Testimonio lo efectuó el 23 de octubre pasado, en Temuco:
La declaración de José Manuel Peralino ante los fiscales y la PDI que involucra a los otros imputados

"No aguantaba más el peso de la conciencia", dijo en esa fecha el detenido. Situó en el lugar a Celestino Córdova, único condenado por el asesinato del matrimonio.  

FABIÁN ÁLVAREZ 

El 23 de octubre pasado, José Manuel Peralino Huinca llegó hasta el cuartel de la Brigada Investigadora de Delitos Económicos de la PDI de Temuco a prestar declaración. Ya lo había hecho antes en la investigación, pero ahora renunció a su derecho a guardar silencio y expresó que "solo pido que me protejan, porque algo me puede pasar, y si voy a terminar condenado, que la condena sea justa por lo que hice".

Lo que tenía que contar ante el fiscal jefe de Temuco, Alberto Chiffelle; el fiscal Luis Arroyo, y dos subcomisarios de la PDI se convertiría en una declaración clave que permitió llegar ayer a las formalizaciones, información que fue cotejada con pericias en terreno, triangulación de llamadas telefónicas y tiempos de acción, lo que arrojó "total coherencia" con el testimonio, según explicó ayer el fiscal regional Cristián Paredes.

"El Mercurio" tuvo acceso al documento en el que Peralino detalla dónde se concertaron, cómo se desplazaron hasta la casa de los Luchsinger McKay y cómo huyeron tras incendiarla con el matrimonio adentro. "No lo dije antes, ya que tenía miedo de que me mataran por contar lo que pasó. Pero ahora no aguanto más el cargo de conciencia, duermo hasta mal, yo no quería que los viejitos murieran".

Peralino Huinca comienza contando que el 3 de enero llegó a una reunión que comenzó a las 10:00 de la noche y se realizó en el patio de "la machi Francisca", donde "había harta gente", e identifica a uno "que le dicen 'El Alcalde', otro que tenía el pelo largo y barba, que por lo que sé es del sector de Cultrunco". Cuenta que "partió hablando 'El Alcalde', se hablaba de ir a recuperar tierras, de ir a quemar la casa de campo de 'El Gringo'", por los Luchsinger, se acordó que entre las 11:00 o 1:00 de la noche era un buena hora para hacerlo".

Afirma que se repartieron armas de fuego: "Escopetas y dos armas chicas", precisa. "También había tres bidones con un líquido en su interior, los que llevaríamos para prenderle fuego a la casa, yo creo que era bencina. También había algunas personas que llevaron hondas y boleadoras. Esa noche fuimos todos a atacar la casa de los 'gringos'".

Asegura que desde la casa de la machi todos se fueron en tres camioneras. "Íbamos como 10 personas en cada una, y en la que era de color rojo, recuerdo que iba 'El Alcalde' con la machi Francisca Linconao", dice. En el camino se cubrieron los rostros con pasamontañas. "Todos andábamos con ropa oscura y guantes de goma", asegura, y comenta que quien daba las órdenes era "El Alcalde".

"Cuando estábamos adentro del fundo, saltamos los cercos por el portón principal, nos repartimos las armas; me acuerdo que una escopeta la tomó 'El Alcalde', la otra el Sergio Tralcal, y la otra se la llevó un cabro de pelo largo y barba, de Cultrunco; no sé cómo se llama; y las armas chicas las llevó el 'Pato' Quidel y el 'Piteo' Catrilaf, y a mí me pasaron una boleadora". También cuenta que se dividieron en dos grupos. "El otro grupo tenía que atacar por el sector de la cocina. Ahí iba el Sergio Tralcal, 'El Alcalde', el Celestino Córdova, el 'Piteo' Catrilaf, Segundo Tralcal, Pato Quidel, también estaban el cabro de pelo largo y barba de Cultrunco, Sabino Catrilaf, Luis Quidel, Sergio Catrilaf y el Aurelio Catrilaf, entre los que recuerdo".

Relata que "cuando estábamos al lado de la casa, los que estaban por el sector de la cocina comenzaron a disparar contra los ventanales. Ahí fue cuando 'El Gringo' disparó para afuera, y todo el grupo que estaba al frente de la cocina entró a la casa por ese lugar". Dice que fueron ellos los que quemaron la casa con los 'gringos' adentro".

También sostiene que "el grupo de nosotros arrancó en una camioneta, como también lo hizo el otro grupo con el Celestino, que salió herido de adentro de la casa. Como el machi Celestino estaba herido, me imaginé que porque no se lo podían, lo dejaron". Tras ello, declaró, se juntaron en la casa de la machi Linconao, en donde quemaron los pasamontañas y los guantes.

"EL ALCALDE
"En la audiencia de ayer se aludió a que el apodo era usado por José Sergio Tralcal Coche.
 Fiscalía: evidencias concuerdan con su versión

Durante la audiencia de formalización, el fiscal Cristián Paredes presentó una serie de evidencias que de acuerdo con las diligencias realizadas por los peritos de Ministerio Público y la PDI, se complementan con la declaración de José Peralino.

Comunicación: La vinculación entre los coimputados, quienes mantienen comunicación en forma permanente entre ellos, la vinculación de todos ellos con el lugar desde donde se organizó y planificó el ataque (casa de la machi Linconao), según la fiscalía.

Ubicación: Se realizaron diversos peritajes, fijaciones fotográficas y planimétricas, peritajes de audio y video de los dichos del imputado en cuanto al recorrido que se efectúa desde la casa de la machi Francisca Linconao hasta el inmueble de los Luchsinger.

Herido: Absoluta coincidencia con los hallazgos en el sitio del suceso. Incluso, es posible determinar la relación entre la herida a bala que tuvo el condenado Celestino Córdova Tránsito al momento del ataque.

Testigo: La declaración del imputado es coincidente con lo que observó el primer testigo en el lugar (Jorge Luchsinger McKay), quien llegó solo siete minutos después del ataque.

Panfletos: Según Peralino, fueron entregados por la machi, y estos fueron encontrados en el lugar.

Celestino Córdova: Imputado indica que una vez que se prendió fuego a la casa y fue herido Celestino Córdova, este fue abandonado cerca del cerro Rahue, lo que coincide con el lugar de su detención.

Escape: En las rutas indicadas por Peralino se encontraron cortes de alambres y huellas de huida.



Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir
FUEGO Cuando Bomberos llegó al inmueble, la madrugada del 4 de enero de 2013, nada se pudo hacer para rescatar al matrimonio Luchsinger McKay.
FUEGO Cuando Bomberos llegó al inmueble, la madrugada del 4 de enero de 2013, nada se pudo hacer para rescatar al matrimonio Luchsinger McKay.
Foto:MARIO QUILODRÁN


Servicios El Mercurio
   Suscripciones:
Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.
   InfoMercurio:
Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.
   Club de Lectores:
Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.


Otros Servicios
   Defunciones
   Ediciones anteriores
   Propiedades
   Suscripciones
   Empleos
   PSU@El Mercurio
   Contratar publicidad
   Club de Lectores
   Clase Ejecutiva
   El Mercurio - Aguilar
 


Buscador emol.com Ir al demo interactivo Buscador emol.com
0  
Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales