GUERRA CON ESPAÑA Y BOMBARDEO A VALPARAÍSO
El día en que Valparaíso recibió 2 mil 500 proyectiles

Se cumplen 150 años del bombardeo de la Armada española a Valparaíso, un hecho que marcó la vida del puerto y el futuro de las relaciones internacionales chilenas. El arquitecto Cedric Purcell recuerda este hecho con una investigación histórica ricamente ilustrada.  

DANIEL SWINBURN 

A las 9:15 de la mañana del 31 de marzo de 1866, la Armada española al mando de Casto Méndez Núñez abre fuego contra la bahía de Valparaíso, luego de fracasadas todas las negociaciones diplomáticas que durante meses buscaron evitar el infausto acontecimiento. "A las 11 los seis buques cañoneaban al unísono, amenazando arrasar el barrio del plan. Un incendio producido en la calle de la Planchada (hoy Serrano), convirtió el sector comercial en una conflagración", escribe Enrique Bunster en su crónica sobre el bombardeo. Su humareda semejaba la de un volcán, y al confundirse con la de la aduana -que era otra pira dantesca- cubrió casi un tercio de la población y la hizo invisible desde el mar".

Es una de las numerosas descripciones que registran lo sucedido ese día en el principal puerto de Chile y cuyo recuerdo aún permanece en su historia como uno de los más amargos y oprobiosos. Fue la culminación de la guerra con España, a la cual Chile se vio arrastrado por una serie de acontecimientos que fueron encadenándose de manera fatal desde que el gobierno, apelando al sentimiento americanista, solidarizara con Perú, que era víctima de la intervención española.

Valparaíso recibió 2.500 proyectiles, durante dos horas y media de ataque. 61 de ellos impactaron la Intendencia y 19 la Bolsa. De los Almacenes Fiscales solo salvaron las murallas. Centenares de familias quedaron sin hogar. Hubo solo 4 muertos, pues la ciudad fue abandonada previamente.

Al cumplirse los 150 años del bombardeo, el arquitecto Cedric Purcell quiso rendir un homenaje a la ciudad que vio llegar a su familia a Chile precisamente en 1866, en los días en que se retiraba la flota española, concluido ya el bombardeo. Y lo hizo escribiendo un libro "un relato puntual de los años 1863 a 1866 de un hecho que tuvo consecuencias insospechadas para el desarrollo de Valparaíso, comenta, pues debido a su destrucción deja de ser el emporio del Pacífico quedando como una plaza indefensa a merced del buque de guerra que quiera bombardearla impunemente".

Un origen familiar

Investigando acerca del origen de su familia y su coincidencia con esta guerra con España "me llamó la atención el hecho del absurdo bombardeo a la ciudad, lo que me llevó a estudiar los hechos históricos, sus causas y sus consecuencias, iniciando la búsqueda de testimonios gráficos, que como arquitecto me interesaban".

En efecto, el libro, ameno y riguroso en las fuentes utilizadas, tiene una peculiaridad adicional. Purcell es un notable coleccionista de imágenes del puerto y el texto está acompañado de excelentes ilustraciones anteriores a 1880, destacándose entre estas, las reunidas sobre el bombardeo. "Mi afición de coleccionar imágenes de Valparaíso del siglo XIX ocurrió casi simultáneamente con la investigación del tema de la Guerra con España pues en la búsqueda de testimonios gráficos entré de lleno a la búsqueda de temas acerca de la ciudad". Muchos de estos grabados y dibujos han sido adquiridos en el extranjero. "Esta investigación ha tomado un largo tiempo ya que por mis responsabilidades profesionales no he podido dedicarle más que tiempos libres y vacaciones; se transformó la investigación y la colección en un verdadero hobby que lo he disfrutado enormemente, dedicándole incluso tiempo a la búsqueda de testimonios durante viajes al extranjero". Un 80 por ciento de los grabados que se muestran han sido coloreados por artistas de EE.UU. e Inglaterra, afirma Purcell. Los grabados que aparecen del bombardeo, son una parte reducida de su colección, el tema general de ella es el puerto mismo y su historia gráfica.

El libro -que busca una editorial para ver la luz- quiere ser un homenaje del autor a la Armada en cuanto al disminuido poder naval con que contaba el país en la época, y con el cual tuvo que hacer frente, y con éxito, a la poderosa flota española. Es asimismo un homenaje al Cuerpo de Bomberos de Valparaíso y de Santiago sin cuya abnegación y sacrificio las consecuencias del ataque español habrían tenido otra dimensión, asegura Purcell.

-¿Usted considera que este episodio tiene lecciones actuales que se pueden extraer de él?

"Así es, en un país con la extensión notable de su costa, el fortalecimiento de la seguridad naval es fundamental. En 1864, y sin calcular la situación que se crearía más adelante, Chile llegó a tener un equipamiento bélico mínimo sin haber tomado las providencias para fortalecer su poder naval, pues había desoído las tempranas peticiones de chilenos destacados que postulaban la necesidad de que el gobierno comprara dos monitores y/o buques blindados, ya que el país podría verse envuelto en el conflicto que se venía encima. Sin embargo el Gobierno estimó que esa compra era un gasto muy alto para el presupuesto nacional".

"El Congreso de la época, confiando que la guerra no vendría sigue sus juegos políticos habituales e incluso en junio de 1865 se discute una nueva reforma de la Constitución de 1833".

-¿Fue la idea americanista, promovida por algunos sectores chilenos con entusiasmo, una de las causas que explican que Chile haya llegado tan lejos en este episodio contra España?

-"La idea americanista promovida por algunos sectores no tenía visos reales de poder concretarse, y más bien era un sueño que inspiraba a ciertos políticos de la época como Domingo Santa María, Manuel Montt, Antonio Varas, Federico Errázuriz. Ello es tan verdadero que, mientras el Congreso Americano sesionaba en Lima, funcionarios peruanos estaban en Madrid negociando directamente la paz con España, en el Acuerdo Vivanco-Pareja y sin conocimiento del Congreso".

"Además hay que mencionar que estando Chile menos involucrado que Perú en el conflicto, es Chile quien le declara primero la guerra a España, y Perú la declara solo una vez que ha triunfado la revolución interna encabezada por Mariano Ignacio Prado, en 1865, apoyada por los 'americanistas'".

-Una de las consecuencias que usted esgrime de estos hechos es el fin de la Marina Mercante chilena, la cual pasó a hacerse, casi toda ella, con banderas extranjeras. ¿Hay unanimidad entre los historiadores sobre este punto?

"No lo puedo afirmar taxativamente, pero una cosa es cierta, que la destrucción de gran parte de la infraestructura comercial de importación, exportación y cabotaje fue causada por esta guerra con España, dejando la lección de que una armada bien dotada es siempre una protección necesaria para el futuro comercial de un país con las características marítimas como el nuestro. Al retirarse España del Pacífico, había apresado 19 barcos, conservando solo 4 al regresar a España. Al dejar Caldera para concentrarse en Valparaíso, los españoles queman 15 naves por imposibilidad de marinarlas. De este modo, en los 10 años de la administración de J. J. Pérez, la Marina Mercante Nacional desaparece por completo, entre cambio de bandera, apresamiento de barcos y destrucción de otros".

"Hacia 1868-1870 la Marina Mercante contabiliza un cuarto de su capacidad y Chile deja de ser la gran potencia naviera del Océano Pacífico. Dolorosa es la enseñanza, pero considerablemente superiores son las pérdidas fiscales y privadas sufridas por el bombardeo frente a lo que habría costado su defensa y un poder naval capaz de hacer respetar el país".

-¿Cómo califica usted la conducta que tuvieron en el episodio las grandes potencias, como Inglaterra, Francia y Estados Unidos? Courcelle-Seneuil es particularmente severo contra las potencias, según se lee en su libro.

"Las conductas de Inglaterra, Francia y EE.UU. se mantuvieron durante los últimos días antes del bombardeo en una posición negociadora tratando que el almirante Casto Méndez Núñez abandonara la idea de bombardear una ciudad indefensa como lo era Valparaíso. Se esgrimieron varias posibilidades de parte de aquellos tres países para evitar el desastre del bombardeo, pero ninguna fue aceptada por el almirante español concluyendo en el retiro de los barcos de guerra extranjeros del área donde operarían los barcos españoles en el bombardeo".

"¿Cómo los calificaría? Estimo que si ellos no hubiesen amenazado a la flota española con un combate naval frente a Valparaíso (como lo hicieron), habría sido natural su retirada, pero habiendo ofrecido combate para proteger la ciudad y luego retirarse de la acción ofrecida creo que es fácil calificar su actuar y estoy de acuerdo con la opinión de Courcelle-Seneuil".

- ¿Fue un acierto o un error estratégico no enfrentar abiertamente a los españoles en una batalla, como en Abtao? ¿Había mucha diferencia entre las fuerzas navales aliadas chileno-peruanas y las de España?

"El primer desacierto de Chile fue declarar la guerra a España antes que Perú lo hiciera; incluso, hubo un momento en que Chile estaba en guerra con España en forma solitaria con una corbeta, la Esmeralda, 3 barcos de transporte y un vapor. Su poder de fuego era de 27 cañones y 20 eran de la Esmeralda. España presentaba cinco fragatas blindadas, 2 goletas y un transporte con un poder de fuego de 206 cañones (4 en colisas) más 2 obuses. Al unirse las fuerzas del Perú, las fuerzas de la Alianza agregaron 2 fragatas, 2 corbetas y un vapor sumando en total entre Chile y Perú 113 cañones (3 en colisas)".

"La desproporción era evidente y la estrategia de Juan Williams Rebolledo fue de no presentar batalla y llevar a la flota Aliada a Chiloé, cuyas condiciones de navegación eran desconocidas para los españoles. Abtao presentaba una condición ideal: la flota aliada formando un solo frente a distancia de las dos naves españolas que tenían necesidad de moverse continuamente, sin poder acercarse. Vistas así las cosas la estrategia de Juan Williams fue acertada, agregando a esto el hecho del triunfo de la Esmeralda en Papudo, el año anterior, haciéndose de la goleta española Covadonga".

-¿Pudo ser evitado el bombardeo a Valparaíso?

"Evidentemente que pudo ser evitado mediante un manejo diplomático más inteligente y pragmático y sin la obsesión de la política americanista que no tenía razón de ser por el desequilibrio político, económico y cultural que existía entre los países aliados , lo que hacía muy difícil llegar a un acuerdo de desarrollo y progreso común. No hay más que tener presente que tan solo 13 años después Chile enfrentaba una cruenta guerra contra Perú y Bolivia".

 


Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir
De las pocas fotografías (del estudio Garreaud) que se conservan del incendio a los Almacenes Fiscales del puerto luego del bombardeo. Museo Histórico Nacional.<br/>
De las pocas fotografías (del estudio Garreaud) que se conservan del incendio a los Almacenes Fiscales del puerto luego del bombardeo. Museo Histórico Nacional.


[+] Vea más fotos


Servicios El Mercurio
   Suscripciones:
Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.
   InfoMercurio:
Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.
   Club de Lectores:
Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.


Otros Servicios
   Defunciones
   Ediciones anteriores
   Propiedades
   Suscripciones
   Empleos
   PSU@El Mercurio
   Contratar publicidad
   Club de Lectores
   Clase Ejecutiva
   El Mercurio - Aguilar
 


Buscador emol.com Ir al demo interactivo Buscador emol.com
0  
Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales