Analistas recomiendan monitorear la situación:
Chile se posiciona entre los países emergentes con mayor deuda corporativa

Sin embargo, los expertos señalan que este incremento aún no es una fuente relevante de preocupación y que el país está mejor situado frente a otras economías en desarrollo.  

Luis Musquiz 

El aumento de la deuda corporativa es parte de un fenómeno global de los últimos años. Según el Fondo Monetario Internacional (FMI), la deuda corporativa de Chile como porcentaje del Producto Interno Bruto (PIB) aumentó 20 puntos porcentuales entre 2007 y 2014. Además, en el mismo período, la entidad sitúa al país como la tercera economía emergente que registra un mayor alza después de China y Turquía, y la primera en América Latina.

Hoy la situación no difiere de lo que ocurrió en el transcurso de esos años. Según datos del Banco de Pagos Internacionales (BIS, por sus siglas en inglés), publicados recientemente por "The Economist", Chile lideró los países emergentes con mayor deuda corporativa emitida en dólares al segundo trimestre de 2015, con casi 40% del PIB.

Es más, si se considera la deuda en dólares y en moneda local, el Banco Central ha alertado en varias oportunidades que esta llegó a 121% del PIB en el tercer trimestre del año pasado.

Factores

El socio de Alberdi Partners y ex economista jefe para América Latina de Bank of America Merrill Lynch, Marcos Buscaglia, sostiene que el alza de la deuda corporativa es la "contracara de las políticas monetarias laxas en Estados Unidos y otros países desarrollados".

Indica que "ante los bajos rendimientos y el bajo crecimiento en países desarrollados, los flujos de capitales se movieron a países emergentes en busca de crecimiento y retorno".

Pese a que la mayor cantidad de la deuda corporativa de las empresas chilenas sigue siendo en moneda nacional, el director de estrategia de inversión para América Latina e Iberia de BlackRock, Axel Christensen, afirma que "muchas empresas chilenas aumentaron su deuda corporativa para financiar inversiones y/o adquisiciones en la región". Agrega que "por las bajas tasas de interés en EE.UU. y Europa, particularmente en comparación con el mercado local, muchas de ellas emitieron en dólares o euros".

Respecto de las dificultades para poder solventar la deuda corporativa, el economista de Bice Inversiones, Sebastián Senzacqua, advierte que "las compañías chilenas que tienen deuda en el extranjero deben enfrentar un panorama desafiante a causa del aumento en el tipo de cambio y al consecuente incremento de la deuda". Además, explica que tampoco están libres aquellas que funcionan en el mercado de capitales local, ya que "las colocaciones indexadas a la inflación -como la UF y el IPC- han subido, por lo que la deuda corporativa se ha visto más presionada".

Chile frente a otros mercados emergentes

La posición de Chile es auspiciosa en comparación con otros mercados de economías en desarrollo. Buscaglia, de Alberdi Partners, ve a Chile "relativamente bien posicionado frente a otros mercados emergentes, porque existe una práctica más extendida de cobertura cambiaria y tiene un mercado doméstico más desarrollado que otros países de su misma línea".

Añade que el alto nivel de la deuda corporativa "no necesariamente es preocupante, pues Chile tiene una economía más estable que el resto de los emergentes y una mayor capacidad de endeudamiento".

En tanto, Christensen, de BlackRock, señala que "si bien el aumento de endeudamiento es preocupante por la condiciones actuales, existen varias alternativas a las que las empresas chilenas -en su mayoría- pueden echar mano para enfrentar la situación sin mayores sobresaltos". Eso sí, advierte que, en el caso de la deuda tomada en dólares, "crecen las dudas respecto de la capacidad de pago de este mayor nivel de deuda".

Sin perjuicio de ello, aclara que "esto no es igual para todas las industrias, puesto que hay sectores con más problemas -minería y energía, por ejemplo- y otros que poseen niveles de solvencia más sólidos, como las empresas de agua potable o de distribución eléctrica".

Frente a la posibilidad que el escenario económico se torne desfavorable y se incremente el tamaño de la deuda corporativa, Senzacqua, de Bice Inversiones, asevera que "la situación debe monitorearse siempre y, además, resulta importante verificar si las empresas han tomado precauciones y coberturas respecto al tipo de cambio para blindarse o protegerse de las fluctuaciones del dólar". Aunque aclara que solo un número menor de firmas tiene acceso al mercado de capitales externo.

 


Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir
Sebastián Senzacqua, economista de Bice Inversiones.
Sebastián Senzacqua, economista de Bice Inversiones.

[+] Vea más fotos


Servicios El Mercurio
   Suscripciones:
Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.
   InfoMercurio:
Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.
   Club de Lectores:
Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.


Otros Servicios
   Defunciones
   Ediciones anteriores
   Propiedades
   Suscripciones
   Empleos
   PSU@El Mercurio
   Contratar publicidad
   Club de Lectores
   Clase Ejecutiva
   El Mercurio - Aguilar
 


Buscador emol.com Ir al demo interactivo Buscador emol.com
0  
Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales