¿Quién es el responsable del atractivo de la salida?

Martin Fletcher The New York Times 

A nadie le debería sorprender que Gran Bretaña pudiera someter a votación si deja o no la Unión Europea. Durante décadas, los periódicos británicos han ofrecido una serie interminable de historias sesgadas, engañosas y totalmente erróneas sobre Bruselas. Y el periodista que contribuyó a marcar la pauta -mucho antes de que llegara a ser alcalde de Londres o el rostro de la campaña por el Brexit- fue Boris Johnson.

Y digo esto con seguridad porque a mí me nombraron corresponsal de The Times of London en 1999, unos años después de que Johnson reporteara desde ahí para otro periódico londinense, The Telegraph.

Johnson, quien fue despedido de The Times en 1988 por inventar una declaración, se dio a conocer en Bruselas no con un reporteo honesto sino con un euroescepticismo extremo, atacando incansablemente, burlándose y denigrando a la Unión Europea. Escribió sobre los planes de esta entidad para apoderarse de Europa, para prohibir las papas fritas preferidas de los británicos, estandarizar el tamaño de los condones y hacer volar sus propias sedes saturadas de asbesto.

Los despachos de Johnson estimulaban al resto de la industria periodística sumamente competitiva y partidista de Gran Bretaña. Eran más entretenidos que el material habitual de Bruselas, aburrido, relacionado con políticas.

Para cuando yo llegué a Bruselas, los editores querían solo informaciones sobre eurócratas anónimos que dictaban la forma de los pepinos que se podían vender en Gran Bretaña, o conspiraciones para imponer un superestado europeo, o primeros ministros británicos que emprendían valientes acciones contra un hostil continente. Gran parte de la prensa británica era incapaz de ver a la UE a través de otro cristal. Estas narrativas reflejaban y explotaban el nacionalismo innato, el sentido histórico de superioridad y el desprecio de muchos lectores por aquellos que no son del Reino Unido.

La Unión Europea puede ser entrometida, arrogante e incompetente, pero rara vez se le dijo al lector británico común y corriente cómo la entidad había asegurado la paz en el continente, aceptado a los ex países comunistas de Europa Central, desbaratado carteles u obligado a Estados miembros a limpiar su ríos y playas.

La descripción que han dado los periódicos británicos de la UE en la etapa previa al referendo ha sido igualmente negativa. The Financial Times y The Guardian han dado su apoyo a la campaña por "permanecer", pero estos tienen una circulación relativamente pequeña y su prédica va destinada en gran medida a los conversos. The Times ha sido imparcial, aunque declaró finalmente que estaba a favor de seguir en la UE. Pero The Telegraph, el más importante en formato grande, The Daily Mail, el principal del mercado medio, y The Sun, el tabloide más importante, se pusieron desvergonzadamente del lado del Brexit.

Estos han difundido los mitos de que Gran Bretaña paga alrededor de US$ 500 millones a la UE; que millones de turcos invadirán Gran Bretaña porque muy pronto se le va a ofrecer a Turquía la membresía al bloque; que los inmigrantes están destruyendo nuestros servicios sociales; y que luego del Brexit, Gran Bretaña disfrutará de un acceso continuado al mercado único de Europa sin que tenga que permitir automáticamente el ingreso de trabajadores de la UE.

Los periódicos sí importan cuando la contienda es muy estrecha y la gente ve titulares como "BeLeave in Britain" (juego de palabras en que se pide por la salida, pero también en que se crea en la nación) en primera página en los tabloides cada vez que van al supermercado.

El resultado es que Johnson y sus camaradas defensores del Brexit están ahora haciendo campaña contra la caricatura de la UE que él mismo ayudó a crear. Están pidiendo que los británicos se deshagan de un monstruo tan real como el del lago Ness. Johnson puede ser ingenioso y divertido, pero es peligroso. Lo que empezó un poco como una broma podría infligir un daño tremendo a su país.

Extractos de la columna de Martin Fletcher, ex editor de noticias internacionales del Times de Londres.

 


Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir


Servicios El Mercurio
   Suscripciones:
Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.
   InfoMercurio:
Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.
   Club de Lectores:
Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.


Otros Servicios
   Defunciones
   Ediciones anteriores
   Propiedades
   Suscripciones
   Empleos
   PSU@El Mercurio
   Contratar publicidad
   Club de Lectores
   Clase Ejecutiva
   El Mercurio - Aguilar
 


Buscador emol.com Ir al demo interactivo Buscador emol.com
0  
Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales