Nuestros antepasados momificados

Nicolás Luco 

Saber de dónde venimos es tan iluminador.

Por esto me encantó una investigación australiana publicada el viernes en "Science Advances". Científicos de la Universidad de Adelaide rastrearon el ADN mitocondrial en 92 momias que vivieron en América entre hace 500 y 8.600 años.

El ADN contiene la información genética del cuerpo y nos relaciona con nuestros antepasados y descendientes.

De Chile tomaron muestras en Pica, en el valle de Azapa. Y en Lauricocha, en los Andes peruanos, pesquisaron la muestra más vieja, de hace 8.650 años.

Les pregunté a los investigadores Alan Cooper y Bastien Llamas si las primeras inmigraciones a América podrían haber ocurrido por el Océano Pacífico.

Fueron terminantes: Lamas me aseguró que desde el punto de vista genético, todos los inmigrantes primitivos llegaron por el estrecho de Bering, entre la actual Rusia y Alaska.

(La máxima extensión de los glaciares en la última Edad de Hielo habría ocurrido hace 22 mil años, y al irse retirando los grandes hielos se produce el puente en Bering).

El Dr. Cooper confirmó la llegada de los primeros inmigrantes hace unos 16 mil años por Bering. "Se movieron velozmente, alcanzando el sur de Chile hace 14.600 años".

La fuente habría sido una población de 10 mil habitantes en Beringia, la zona asiática del puente de Bering. Escaseando los alimentos, y abriéndose paso hacia América, esa población logró multiplicarse. Se dispersaron en grupos; los más rápidos apegados a la costa.

Asombró a los investigadores la brecha entre el ADN de las momias y el ADN de las actuales poblaciones indígenas de América. En estas no encontraron ADN mitocondrial similar al de las 92 muestras ancestrales.

¿Qué ocurrió durante estos miles de años para que las muestras de ADN de los inmigrantes originales sean distintas a las de las etnias actuales?

Cooper y Llamas dan tres razones: 1) las dificultades del territorio aislaron a las distintas poblaciones durante 9 mil años en bosillos genéticos; 2) el contacto con europeos trajo la extinción a algunos grupos; 3) faltan aún linajes nativos actuales por examinar.

Sobre este último punto, el Dr. Llamas me escribe que archivos guardan datos genéticos de poblaciones nativas sudamericanas, de áreas urbanas como Santiago, o de comunidades muy aisladas de la Amazonia. Las han consultado, pero faltan muchas poblaciones que conseguir, como en los Andes centrales.

Obteniendo más datos, piensan que encontrarán muestras de ADN mitocondrial de grupos étnicos contemporáneos similares a las muestras de las 92 momias ancestrales estudiadas. Pero, por el momento, el misterio permanece.

 


Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir


Servicios El Mercurio
   Suscripciones:
Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.
   InfoMercurio:
Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.
   Club de Lectores:
Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.


Otros Servicios
   Defunciones
   Ediciones anteriores
   Propiedades
   Suscripciones
   Empleos
   PSU@El Mercurio
   Contratar publicidad
   Club de Lectores
   Clase Ejecutiva
   El Mercurio - Aguilar
 


Buscador emol.com Ir al demo interactivo Buscador emol.com
0  
Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales