ELMERCURIO.COM Volver

La senadora por Magallanes protagoniza luna de miel interna mientras opositores de rearticulan:
DC vive el primer mes de la era Goic en estado de "paz armada"

Domingo 8 de mayo de 2016

Foto:christian zúñiga

Tras su alabada intervención en el funeral del ex Presidente Patricio Aylwin, la legisladora se afianzó sin cuestionamientos al frente de la directiva DC. Pero la disidencia, cuyo rostro es la diputada Yasna Provoste, ya mira con atención sus pasos.
 


Mariela Herrera Muzio 

E stán a la espera de la CEP. Como es tradición, la encuesta del Centro de Estudios Públicos mide, entre otras figuras políticas, a los presidentes de partidos. Y cuando se publique el sondeo, el entorno de la senadora Carolina Goic espera comprobar si la evaluación positiva que ven al interior de la colectividad y en la calle hacia la nueva líder de la DC, se traduce en números concretos.

Mientras, solo sacan cuentas alegres.

Prácticamente hace un año el senador Jorge Pizarro, si bien lograba componer una mesa integrada por diversos sectores, acumulaba cuestionamientos por la aparición de los nombres de sus hijos en el caso SQM. Hoy el ambiente es otro. Tras la renuncia de Pizarro y la llegada de la senadora de la Región de Magallanes a la presidencia, la DC logró adoptar un "rostro más amable". Y si ese cambio ya era un impulso, el ambiente de recogimiento y unidad que rodeó la muerte del ex Presidente Patricio Aylwin terminó por darle a la DC un nuevo aire.

"La gente desempolvó sus banderas del partido". "Se movilizaron los silenciosos". "Existen las ganas de volver a creer". Estas son algunas de las frases que se han escuchado estos días entre los dirigentes. Clave fue el discurso de Goic en el cementerio general, cuando despidió al ex Mandatario. Allí, con solemne escenografía, emulando a Aylwin, pidió perdón por cómo han actuado los partidos políticos.

"Perdón por los abusos de poder, perdón por las faltas de ética, perdón por haber a veces traicionado la confianza de aquellos a quienes representamos", dijo de riguroso luto y seguida de aplausos.

Como "un golazo" califican desde todos los sectores el actuar de Goic. Incluso hay quienes llegan a comparar ese momento con "el mowag" de Bachelet en los temporales de 2002, aquel instante de inflexión en que una figura política -y su entorno- comienzan a creer que llegar a La Moneda es posible.

Es por estos antecedentes que la DC hoy se encuentra en un "estado de paz". Y precisamente tras periodos de constantes peleas internas desde la gestión de Ignacio Walker y luego en la de Pizarro. Pero es una "paz superficial", dicen desde la disidencia.

Las dos veces en que la senadora se le puso en el camino a la diputada

Antes del actual estado "presentable de la DC" -según lo define un dirigente del partido-, incluso antes de la anterior directiva de Pizarro, otro liderazgo de una mujer -no Goic- se empezaba a configurar: el de la ex ministra de Educación y actual diputada Yasna Provoste. La actual subjefa de bancada ha pavimentado un camino al interior de la disidencia que la posiciona como el rostro del sector más "progresista", junto a parlamentarios como Aldo Cornejo y Gabriel Silber.

Si bien de manera pública no ha tenido enfrentamientos directos con Goic, sí les tocó vivir tensos momentos en la directiva.

El primer choque ocurrió en mayo de 2015, cuando Pizarro intentaba instalar una mesa de unidad tras la renuncia del primer vicepresidente Fuad Chahín (del ala colorina), quien se enfrentó al senador por Coquimbo tras el caso SQM. En ese momento Goic era la séptima vicepresidenta y también pensaba en renunciar. Pero una conversación con Chahín fue clave. Éste le comentó entonces que si los dos se iban, su sector quedaría sin representantes en la directiva. Y que solo valía la pena si es que ella se instalaba en la primera vicepresidencia. Y así fue.

De hecho, Pizarro debió convencer a la disidencia para que Goic asumiera en ese cargo y no Provoste, que era la carta de ellos. Desde este sector comentan que el entonces presidente se los pidió casi "como un favor personal", pues todo esto se enmarcaba en medio de las críticas por SQM y necesitaba calmar al partido.

Si bien aceptaron, aún resienten ese hecho que hizo que Provoste se quedara sin ser "la segunda a bordo".

El otro "gallito" que las enfrentó indirectamente fue solo hace unas semanas, cuando Pizarro decidió renunciar a la directiva. La idea de la disidencia, y en particular de Provoste, era que toda la mesa cayera y así ella se pondría a disposición del partido para liderarlo. Pero un rápido acuerdo entre históricos DC terminó poniendo a Goic a la cabeza de la colectividad.

Y cuando, luego de ese golpe, los disidentes comenzaban a rearmase ocurrió el "capítulo Aylwin". Un dirigente del sector, lo explica: "El animus societati entre nosotros se mantiene, pero hoy no tenemos espacio para hacerle oposición a Goic ni pública ni privadamente. Hasta que pase algo, hasta que ocurra un error no forzado". Comentan que la senadora ha logrado proyectar una buena imagen de su figura y del partido. Y que, por un tema práctico, hoy no les traería ningún beneficio cuestionarla. Lo que no quiere decir que no estén atentos.

Necesidad de generar lazos con los "guatones"

Ya en la presidencia del partido, la representante de Magallanes ha comenzado a instalar algunos ejes de lo que será su administración.

La legisladora pretende reforzar la unidad del partido y, dicen en su entorno, "recobrar la mística aprovechando lo que ocurrió en torno a la figura de don Patricio". Y relacionado con el "perdón" que pidió en el funeral, Goic apuntará hacia la transparencia y probidad en la colectividad. Junto con eso, mantendrá lazos con las bases, algo que la caracterizaba desde que era diputada. Un ejemplo de ello es el encuentro que tuvo el miércoles en la noche con más de 100 mujeres militantes de la DC, en el Círculo Español.

En paralelo, seguirá con su agenda como parlamentaria, con proyectos como promover la Agencia Nacional del Cáncer o abogar por licencia para las mamás de niños enfermos.

Y si bien la seguidilla de errores de la Nueva Mayoría para inscribir las primarias ha retrasado sus planes, la senadora proyecta recorrer Chile para liderar "este nuevo aire que vive el partido", explican sus cercanos.

Algo que ella y su entorno han decidido es tratar de desmarcarse de cualquier sector. Aunque su origen es "colorín", se ha mostrado más "chascona" para unos temas, como la reforma laboral, y a la vez mantiene una buena relación en el Senado con Patricio Walker, que es parte de "los príncipes".

Esa transversalidad, aseguran, la ayudará para evitar grandes ruidos al interior y tener diversas posiciones ante los temas. Por ejemplo, uno de los debates que se viene es la despenalización del aborto, donde deberá liderar como presidenta de la comisión de Salud del Senado. Ya ha señalado que convocará a todos los sectores y que incluso realizarán algunas sesiones en regiones. Pero no se ha amarrado con ninguna postura concreta.

Donde sí lo hizo fue en la reforma laboral. Algo que aún le cobran algunos en la DC. La parlamentaria se cuadró con el Gobierno y dejó en un mal pie a senadores como Andrés Zaldívar, e Ignacio y Patricio Walker. De hecho, en el comité de senadores han comentado que es necesario que Goic se acerque más a Zaldívar.

También en la DC muchas son las voces que plantean que Goic debe tender puentes con los "guatones", sector que lidera el ex diputado Gutenberg Martínez y que es apoyo clave para cualquier directiva. Hasta el día de hoy, la senadora y "el Gute" no tienen mayores relaciones.

Su puente directo a él es el secretario general del partido, Gonzalo Duarte, un histórico hombre del gutismo. Con él ha trabajado codo a codo en estas semanas de definición de primarias.

Junto con la necesidad de acercarse a los "pesos pesados", en el partido advierten que la senadora debe ser más cuidadosa con la proximidad que mantiene con la Presidenta Bachelet. Es conocida la buena relación que existe entre ambas -a lo que se suma que su hermana, Marcela Goic, es parte del segundo piso de La Moneda, como subencargada del Departamento de Contenido- pero "el electorado duro de la DC -argumenta un alto dirigente- no está cómodo con este Gobierno".

También se mira con atención en la colectividad el rearme de los colorines con ella en la presidencia. Aunque a Goic le genere réditos que parlamentarios como Fuad Chahín la apoyen ampliando redes entre los diputados, o que vuelvan a tener roles preponderantes figuras como el abogado Ramón Briones (un histórico colorín que hoy representa al partido en el caso Servel), los otros sectores dicen estar atentos a que un solo lote se "adueñe" de la colectividad.

En tanto, la diputada Provoste y la disidencia comienzan, poco a poco, a rearmarse. Ya tiene el apoyo de la juventud DC, más la buena llegada que la diputada logra en regiones. A eso se suma el activo rol que la representante de Vallenar está jugando en el proceso constituyente, con la también vicepresidenta Soledad Lucero, en la formación de militantes para los diálogos ciudadanos. Este papel, comentan en su sector, la ha tenido aún más conectada con las bases y podría ayudarla en una eventual candidatura para presidir el partido en las elecciones de diciembre.

Así, con los liderazgos desplegados de dos mujeres fuertes, Goic y Provoste, un alto dirigente DC apunta: "¿Hasta cuándo dura esta paz que vemos en el partido? Hasta que dure entre Carola y Yasna".

 La fallida operación para instalar a Soledad Alvear en el INDH

El martes, en la reunión de la bancada de diputados de la DC, un tema debía ser tratado: cuál sería el nombre por el que el partido se jugaría para ser el nuevo integrante del Consejo del Instituto Nacional de Derechos Humanos (INDH). El cupo se generó luego que terminara el período del consejero Roberto Garretón, quien cumplió seis años en la entidad.

Para esto, el jefe de bancada, Fuad Chahín, propuso a los diputados de su partido el nombre de la ex senadora y ex ministra Soledad Alvear. Según quienes conocieron antecedentes de esta propuesta, la condición que la ex canciller había puesto para que su nombre llegara al INDH era que la bancada le diera unanimidad.

Pero en la reunión del martes aquello no ocurrió. No hubo unanimidad y se optó, luego, por Eduardo Saffirio, quien sí obtuvo la anuencia de la bancada y luego fue ratificado en la Sala. Algunos integrantes de la disidencia vieron en la propuesta del nombre de Alvear una intención de la mesa para acercarse a los "guatones", algo que en todo caso desmintió la directiva.