El resultado de la consulta sobre la permanencia o salida de la UE abre un puñado de nuevos escenarios
Brexit: llegó el día clave para el proyecto europeo

El destino político del Primer Ministro conservador, la arquitectura de la UE y el euroescepticismo están en juego.  

Alicia Tagle y Francisca Maturana 

"Nadie sabe lo que va a pasar". Fue uno de los últimos mensajes del Primer Ministro británico, David Cameron, ayer, cuando la incertidumbre dominaba las horas previas al decisivo referéndum en el que los británicos elegirán si dejar o no la Unión Europea. Y mientras diversos sondeos daban en las últimas horas una muy ligera ventaja a la ruptura con el bloque de 28 países, tanto británicos como europeos han tenido tiempo para barajar algunos de los escenarios que podrían abrirse a partir de lo que pase hoy:

El futuro de Cameron

El Primer Ministro vive momentos cruciales para su carrera política, cuando ha convertido el referéndum, y luego la defensa del bloque, en una apuesta personal. El mismo Cameron que en los últimos meses advirtió de las calamidades que supondría abandonar la UE, había prometido en su campaña política realizar la consulta, como un guiño al ala más derechista de su Partido Conservador y para contrarrestar al euroescéptico UKIP.

El plebiscito, sin embargo, se ha convertido en un arma de doble filo. Aunque ha reiterado que seguirá en el cargo en cualquier caso, su ex ministro Kenneth Clarke aseguró que "no duraría 30 segundos" en el poder.

"Si Brexit gana, creo que Cameron renunciará", destacó a "El Mercurio" Peter Dorey, analista de la Universidad de Cardiff. "Sería un golpe mortal a su autoridad moral y credibilidad. Sería ampliamente visto como un voto de 'no confianza' a su liderazgo", agregó. Pero si triunfa la opción de seguir dentro de la UE, el Primer Ministro tendrá que lidiar con un partido dividido, donde el ex alcalde londinense Boris Johnson lidera el ala que se jugó a fondo contra el bloque.

Otro tipo de relación

Una salida del Reino Unido de la UE obligaría a ambas partes a construir una nueva relación llena de incertidumbres, luego de más de 40 años de alianza. "La salida requiere muchos años de negociaciones (al menos dos), que incluso podrían resultar en la renegociación de los términos de la membresía", explicó a "El Mercurio" Joseph Downing, experto del London School of Economics. Y gran parte de lo que ocurra después del referéndum dependerá del modelo de relación que las partes elijan tener:

El modelo noruego le admite al país participar de muchas estructuras del bloque, pese a que no es miembro. La opción permitiría a Londres acceder al mercado común de la UE, pero tendría que respetar sus regulaciones y contribuir al presupuesto del bloque sin tener voz ni voto en la creación de políticas.

Los expertos creen menos plausible que Londres siga el modelo suizo, que le permitiría negociar acuerdos que regirían su acceso a ciertos sectores del mercado común. Suiza lleva años de negociaciones para concluir más de 100 acuerdos sectoriales y un proceso igual de engorroso podría abrirse para Reino Unido.

Los ministros de otros países de la UE han amenazado a los británicos que si dejan el bloque no podrán optar a los estándares que consiguieron Noruega o Suiza, por lo que una de las pocas opciones que le quedan a Londres sería firmar un acuerdo de libre comercio, como el que Corea del Sur negoció durante una década. En años de conversaciones, probablemente, el bloque intentará limitar el acceso del país a ciertos sectores, según la firma de inteligencia global Stratfor.

Victoria para Putin

La eventual salida de Reino Unido de la UE sería "absolutamente aplaudida en Moscú", advirtió el secretario de Defensa británico, Michael Fallon, para quien Vladimir Putin no hubiera tenido que enfrentar sanciones tan duras por la anexión de Crimea y sus acciones para desestabilizar Ucrania si Gran Bretaña, que lideró los esfuerzos, no fuera parte del bloque.

"Reino Unido es vital en el gobierno de la seguridad en la UE", comentó a este diario Tim Bale, analista de la Queen Mary University of London. Y si bien Bale aseguró que en ciertas ocasiones el bloque ha limitado la respuesta británica a las acciones de Moscú en los últimos años, "cualquier cosa que divida a Occidente es, probablemente, visto como algo útil por parte de Putin".

Los detractores británicos del Brexit creen que la seguridad nacional estaría en peligro, ya que la policía y los servicios secretos no podrían intercambiar información tan fácilmente como hasta ahora, cuando el terrorismo yihadista se ha convertido en una fuerte amenaza también. El propio secretario general de la Alianza Atlántica, Jens Stoltenberg, ha dicho que no tiene dudas de que "una Europa más fragmentada es mala para la OTAN".

Alianza anglosajona

Los británicos leales al Brexit aseguran que podrían mantener una relación más estrecha con otros países si es que dejan el bloque, y ahí juega un rol importante la relación que Londres mantiene con EE.UU. "Los partidarios del Brexit imaginan que Gran Bretaña podría fortalecer sus lazos con EE.UU. Una de las principales razones para la histórica falta de entusiasmo de Gran Bretaña por la UE ha sido la 'relación especial' con EE.UU. y sus similitudes ideológicas, económicas y culturales, y la alianza militar durante la Guerra Fría", explicó Dorey.

Pero también pesa el recuerdo del Imperio Británico o lo que queda de este: la Commonwealth of Nations. Si bien este conjunto de estados cuenta con muchos miembros pequeños que no tienen demasiado peso internacional, incluye también a potencias como India. Boris Johnson, el ex alcalde de Londres que lidera la campaña del Brexit, ha sugerido, por ejemplo, que si Reino Unido deja la UE, canadienses, australianos y neozelandeses podrían unirse a un régimen recíproco de fronteras abiertas, similar al que disfrutan hoy los europeos.

Escocia en la duda

"Creo en la independencia de los países, pero también pienso que los países independientes deben trabajar unidos por un bien común", dijo la Primera Ministra escocesa, Nicola Sturgeon, en una nueva advertencia de que si gana el Brexit podría realizarse otro referéndum sobre la independencia de Escocia del Reino Unido.

Los sondeos revelan que dos tercios de los escoceses quieren seguir en la UE, así como que la permanencia en la UE está muy vinculada a sus deseos de independentismo. Si se produce el Brexit, será "vital" que "Escocia hable directamente con sus aliados europeos sobre cómo proteger su lugar en Europa y el mercado único", agregó Sturgeon.

Inyección de escepticismo

Más allá del resultado de hoy, uno de los mayores temores de Bruselas es que la salida de Reino Unido pueda inyectar una buena dosis de euroescepticismo en el resto de los países del bloque, que podría convertirse en un mecanismo de presión para que la UE cumpla con las demandas de los partidos rupturistas. Entre las formaciones que han ganado fuerza están el derechista Frente Nacional de Marine Le Pen, en Francia, el partido de derecha populista Alternativa para Alemania (AfD) o el ultraderechista holandés PVV, que encabeza las encuestas. Italia, por ejemplo, se da el lujo de tener dos euroescépticos: la Liga Norte y el Movimiento 5 Estrellas, que el domingo cosechó una gran victoria en las elecciones municipales.

Sin embargo, lo que ocurra "depende de lo bien que van las cosas para Reino Unido fuera de la UE", dijo Tim Bale. "Si la economía está gravemente afectada y nuestros problemas no se resuelven de manera mágica, disuadirá a otros estados de que hagan lo mismo".

¿Dominio alemán?

Hay quienes postulan que la hegemonía que ha conseguido Alemania frente al resto de la UE, principalmente bajo la gestión de la Canciller Angela Merkel durante la crisis del Euro -cuando impuso la austeridad monetaria-, podría verse aumentada tras una eventual salida de Reino Unido del bloque. Los compromisos de seguridad europeos que dejaría abandonados Reino Unido, podrían ser asumidos por Alemania que acaba de anunciar que expandirá su ejército y presupuesto de Defensa para potenciar su rol global en la materia.

Sin embargo, Merkel insistió ayer en su posición: "Naturalmente deseo que Gran Bretaña se quede en la UE".


<<< - INICIO TEXTO IMAGEN >>>
Cameron apuesta por la permanencia en el bloque.
<<< - TERMINO TEXTO IMAGEN >>>

<<< - INICIO TEXTO IMAGEN >>>
Johnson , el ex alcalde deLondres, es el rostro del Brexit.
<<< - TERMINO TEXTO IMAGEN >>>
 


Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir


[+] Vea más fotos


Servicios El Mercurio
   Suscripciones:
Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.
   InfoMercurio:
Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.
   Club de Lectores:
Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.


Otros Servicios
   Defunciones
   Ediciones anteriores
   Propiedades
   Suscripciones
   Empleos
   PSU@El Mercurio
   Contratar publicidad
   Club de Lectores
   Clase Ejecutiva
   El Mercurio - Aguilar
 


Buscador emol.com Ir al demo interactivo Buscador emol.com
0  
Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales