A menos de un mes de la Convención Republicana:
Trump despide a su jefe de campaña para reforzar la carrera contra Clinton

La salida de Corey Lewandowski se da cuando el empresario tiene problemas con la prensa y los donantes.  

MAGGIE HABERMAN The New York Times 

Donald Trump despidió ayer a su conflictivo jefe de campaña Corey Lewandowski, justo cuando el virtual candidato republicano enfrenta cada vez más desafíos en su camino a la Casa Blanca.

Lewandowski no se pronunció sobre su partida, la que fue anunciada por la el comando de Trump. "La campaña está muy agradecida de Corey por su gran trabajo y dedicación, y le deseamos lo mejor en el futuro", manifestó la vocera Hope Hicks.

En vista de que la Convención Nacional Republicana va a tener lugar el próximo mes, Trump tiene por delante la labor de ampliar su equipo con el fin de incluir a personas con experiencia en campañas presidenciales anteriores. El candidato también, por primera vez, se está preocupando por la recaudación de fondos, que era supervisada por Lewandowski, y que marchaba lentamente para la campaña. Esta no ha difundido avisos para las elecciones generales ni tampoco ha habido "súper PACs" (comités de acción política) que hayan recibido una clara aprobación pública de parte de Trump y de sus asesores.

La salida de Lewandowski haría parte de un cambio más amplio al aproximarse al tramo final de la carrera.

Trump está enfrentando inquietudes cada vez mayores de aliados y donantes, como también de sus hijos, sobre la próxima fase de la campaña. Y esta sería una movida que podría asegurarle a los donantes y republicanos en general que el empresarario puede adaptarse con miras a una estrategia electoral para noviembre.

Dos personas al tanto de la mencionada medida, y que hablaron con la condición de mantener el anonimato, dijeron que Lewandoswki fue despedido.

El jefe de campaña tenía una relación hostil con muchos miembros de la prensa nacional que cubren al candidato, y una serie de personas del Comité Nacional Republicano tenían relaciones tensas con él.

Y a menudo Lewandowski estaba en desacuerdo con el jefe de estrategia de Trump, Paul Manafort, quien llegó en marzo cuando el candidato parecía listo para una extensa lucha por los delegados. Se decía que el jefe de campaña había rechazado algunas medidas que habrían aumentado el número de personas en el equipo, e incluso a veces impedía que Manafort hiciera nuevos contratos o más tarde los anulaba.

El experimentado Manafort, que en el pasado trabajó con mandatarios como Gerald Ford, Ronald Reagan, George H. W. Bush y Bill Clinton, se integró en abril a la campaña para moderar a Trump y darle un perfil más presidenciable.

Sombra al jefe

Personas al tanto de la partida de Lewandowski señalaron que las circunstancias van mucho más allá de un episodio o alguna relación en particular. Él tenía una predilección por ocupar los titulares con actos que eclipsaban a su jefe, como la vez que fue acusado de agresión menor, después que zamarreó a una reportera cuando ella intentó aproximarse a Trump.

Una fuente insistió en que la salida de Lewandowski estaba en carpeta desde hace varias semanas, en especial desde el momento en que quedó claro que Trump sería el nominado. La persona agregó que la campaña ahora está centrada en unir al partido, lo que incluye contratar a nuevos miembros para el equipo y hacer los ajustes para la carrera contra Hillary Clinton. Y durante varias semanas se había querido hacer cambios antes de la Convención Nacional Republicana, del 18 al 21 de julio en Cleveland.

Si bien no se dijo que la partida de Lewandowski estaba ligada a la reciente avalancha de dificultades de Trump, el candidato ha estado enfrentando fuertes críticas por sus ataques contra el juez federal de origen mexicano que está viendo un caso de fraude en la Universidad Trump, y su reacción a la masacre de Orlando, la que utilizó para reiterar su llamado a que se prohíba la entrada al país a los musulmanes.

El equipo de comunicaciones de Trump, el que bajo la supervisión de Lewandowski se mantuvo escuálido, se ha visto abrumado por una creciente andanada de ataques de Clinton y los demócratas en las últimas semanas.

Nadie al interior de la campaña fue avisado con anticipación sobre el despido de Lewandowski. Pero en Twitter, algunos miembros del equipo se alegraron con la noticia de la salida.

"Ding dong ¡la bruja murió!", escribió Michael Caputo, asesor de comunicaciones de Trump, quien, se dice, se enfrentó con la hostilidad de Lewandowski.

Un hombre que fue detenido el pasado sábado al intentar arrebatar una pistola a un guardia en Las Vegas en un mitin de Donald Trump pretendía dispararle al candidato.

 


Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir
En esta fotografía de archivo, Corey Lewandowski (izquierda) junto al precandidato republicano Donald Trump durante un acto electoral en Palm Beach, Florida.
En esta fotografía de archivo, Corey Lewandowski (izquierda) junto al precandidato republicano Donald Trump durante un acto electoral en Palm Beach, Florida.
Foto:FRANCE PRESSE


Servicios El Mercurio
   Suscripciones:
Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.
   InfoMercurio:
Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.
   Club de Lectores:
Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.


Otros Servicios
   Defunciones
   Ediciones anteriores
   Propiedades
   Suscripciones
   Empleos
   PSU@El Mercurio
   Contratar publicidad
   Club de Lectores
   Clase Ejecutiva
   El Mercurio - Aguilar
 


Buscador emol.com Ir al demo interactivo Buscador emol.com
0  
Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales