ELMERCURIO.COM Volver

"No Home Movie", de Chantal Akerman:
Despedidas

Domingo 29 de mayo de 2016

La película póstuma de Akerman registra la intimidad de su madre, enferma de cáncer.Foto:PARADISE FILMS



Christian Ramírez 

Todas las películas vienen determinadas por sus circunstancias. Sin embargo, hay ocasiones en que estas superan las implicancias de la propia obra, la envuelven y alteran radicalmente la forma en que la percibiremos a futuro. "Rebelde sin causa" impactó al momento de su estreno, en octubre de 1955, porque Warner Bros. la programó en salas a menos de un mes de la muerte de su protagonista, James Dean. Dicha tragedia marcó a la cinta durante décadas; pero sesenta años más tarde es su gigantesca reputación de clásico lo que la define ante los ojos de quienes la ven por primera o enésima vez.

Difícil que eso vaya a ocurrir -en el corto o en el mediano plazo- con "No Home Movie", el último filme de Chantal Akerman, que debutó en agosto pasado en el Festival de Locarno, solo dos meses antes del suicidio de la realizadora belga. Los motivos se extienden más allá de la sensibilidad generada por el duelo y apelan a la naturaleza misma del filme, tal como la propia directora explicó a The New York Times en una breve entrevista poco antes de su muerte: "Si hubiera sabido en lo que me estaba metiendo, no me habría atrevido". Pero la verdad es que no tenía otra opción: Akerman inició el proyecto tras enterarse que Natalia, su madre, tenía un cáncer inoperable. Regresó a Bruselas y colocó cámaras en diversas piezas del departamento familiar para registrar de la forma menos dramática posible algo que en una vida de trabajo audiovisual había llegado a dominar a la perfección. La intimidad. Movimientos cotidianos, conversaciones casuales, la luz matinal a través de los ventanales, el aseo, el desorden, los ruidos que llegan desde la calle, esos lánguidos y ansiados silencios al final de la tarde. Cineasta insuperable de la vida privada, había llegado a entender muy joven y mejor que nadie las cinemáticas posibilidades de la soledad y del "contenerse a sí mismo", entendidas como actividades esenciales del hombre de fines del siglo XX, paralizado heredero de una centuria de guerras, crisis, paranoia y devastación. El punto es que ahora pretendía usar todo ese recorrido para mirar de frente una catástrofe familiar y no sabía si tendría las fuerzas, sobre todo porque su madre era "la" figura central de su obra. Viuda y superviviente de Auschwitz, que durante años de años atendió el mostrador de su propia tienda de abarrotes, "Nelly" Akerman fue el modelo femenino contra el que Chantal se reveló sin parar en la adolescencia y la hizo encontrarse como artista en la Nueva York de principios de los 70. Su resiliencia hogareña fue inmortalizada en la magnífica "Jean Dielman" (1975) y transfigurada en eterno símbolo de regreso a casa, cuando su hija se convirtió en realizadora trashumante y sin dirección fija. Fue ella quien le otorgó a Chantal la posibilidad de seguir siendo hija, extraño lujo en un mundo donde tarde o temprano la mayoría se marcha a ser -o a tratar de ser- padres.

"No Home Movie" alberga y embotella esas complejas sensaciones en extensos recorridos por pasillos, habitaciones, puertas y muebles que parecen como evocados por última vez, pero además las contrasta con fugaces postales de viaje de una Akerman que -se encuentra inmersa a toda velocidad en la carretera, sumergida en la contemplación de un arbusto azotado por violentas ráfagas de viento, o sorprendida en medio de una alegre conversación por Skype con Natalia- hace mucho hizo de su continuo ir y volver un mismo movimiento, una constante cadencia que acunó e iluminó su obra y que ahora, en la estación terminal, se permite un acto de libertad final: observar de frente al ser amado y a la parte de uno mismo que se disuelve en su partida.

No Home Movie
Dirección de Chantal Akerman.
Con Chantal Akerman y Natalia Akerman.
Bélgica, 2015, 115 minutos.