Fiscalía invocó la Ley Antiterrorista en contra de las 11 personas detenidas ayer por la PDI:
Formalizan a presuntos coautores de crimen de los Luchsinger tras confesión de uno de ellos

A todos se les imputaron cargos por incendio con resultado de muerte en carácter de terrorista. El imputado que confesó se retractó ayer en la audiencia, y acusó que fue presionado por dos detectives.  

NICOLÁS GUTIÉRREZ 

En una pequeña sala con una decena de gendarmes a cargo de la custodia del lugar, y por espacio de tres horas, comparecieron ante el Juzgado de Temuco las 11 personas detenidas en la madrugada de ayer durante un operativo desplegado por la PDI en Vilcún y Padre Las Casas para dar con los autores del crimen del matrimonio Luchsinger McKay.

El diálogo privado entre abogados defensores e imputados retrasó en una hora y media el control de detención y posterior formalización de cargos contra los sospechosos, que serán investigados por el fiscal regional de La Araucanía, Cristián Paredes, en calidad de autores de incendio con resultado de muerte con carácter de terrorista.

Los 11 detenidos, según el Ministerio Público, actuaron junto a Celestino Córdova -hasta ahora el único condenado por el caso- para encender fuego a la casa en que vivían Werner Luchsinger (75) y Vivian McKay (69).

De hecho, uno de los detenidos es el hermano de Celestino, José Córdova Tránsito, quien ya había sido detenido en un operativo días después del crimen ocurrido el 4 de enero de 2013. Lo mismo la machi Francisca Linconao, en cuya casa se habría planeado el atentado durante la noche del 3 de enero de ese año.

De acuerdo a los antecedentes entregados por el fiscal Paredes ante la jueza de garantía Alejandra García, gran parte de la prueba indiciaria para acceder a las órdenes de detención fue el testimonio de uno de ellos, José Peralino Huinca, quien declaró en octubre ante los fiscales Luis Arroyo y Alberto Chiffelle (ver información abajo).

Paredes afirmó que Peralino decidió hablar a raíz de que "ya no aguanta más", y que no declaró por un acuerdo de los imputados de guardar silencio (ver nota abajo).

Denuncia presiones

Sin embargo, justo cuando se iban a discutir las medidas cautelares en contra de los imputados, Peralino pidió hablar, esta vez frente a la jueza, para negar las afirmaciones hechas el año pasado. Dijo que fue presionado por dos detectives, quienes le dijeron que tenían la grabación de una escucha telefónica en que se autoinculpaba "en broma" ante su polola de haber participado en el atentado a una antena de telefonía celular en Vilcún.

"Yo les dije (a los detectives) que no sabía por qué me citaban y que el que nada hace nada teme, que no tuve que ver. Al fiscal le dije después que traté de hacer una broma y él dijo 'contigo vamos a ser amigos'. Después entró otro fiscal y me dijo 'ya pos hue... habla que si no vai a caer preso'", relató. Añadió que le ofrecieron 20 mil pesos.

En otra ocasión, según dijo, "me obligaron a decir... me empezaron a mostrar imágenes de los cabros presentes (el resto de los imputados); ¿conocís a este? Ya puh, di que sí. Yo al final les decía 'sí, sí, sí lo conozco' y me dijeron que firmara".

El abogado defensor de cuatro de los imputados, Pablo Ardohín, criticó las detenciones y aseguró que no se sustentan en pruebas, solo en la declaración de una persona.

El subsecretario del Interior (s), Luis Correa, presentó a nombre del Gobierno una querella bajo Ley Antiterrorista. La investigación durará 60 días y los detenidos quedaron en prisión preventiva, salvo Peralino, que cumplirá arresto domiciliario total.

CONDENADO
Celestino Córdova es la única persona que cumple condena por este crimen. En 2014 fue sentenciado a 18 años de cárcel.
 Hijo de las víctimas: "Hemos tenido mucha paciencia, pero esto está rindiendo frutos"

"Hemos tenido mucha paciencia, más de tres años desde que quemaron y mataron a mis papás, pero esto está rindiendo frutos, gracias a que la fiscalía se tomó todo el tiempo razonable para juntar las pruebas", expresó Jorge Andrés Luchsinger tras salir del tribunal junto a dos de sus tres hermanos.

Él fue quien atendió el llamado de auxilio de su madre, Vivian McKay, la madrugada del atentado.

Luchsinger se manifestó "confiado en que va a funcionar el sistema y que en este hecho, no como en tantos otros, no habrá impunidad". También dijo que existe al interior de la familia el anhelo de "saber realmente qué pasó, ya que como Celestino Córdova nunca habló, nunca se supo el detalle de todo, y este testimonio (de Peralino) entrega muchos detalles".

Sobre la eventual realización de un nuevo juicio oral, opinó que se trata de un proceso "muy duro, pero al menos uno tiene la experiencia de lo que pasa en estas cosas, de tener que recibir amenazas y entrar por la puerta trasera del tribunal. No debería pasar, pero uno está acostumbrado. Es difícil además traer a la memoria estos acontecimientos muy dolorosos. Fue un acto que buscaba generar terror".

La familia Luchsinger McKay seguirá siendo representada por el abogado Carlos Tenorio, quien participó en el juicio contra Córdova.

Los hitos judiciales del caso

4 de enero de 2013: La fiscalía sostiene que a la 1:15 horas, Celestino Cerafín Córdova Tránsito (29), y un número indeterminado de personas, llegó al fundo Lumahue, en Vilcún, donde vivían Werner Luchsinger (75) y su esposa Vivian McKay (69), a quienes dispararon, luego rociaron con combustible la casa y la quemaron con el matrimonio en su interior, el que murió carbonizado. Vivian McKay alcanzó a efectuar llamados telefónicos a su hijo Jorge y a Carabineros, cuyos efectivos detuvieron unas horas más tarde al hasta ayer único imputado. Fue arrestado a 1.780 metros de la casa y herido con una bala disparada por Luchsinger. La fiscalía lo acusó por el delito consumado de incendio terrorista con resultado de muerte. El atentado ocurrió durante las acciones de protesta por el aniversario de la muerte de Matías Catrileo.

20 de febrero de 2014: Celestino Córdova es declarado culpable. Los jueces determinaron que el hallazgo del acusado a 1.750 metros del lugar de los hechos es un indicio poderoso de participación. La resolución de los magistrados Luis Sarmiento (presidente), Juan Santana (redactor) y Óscar Viñuela (integrante) fue unánime, pero en un voto de mayoría no le atribuyeron el carácter terrorista al delito por el que fue acusado. Solo el juez Viñuela se manifestó a favor de otorgar dicha calificación a los hechos. El acusado fue absuelto de otro delito que se le atribuía: el atentado al fundo Santa Isabel, de la familia Seco Fourcade, ocurrido el 22 de diciembre de 2012, hecho que sí fue calificado de terrorista por el mismo tribunal.

28 de febrero 2014: Córdova recibe una pena de 18 años de cárcel. Se trata de la más alta dictada en el marco de delitos asociados al denominado conflicto mapuche. El Ministerio Público, el Gobierno y los querellantes pedían presidio perpetuo calificado (al menos 40 años de cárcel) e invocaban la Ley Antiterrorista. Córdova puede pedir la libertad condicional tras nueve años de reclusión.

13 de mayo de 2014: La Corte Suprema confirma la condena de 18 años de cárcel para Córdova, tras rechazar un recurso de nulidad interpuesto por su defensa. Ese mismo día el reo inició una huelga de hambre. Los jueces ponderaron los llamados de auxilio de Vivian McKay y su relato de la modalidad del ataque, el lugar donde Córdova es detenido, la conexión entre la hora del inicio del fuego y el momento en que es sorprendido, la dirección de la huida, sus vestimentas, su rostro semicubierto y la presencia de polen de tubérculos en sus zapatos, acreditada científicamente. Además, la herida a bala compatible con el disparo de una pistola de bajo calibre hallada en el lugar, junto a un cargador vacío, "pero con señas de haber sido disparada". Así, el máximo tribunal concluyó que Werner Luchsinger repelió el ataque, acción en la que hirió al condenado.

30 de marzo de 2016: Once personas, diez hombres y una mujer son detenidas durante la madrugada y son formalizadas como autores del delito de incendio con resultado de muerte de carácter terrorista, el mismo que la fiscalía imputó a Celestino Córdova.



Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir
SEGURIDAD Durante las tres horas de audiencia de formalización hubo una férrea seguridad a manos de Gendarmería, que además mantuvo celosamente separados dentro de la sala a los hijos del matrimonio Luchsinger de los familiares de los detenidos.
SEGURIDAD Durante las tres horas de audiencia de formalización hubo una férrea seguridad a manos de Gendarmería, que además mantuvo celosamente separados dentro de la sala a los hijos del matrimonio Luchsinger de los familiares de los detenidos.
Foto:MARIO QUILODRÁN

[+] Vea más fotos


Servicios El Mercurio
   Suscripciones:
Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.
   InfoMercurio:
Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.
   Club de Lectores:
Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.


Otros Servicios
   Defunciones
   Ediciones anteriores
   Propiedades
   Suscripciones
   Empleos
   PSU@El Mercurio
   Contratar publicidad
   Club de Lectores
   Clase Ejecutiva
   El Mercurio - Aguilar
 


Buscador emol.com Ir al demo interactivo Buscador emol.com
0  
Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales