ELMERCURIO.COM Volver

Pese a debilidades reveladas durante 2015 y lo que va de 2016:
Inversionistas continúan apostando por mercados emergentes

Viernes 18 de marzo de 2016

El ministro Rodrigo Valdés (al centro) junto a los socios de Compass Manuel José Balbontín (izq.) y Jaime de la Barra.Foto:HÉCTOR YÁÑEZ

Expertos mantienen la atención puesta en la evolución de China. Si bien consideran que su crecimiento ha sido menor, no esperan un aterrizaje forzoso.
 


Pablo Rossi 

Hubo, prácticamente, total unanimidad entre referentes de inversión internacionales respecto al atractivo que aún revisten los mercados emergentes como plaza de negocios, pese a ciertas debilidades reveladas durante 2015 y lo que va de 2016. Parte de este atractivo se debe en gran medida por su versatilidad, pero sobre todo, porque el conjunto de los desarrollados aún no muestra solidez.

Manuel José Balbontín, socio de Compass Group, afirmó que "podríamos ser muy negativos con los mercados emergentes, pero aún así siguen creciendo más que los desarrollados". Esto, en el marco del XX Seminario Internacional de Inversiones, organizado por la entidad financiera.

En una línea similar opinó Kevin Gibson, economista jefe de Eastspring Investments, quien sostuvo que "me gustan los mercados emergentes", e indicó que mantiene una visión positiva respecto a Japón, por contar con valores extremos.

Philip Saunders, co-head of Multi Asset Investec, insistió en el factor China, donde reconoció la preocupación respecto a la tasa de crecimiento. Sin embargo, consideró que "no hay un problema de crecimiento, pero hay un crecimiento mediocre". Pese a esto, también vio con optimismo la plaza de emergentes, y planteó que actualmente la mayor preocupación es "la salida de capitales" del gigante asiático, la cual, en caso de aumentar, podría verse "una pérdida de confianza".

Rumbo del dólar

El rumbo que tomará la divisa norteamericana fue factor de debate. Michael Dugan, CFA, director ejecutivo de Nomura Asset Management, sostuvo que "el dólar se va a debilitar", fundamentado en el hecho de que la Reserva Federal "sabe que un dólar fuerte puede afectar a la economía; por lo tanto, van a tener una postura más acomodaticia".

Antonio Miranda, socio de Compass Group, apoyó esta visión al afirmar que "una mayor fortaleza del dólar puede tener un impacto en la economía global".

Quien sí discrepó fue Daniel Wallick, de Vanguard Group, que comentó que el billete verde "se mantendrá en los niveles actuales, porque a Estados Unidos lo beneficia".