compañeros, sin que estos estén directamente involucrados.



 


Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir
No creo que el matonaje desaparezca de un día para otro, pero sí creo en poder disminuirlo entregando herramientas a quienes ahora ríen o se quedan impávidos cuando ven que algo malo sucede con un compañero, dice Johanna Alanen, especialista en educación y parte del equipo de KiVa.<br/>
"No creo que el matonaje desaparezca de un día para otro, pero sí creo en poder disminuirlo entregando herramientas a quienes ahora ríen o se quedan impávidos cuando ven que algo malo sucede con un compañero", dice Johanna Alanen, especialista en educación y parte del equipo de KiVa.

Foto:José Alvujar

[+] Vea más fotos


Servicios El Mercurio
   Suscripciones:
Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.
   InfoMercurio:
Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.
   Club de Lectores:
Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.


Otros Servicios
   Defunciones
   Ediciones anteriores
   Propiedades
   Suscripciones
   Empleos
   PSU@El Mercurio
   Contratar publicidad
   Club de Lectores
   Clase Ejecutiva
   El Mercurio - Aguilar
 


Buscador emol.com Ir al demo interactivo Buscador emol.com
0  
Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales