Él, ella y los sonetos: 154 veces "te amo"

Juan Antonio Muñoz H. 

No podremos saber quién fue aquel/aquella a quien el dramaturgo del Avon le escribió: "Mi arte todo eres tú, y tú promueves mi ignorancia a la altura del saber".

Los 154 sonetos de Shakespeare, publicados en 1609 por Thomas Thorpe, con una misteriosa dedicatoria a Mr. W.H. -según muchos, el tercer conde de Southampton, Henry Wriothesley, rico mecenas de las artes-, son una cima de la poesía y en ellos el componente erótico es esencial. William celebra su devoción por un joven, a la vez que amplía de pronto el rango para expresar su amor por una mujer de pelo oscuro, la dama negra, que lo ha traicionado con su amigo. Las imágenes son variadas y algunas de ellas fuertemente intelectuales, pero nada impide reconocer el impulso esencial: "(...) Ya que la Naturaleza te dotó para placer de hembras, que sea mío tu amor, goce de ellas su uso" (Soneto 20) o "Veo en ti las imágenes que amaba; y tú, que todas las contienes, me posees todo entero" (Soneto 31).

La pasión amorosa objetiva permanece tras el velo, pero es una realidad que el poemario ha capturado la atención de los siglos. Son tantas las dudas como las implicancias de muchos versos, articulados con un raro equilibrio, y la estructura misma es objeto de especulaciones. Gustavo Falaquera, excelente traductor al español de los sonetos (Hiperión, 1993), en su introducción dice que su interés cabalístico lo llevó a concluir algunas cosas. La primera pregunta que se hizo fue ¿por qué 154? Muy sencillo: si se multiplican las once sílabas del verso endecasílabo por los catorce versos de cada soneto, el resultado es 154. "No parece casual", escribe Falaquera. "Como tampoco el que tres siglos más tarde otro poeta, fervoroso shakesperiano, a la hora de recoger el corpus definitivo de su obra poética seleccionara precisamente 154 poemas". Él habla de Kavafis.

Y agrega otros detalles numéricos. Hay solo un soneto de quince versos, el 99; quedan otros cincuenta y cinco para el final. "¿Señala el fin de la primera centena? No lo sé", dice Falaquera. "Lo que sí parece claramente significativo es que el 126 no sea en realidad un soneto, sino un poema de doce versos agrupados en seis pareados: con esta anomalía acaban los poemas al misterioso destinatario masculino; los que siguen tienen como protagonista a la no menos misteriosa dama, de la que se ha llegado a sugerir que podría ser un actor travestido. La función limítrofe del poema parece clara".

Más de cuatro siglos después de la creación del poemario, el director de cine Billy Magnussen sube por una escalera al norte de Manhattan. Es una tarde ventosa. Se detiene un instante para saludar a la mujer envuelta en un chal que lo espera dos peldaños más arriba. Lleva una cámara consigo. Magnussen no habla mientras filma. Solo habrá una voz en off que dirá los versos del Soneto 108: "Así, a este amor eterno en cuanto a lozanía no le inquietan ni el polvo de la edad ni su ultraje". Él es parte de un proyecto insólito que quiere "acercar a Shakespeare a gente que tal vez no lo conozca, usando redes sociales como Twitter e Instagram". Es el objetivo tras "The Sonnet Project", suerte de tapiz cinematográfico para los 154 sonetos, filmados en 154 lugares de Nueva York, con 154 actores. Hay muchos disponibles y se puede descargar la aplicación (http://sonnetprojectnyc.com) para el recorrido.

Fue el grupo New York Shakespeare Exchange el que inició esta empresa, en 2013. Ross Williams, director artístico de la compañía de teatro, ha tratado de combinar sonetos con lugares en función de sus "imágenes y argumentos retóricos", conectando, por ejemplo, el Soneto 46, que incluye líneas de índole legal, con el edificio de la Corte Suprema del Estado de Nueva York ("A resolver tal pleito se convoca a un jurado de pensamientos, todos de tu corazón huéspedes"). Y ha mezclado sitios célebres, como el Grand Central Terminal y el Unisphere, con otros menos conocidos, como el memorial del Holocausto, cerca de Madison Square Park. El 116 ("No es amor el amor que cambia de inmediato...") tiene por escenario el Brooklyn Heights Promenade, y el 20 ("De mujer tienes rostro, oh señor y señora de mi pasión"), el pequeño Christopher Park de Manhattan.

En general, los actores que intervienen son poco conocidos, aunque se ha reservado el 18 ("¿Deberé compararte a un día de verano?") y el último, el 154 ("Amor, el niño dios, durmiendo cierto día..."), para nombres más famosos, pues serán "tarjetas de visita para el proyecto".

En otra instancia, YouTube permite ver a Daniel Radcliffe en el Soneto 130 -"Los ojos de mi dueña nada son junto al sol"- y a Matthew Macfayden en el 29 -"Cuando me son adversos la fortuna y los hombres"-. Imperdibles.

 


Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir
The Sonnet Project transforma los 154 sonetos de Shakespeare en 154 filmes pequeños rodados en Nueva York.<br/>
"The Sonnet Project" transforma los 154 sonetos de Shakespeare en 154 filmes pequeños rodados en Nueva York.

Foto:THE SONNET PROJECT


Servicios El Mercurio
   Suscripciones:
Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.
   InfoMercurio:
Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.
   Club de Lectores:
Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.


Otros Servicios
   Defunciones
   Ediciones anteriores
   Propiedades
   Suscripciones
   Empleos
   PSU@El Mercurio
   Contratar publicidad
   Club de Lectores
   Clase Ejecutiva
   El Mercurio - Aguilar
 


Buscador emol.com Ir al demo interactivo Buscador emol.com
0  
Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales