Organizado por la Universidad de Florida:
Peculiar carrera enfrentó a drones controlados por ondas cerebrales

Jóvenes con cintillos que captan su actividad cerebral se concentraron al máximo para manejar estos dispositivos voladores.  

Alexis Ibarra O. 

La joven Amber Hawthorne, ingeniera eléctrica de la U. de La Florida, tiene una historia asombrosa que contarles a sus nietos: es la primera persona en el mundo en coronarse campeona de una competencia de drones controlados completamente con el pensamiento.

La carrera -bautizada como Brain-Drone Race- fue una iniciativa de académicos de esa casa de estudios con el objetivo de experimentar con interfaces cerebro-computador (BCI, por sus siglas en inglés). "Con eventos como este, estamos popularizando el uso de la BCI, en vez de dejarla relegada a un laboratorio", dijo Chris Crawford, estudiante de doctorado en Computación Centrada en Humanos (HCC).

A diferencia de otras carreras de drones, más que la habilidad de sortear obstáculos o volar a gran velocidad, en este desafío la meta es muy simple: hacer que el dron despegue y se desplace en un trayecto de 9,1 metros.

Los pilotos llevan en su cabeza un cintillo que lee sus ondas cerebrales, y al frente de ellos un computador se encarga de interpretar esos pensamientos como órdenes para que el dron se eleve, se desplace hacia adelante o gire.

Antes, hay todo un trabajo de calibración ultrapersonalizado. Cada uno de los 16 pilotos se calzó el cintillo lector de ondas cerebrales para medir cuál era la actividad eléctrica específica de su cerebro cuando pensaba en órdenes concretas, como, por ejemplo, que el dron avance. Pero hay otros pensamientos más abstractos que también deben ser calibrados, como imaginar al dron desplazándose.

La destreza de los pilotos está en saber dominar su cerebro y poner foco en aquellos pensamientos que les permitan mover el dron. Cualquier distracción significa resultados inesperados. De ahí que quienes tienen problemas de concentración y no pueden pensar en una sola cosa a la vez tienen pocas posibilidades de salir airosos ante el desafío.

"Estamos iniciando una nueva tendencia en la sociedad. Ahora empezamos con una pequeña y simple carrera, pero quién sabe hasta dónde llegará esto. Es completamente emocionante", dijo el académico Juan Gilbert, organizador de la carrera.

 


Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir
El estudiante Michel Lakin (19), con el cintillo que capta la actividad eléctrica de su cerebro. El computador interpreta esas señales como órdenes para que el dron se desplace.
El estudiante Michel Lakin (19), con el cintillo que capta la actividad eléctrica de su cerebro. El computador interpreta esas señales como órdenes para que el dron se desplace.
Foto:AP

[+] Vea más fotos


Servicios El Mercurio
   Suscripciones:
Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.
   InfoMercurio:
Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.
   Club de Lectores:
Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.


Otros Servicios
   Defunciones
   Ediciones anteriores
   Propiedades
   Suscripciones
   Empleos
   PSU@El Mercurio
   Contratar publicidad
   Club de Lectores
   Clase Ejecutiva
   El Mercurio - Aguilar
 


Buscador emol.com Ir al demo interactivo Buscador emol.com
0  
Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales