Sorpresiva decisión del ex alcalde de Londres:
Tras impulsar el Brexit, Boris Johnson renuncia a la carrera para Downing Street

Fue "traicionado" por su número dos, Michael Gove, quien oficializó su candidatura para liderar el Partido Conservador. La actual ministra del Interior, Theresa May, corre ahora como favorita para suceder al Primer Ministro, David Cameron.  

Jean Palou Egoaguirre 

Justo cuando se conmemoran 400 años de su muerte, William Shakespeare ha demostrado estar más vigente que nunca. No solo en las artes, sino que también en la política.

Esta vez fue Boris Johnson, ex alcalde de Londres y uno de los principales impulsores de la salida de Gran Bretaña a la Unión Europea (UE), quien lo citó para explicar su sorpresiva decisión de no postular al 10 de Downing Street, como se esperaba. "No es momento de luchar contra la corriente de la historia, sino que de subirse a esa ola y navegar hacia la fortuna", dijo en una aparente referencia a un pasaje de "Julio César", cuando Brutus -aliado y luego asesino del líder romano- insiste en que él y sus cómplices deben actuar rápido para mantener el poder.

"Tras consultar a mis colegas y en vista de la situación en el Parlamento, yo no puedo ser la persona" que lidere el país, insistió Boris Johnson.

El ex alcalde no lo dijo -no fue necesario-, pero abandonó la disputa por suceder al Primer Ministro David Cameron justo después que el secretario de Justicia, Michael Grove, considerado su lugarteniente y principal aliado en la campaña por el Brexit, lo "traicionara" al anunciar a última hora su propia candidatura al liderazgo conservador.

"He dicho repetidamente que no quería ser Primer Ministro. Esa fue siempre mi opinión. Pero los acontecimientos desde el pasado jueves han tenido un gran peso en mí", explicó Gove, cuya ambición ha sido comparada ya con la de Lord Macbeth en la tragedia de Shakespeare. "He llegado, a regañadientes, a la conclusión de que Boris no puede aportar el liderazgo o construir el equipo para la tarea que se avecina", sentenció.

Aunque ganó dos elecciones a la alcaldía de Londres (en 2008 y 2012), Johnson nunca tuvo un cargo clave en el gobierno. Esto generaba cuestionamientos entre algunos diputados respecto a si podría liderar el país en momentos decisivos, con arduas negociaciones por delante para lograr la desconexión del país con la UE con el menor daño colateral posible.

La decisión de Johnson de retirarse de la contienda provocó duras críticas por no hacerse cargo de lo hecho con el Brexit. "Ha creado la mayor crisis constitucional en tiempos modernos y ha echado por tierra miles de millones del valor de los ahorros nacionales", acusó el ex viceprimer ministro Michael Heseltine. "Es como un general que guía a su ejército hasta que puede oír el sonido de los disparos y abandona entonces el campo de batalla", añadió.

Otros dirigentes se enfocaron en las luchas intestinas de poder en el Partido Conservador, y usaron ejemplos más recientes que Shakespeare para ilustrar la inesperada abdicación de Johnson y a la voltereta de Gove: "Se parece un poco a la serie de televisión 'House of Cards'", apuntó el ministro de Salud Jeremy Hunt. "O quizás sea que demasiados políticos ven 'Juego de tronos'".

May, mejor perfilada

Ahora, quien queda mejor perfilada para suceder a Cameron es la ministra de Interior, Theresa May, quien también confirmó ayer su candidatura al liderazgo de los tories .

Aunque ella encarnó la línea dura contra la inmigración dentro del gobierno de Cameron, apoyó la permanencia británica en la UE. No obstante, May tuvo muy poca participación en la campaña para el referéndum, lo que la sitúa en una posición intermedia entre un Partido Conservador dividido entre euroescépticos y proeuropeos.

De todos modos, ha dicho que acatará lo decidido: "Brexit significa Brexit", aseguró ayer May, descartando un segundo referéndum o "un reingreso en la UE por la puerta trasera".

Además de May y Gove, también aspiran al liderazgo tory el secretario de Estado de Trabajo y Pensiones Stephen Crabb, el antiguo ministro de Defensa Liam Fox, y la secretaria de Estado de Energía Andrea Leadsom.

Como hay más de un candidato, los diputados elegirán a dos finalistas, quienes serán sometidos al voto de los 150.000 militantes. Finalmente, el 9 de septiembre se conocerá al nuevo líder conservador y Primer Ministro.

"Creo que May tiene la mejor opción de ganar la elección y debería considerarse la actual favorita. Ella ha sido ministra del Interior durante seis años y en términos generales lo ha hecho bien. Es una apuesta segura y ha dejado claro que ella va a implementar la decisión del Brexit, lo que es importante para los tories que votaron por la salida de la UE, pero además mostró su lealtad al apoyar al Primer Ministro en el referéndum, pese a ser euroescéptica", señaló a "El Mercurio" Nicholas Allen, cientista político de la University of London.

David Dunn, politólogo de la University of Birmingham, también apuntó al favoritismo de May: "La disputa será realmente una carrera de a dos, el resto de los candidatos solo se están perfilando para futuras contiendas. Antes era entre Johnson y May, pero ahora la pelea es entre Gove y May. A Gove muchos miembros del partido no le perdonarán haber apuñalado a Boris y, además, es enormemente impopular en el país por su estilo intimidante y su falta de humor", comentó en relación con el ex ministro de Educación de 48 años, nacido y criado en Escocia. "Yo predigo que May ganará fácilmente la contienda. Tiene experiencia, menos enemigos y es más proclive a unir al partido. Y, como mantuvo un bajo perfil en el referéndum, fue la menos dañada", aseguró Dunn sobre esta ministra de 59 años que, por la dureza de sus discursos, incluso ha sido comparada en ciertos aspectos con Margaret Thatcher.

El más perjudicado, coinciden los analistas, es Johnson, quien falló en su cálculo respecto del apoyo de Gove y quedó muy cuestionado por su falta de consecuencia tras el Brexit. "Boris no quería ser el líder en el actual panorama, que es muy malo, y menos cuando la economía vaya en picada", concluyó Peter Taylor-Gooby, de la Universidad de Kent.

Según Allen, la renuncia de Johnson se pudo haber debido a que temía perder frente a May, pero además al hecho de que asumir ahora en el 10 de Downing Street podía ser "un cáliz envenenado": "Él consideraría que cualquiera que se convierta en Primer Ministro será culpado de todo lo que salga mal, ya sea una recesión, el posible quiebre de Gran Bretaña, el fracaso en frenar la inmigración o los duros términos de la UE. Se ha sugerido que Johnson podría tratar de ser el líder en 2020, pero su decisión de no participar en la elección ha herido su reputación incluso más allá. Hoy es visto con desdén y rabia".

Hay que recordar, sin embargo, que Shakespeare siempre reservó giros para el último acto.

 


Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir
Boris Johnson , principal impulsor del Brexit, desistió de su candidatura a Primer Ministro.
Boris Johnson , principal impulsor del Brexit, desistió de su candidatura a Primer Ministro.
Foto:FRANCE PRESSE

[+] Vea más fotos


Servicios El Mercurio
   Suscripciones:
Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.
   InfoMercurio:
Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.
   Club de Lectores:
Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.


Otros Servicios
   Defunciones
   Ediciones anteriores
   Propiedades
   Suscripciones
   Empleos
   PSU@El Mercurio
   Contratar publicidad
   Club de Lectores
   Clase Ejecutiva
   El Mercurio - Aguilar
 


Buscador emol.com Ir al demo interactivo Buscador emol.com
0  
Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales