Falta de estructura, desconocimiento ciudadano y dificultades para "concretar"
Por qué los movimientos de Giorgio Jackson y Gabriel Boric podrían ser el germen del Podemos chileno

Si bien aún les falta camino para conformar sus fuerzas como partidos políticos, son mirados con atención por la Nueva Mayoría, pues apuntan a un electorado que históricamente ha votado por ellos. Eso sí, aún los ven lejos de convertirse en una tercera fuerza.  

M. Herrera, M. Pinto y O. Delbene 

M ás de 80 días cumplirá España sin una coalición gobernante. Y un actor clave en lo ocurrido ha sido el partido de izquierda Podemos, que impidió al PSOE formar gobierno. El proceso ha sido seguido con interés por diferentes fuerzas políticas en Chile, en particular por Revolución Democrática y la Izquierda Autónoma. De hecho el líder de esta última, Gabriel Boric, se reunió, a fines de febrero, con el dirigente español Pablo Iglesias. Y es que tanto Podemos como IA y RD nacieron " a la izquierda" de los grupos más tradicionales que representan a ese sector -el PSOE en España, la Nueva Mayoría en Chile-. Y en ambos casos, surgieron de manifestaciones de jóvenes en las calles. Pero las colectividades de los ex líderes estudiantiles, ¿tienen la misma fuerza? ¿Son la versión chilena del Podemos español?

Tanto ellos como la Nueva Mayoría ponen matices al intentar responder estas interrogantes.

La principal, y más notoria diferencia que hacen ver desde la NM, es la falta de estructura de RD y de IA.

El complejo camino para convertirse en partido

Muchos sostienen que la colectividad que lidera el diputado Giorgio Jackson no logrará conformarse como partido para las municipales de octubre.

Y los mismos RD reconocen que no les ha sido fácil el proceso de conseguir militantes. Porque si bien han llegado nuevos adherentes del ámbito cultural y televisivo -como Alfredo Castro o Fabrizio Copano-, las firmas en la calle han sido la debilidad. Lamentan no saber concretar apoyos que al final se convierten en "efervescentes". (ver recuadro).

A esto se suma que no siempre son bienvenidos por los transeúntes cuando intentan recolectar adhesiones. "Como tienen poca vida política cualquier cosa que les digan como crítica en la calle les afecta", dice un alto dirigente del PS.

Más aún si quieren mostrarse como "distintos". En el oficialismo señalan que a RD le pesa el participar del Gobierno (especialmente en el Ministerio de Educación) y el que la Nueva Mayoría se haya omitido en la diputación de Santiago para que saliera electo Jackson. Por eso, en algunos sectores son vistos como "muy asegurados" al criticar y, al mismo tiempo, ser parte de la actual administración.

También desde el PS señalan que al menos cinco veces le han planteado a RD la posibilidad de omitirse en alguna comuna -mirando la municipal- para apoyar posibles nombres potentes que ellos tengan. Pero "se dan muchas vueltas y no concretan nada", comentan.

Pero a pesar de lo poco efectivas que han sido sus "firmatones", RD va un paso más adelante que Izquierda Autónoma. De hecho, la colectividad del diputado Gabriel Boric tendrá el 19 de marzo su primera elección de directiva nacional. Actualmente hay 11 postulantes para 9 cargos. Si bien no compiten con listas, sí es posible agruparlos en fuerzas diferentes. El debate al interior de IA ha estado centrado, principalmente, en si deben seguir concentrando esfuerzos en el tema educacional; el tipo de participación que deben tener -ya sea en los movimientos sociales o en los procesos electorales-, y si es clave o no "luchar contra el concepto de Estado subsidiario".

Desde el oficialismo son tajantes: "Están enredados en discusiones que la izquierda chilena superó hace 40 años", comentan. Y estar en esos problemas, dicen, les dificulta su consolidación como movimientos y capacidad para competir.

Ojos puestos en 2017, no en las municipales

Concientes de sus actuales debilidades electorales y, más que nada, estructurarles, las elecciones municipales no son el foco de atención de RD ni de IA.

Es en las parlamentarias de 2017 donde piensan poner sus fichas. Camino que la Nueva Mayoría también ve con cierta lógica, pero no libre de complicaciones.

Es en este aspecto, opinan, donde se puede dar una de las grandes diferencias con Podemos. "En España, Iglesias entró en medio de un bipartidismo que se da entre el PSOE y el Partido Popular. Acá Boric no tendría que quitarle votos solo al PS sino a todas las fuerzas de izquierda; eso es mucho más distinto y difícil porque es prácticamente a toda la Nueva Mayoría", afirman en calle Paris.

Desde la DC miran con atención estos dos liderazgos. Esperan que se institucionalicen y, así, que estén dentro del sistema.

"Ojalá puedan evolucionar hacia partidos legalmente constituidos porque finalmente sería una forma de canalizar las diferencias través de las reglas del juego democrático. Creo que en las próximas parlamentarias van a llenar el vacío que alguna vez tuvo la expectativa de ocupar el PRO", señala el diputado DC Matías Walker.

Como aumentar su presencia en el Congreso es una de sus apuestas, primero deben darse a conocer. Porque, por más mediáticos que sean sus líderes, señalan en el oficialismo, la gente no votará por "alguien que dice que representa a Jackson o a Boric". Y es que sus movimientos aún no son conocidos por la mayoría de las personas.

El ejemplo es Giorgio Jackson. En la última CEP fue el político mejor evaluado, pero otros estudios, como Adimark, demuestran que RD es aún desconocida. Si bien aparece como la agrupación mejor evaluada, ante la pregunta "¿Conoce o ha oído hablar de los siguientes partidos o agrupaciones?" RD figura con un 35% de conocimiento.

De ahí que se les considere -junto con IA- muy elitistas, con presencia importante en las redes sociales y enfocados en universitarios y profesionales jóvenes.

"Son apuestas interesantes, pero tienen fragilidad en su consolidación como orgánicas políticas de cara al itinerario electoral", opina el diputado del PS Juan Luis Castro.

A pesar de esto, ambas agrupaciones pretenden llevar candidatos municipales. En el caso de IA, la idea es concentrarse en Punta Arenas, por el lógico arrastre del parlamentario magallánico.

Lo que sí tienen descartado ambos es ir en algún tipo de pacto con la Nueva Mayoría. RD hace la salvedad de que solo participaría en alguna primaria abierta, como ocurrió en 2012 en Providencia.

Lejos del "candidato" Lagos

A pesar de sus falencias, en el oficialismo han tomado nota de estos dos liderazgos. Saben que no son una tercera fuerza política como el Podemos de España, pero que sí apuntan a un electorado que en otro momento habría votado por la Nueva Mayoría.

Están conscientes también de que nacieron del descontento y las movilizaciones de 2011, cuando se instaló una mirada crítica a los partidos tradicionales. Poco a poco le ganaron terreno al PC en la dirigencia universitaria y tienen un discurso crítico frente al ex Presidente Ricardo Lagos, la carta presidencial que hoy más acomoda a la NM. Jackson ha dicho que Lagos "representa para muchos la derrota de las ideas de izquierda" -cuestionamiento muy similar al que Podemos le ha hecho al ex Presidente español Felipe González (PSOE)- y Boric se refirió, hace unos días, a una eventual presidencial Lagos-Piñera: "Llegó el tiempo de recuperar lo que ellos vendieron (...). Espero que sea el último suspiro de la política de los acuerdos".

El oficialismo, en tanto, confía en que el votante es "conservador", que se inclina por lo conocido y apuesta a lo enraizados que aún están los partidos en la sociedad chilena, a pesar de la actual crisis. "Es muy difícil botar un sistema así", señalan con tranquilidad.

Pero tienen una alerta en el horizonte: la posibilidad que en estas municipales se dé un nivel muy alto de abstención -bajo el 35%- lo que obligará a "leer" de nuevo el escenario político.

 "Alianza (del PC) con la vieja Concertación es incoherente políticamente"

Cuando llegó a la Cámara, solían encasillarlo dentro de la "bancada estudiantil", junto a Giorgio Jackson (RD), Karol Cariola y Camila Vallejo. Dos años después, Gabriel Boric, líder del movimiento Izquierda Autónoma (IA), mantiene una relación cordial con ambas diputadas en el hemiciclo, pero marca distancia con la colectividad en que militan: el PC.

"Nuestras diferencias son con la política que ha definido el Partido Comunista en el marco de su alianza con la vieja Concertación, que en nuestra opinión es una alianza incoherente políticamente, que busca regular los excesos del actual sistema neoliberal más que transformar su esencia", plantea Boric.

"No vamos a pactar" con Nueva Mayoría

Mismo contrapunto que hace con el oficialismo, sobre todo ahora, cuando se avecinan las elecciones municipales. Sin complicarse, descarta de plano la posibilidad de enfrentar esos comicios junto a la Nueva Mayoría: "Ya ha quedado claro que es el empresariado el que la financia y la conduce. Con las organizaciones que sean parte de la Nueva Mayoría no vamos a hacer pactos electorales".

Separa aguas, incluso, con su par y compañero de pupitre en la sala de la Cámara, Giorgio Jackson. Trabajan "juntos" en varias iniciativas, pero aclara que "falta" para conseguir una mayor sintonía entre IA y RD.

"Por lo pronto, RD en sus procesos internos debe decidir si sigue siendo una fuerza que trabaja junto con la Nueva Mayoría en reformas que han sido rechazadas por los actores sociales, no porque estos no quieran reformas, sino porque existen diferencias de fondo sobre el carácter de las mismas. Esta postura que ellos han denominado como colaboración crítica es una de las diferencias legítimas que tenemos", dice.

En ese contexto, Boric enfrenta los planteamientos que hacen en privado otros diputados, en cuanto a que él y su movimiento no adherirían plenamente al sistema democrático representativo, y que participarían en él, solo por razones estratégicas. "Para nosotros, una verdadera democracia es aquella que se construye al calor de la organización social y de las luchas por recuperar nuestros derechos y construir soberanía sobre nuestras vidas", plantea.

"No le debo un favor a nadie; se magnifica lo que existe de RD en Educación"

"Es una gran confusión". El diputado y líder de Revolución Democrática (RD), Giorgio Jackson, lanza espontáneamente la frase cuando se le pregunta por un comentario de pasillo que circula de modo recurrente en el Congreso: que su llegada a la Cámara fue posibilitada por la omisión del pacto de la Nueva Mayoría en el distrito que él representa (Santiago).

A su juicio, el conglomerado siguió esa estrategia porque era el único camino posible: "No fue capaz de levantar candidatos, no le le quedaban otras opciones".

Aquella omisión, advierte, no le resta autonomía frente a La Moneda. Tampoco que miembros de RD integren el aparato estatal, algunos de ellos en cargos relevantes del Mineduc, como Miguel Crispi y Gonzalo Muñoz.

"No le debo un favor a nadie por estar acá", afirma el diputado. Y subraya que "se magnifica lo que existe de RD en Educación".

Según él, jamás el Gobierno ha intentado darle una orden ni decirle cómo votar un proyecto, porque "no se atreverían". Solo hablan con él, agrega, si creen tener opción de convencerlo.

Más allá de esas suspicacias, el diputado sabe que a él y a su colega Gabriel Boric suelen equipararlos con los líderes del español Podemos. Admite que hay semejanzas, como el hecho de haberse originado en movilizaciones y que los dos grupos reivindiquen el valor de la política.

"Diferencias estratégicas" con Boric

Admite que con Boric tiene "diferencias estratégicas". Pero confía en que con el tiempo sean "cada vez menos", para evitar una dispersión de fuerzas.

Considerar una eventual fusión con el movimiento de su colega magallánico, en todo caso, le parece aún "prematuro". Entre otros motivos, porque ambos grupos tienen urgencias relacionadas con la consolidación de sus organizaciones: "Nuestro desafío es penetrar en otros sectores. No hemos sido capaces de ofrecer un espacio de participación a personas que nos dan un apoyo, pero un apoyo que después es medio efervescente".

Con Vlado Mirosevic (Liberal), otro diputado su generación, las diferencias son mayores, principalmente en lo ideológico. Admite, sin embargo, que podrían darse convergencias: "Yo no cerraría la puerta".



Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir
Gabriel Boric se reunió a fines de febrero, en España, con el líder de Podemos, Pablo Iglesias.
Gabriel Boric se reunió a fines de febrero, en España, con el líder de Podemos, Pablo Iglesias.

[+] Vea más fotos


Servicios El Mercurio
   Suscripciones:
Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.
   InfoMercurio:
Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.
   Club de Lectores:
Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.


Otros Servicios
   Defunciones
   Ediciones anteriores
   Propiedades
   Suscripciones
   Empleos
   PSU@El Mercurio
   Contratar publicidad
   Club de Lectores
   Clase Ejecutiva
   El Mercurio - Aguilar
 


Buscador emol.com Ir al demo interactivo Buscador emol.com
0  
Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales