Desde construir páginas web a crear aplicaciones para celulares:
Aprender a programar no es solo cosa de niños

Para aquellos adultos alejados del mundo de la informática que se interesan por conocer esta área, entender su funcionamiento y manejar ese "idioma", existen clases en línea y presenciales, muchas gratuitas.  

Alexis Ibarra O. 

Nunca es tarde para aprender. Lo sabe Rodrigo Hein (29), que tras varios años de dejar la universidad se animó a aprender a programar, algo diametralmente diferente a su profesión de psicólogo.

"Desde chico me gustó mirar las cosas que hacía mi hermano mayor que es informático y siempre quise hacer lo mismo. Mi camino derivó por el lado humanista; estudié, me titulé, pero siempre me quedó dando vueltas ese bichito", dice.

En febrero comenzó a estudiar en Desafío Latam, una empresa con presencia en varios países de la región y que ofrece cursos para aprender a programar a adultos. El más completo, Full-Stack Developer, es de 270 horas y contempla 18 semanas. Su precio es similar al de un diplomado.

"Aprender programación me permitió hacer mi propio proyecto y emprender con mis ideas, sin tener que depender de otra persona", dice Hein, quien trabaja en el Depto. de Recursos Humanos de una empresa.

En los últimos dos años, los talleres y cursos para aprender a programar han experimentado un explosivo crecimiento. La mayoría de ellos se enfocan en niños y adolescentes porque es una de las habilidades que se les exigirán cuando entren al mundo laboral.

Sin embargo, los adultos también pueden formar parte de este mundo que antes era privilegio de "computines".

"Estamos rodeados de tecnología, todas nuestras actividades de alguna u otra forma implican interactuar con algún dispositivo que está programado para ayudarnos a tomar mejores decisiones, trabajar de una forma más óptima, comunicarnos o entretenernos. Por eso es esencial que los adultos entendamos la lógica que hay detrás de estos aparatos, así les sacaremos más provecho para mejorar la calidad de nuestras vidas", dice Cecilia Reyes, académica del Departamento de Informática de la U. Técnica Federico Santa María.

Hay múltiples opciones para empezar, muchas no implican gasto: cursos en línea, manuales, talleres de capacitación presenciales. Lo importante, dice Reyes, es "atreverse, tener paciencia y ser perseverante. Partir de a poco e ir paso a paso".

Los que recién incursionan en esta área pueden empezar con las mismas herramientas con las que aprenden los niños, ya que así entenderán la lógica tras la programación.

Es el caso de Scratch ( scratch.mit.edu ), curso desarrollado por el Instituto Tecnológico de Massachusetts, MIT. Funciona en la web -por lo que no hay que instalar nada- y consiste en bloques de programación en los cuales el usuario va cambiando las variables. Se puede empezar creando un simple juego, para ir haciendo cosas cada vez más complejas.

En Code.org ( studio.code.org ) existe abundante material para aprender. Hay clases más avanzadas donde se introduce al estudio de lenguajes como Python o JavaScript.

Otro lenguaje

Más avanzados son los cursos de Codeacademy ( www.codecademy.com/es/ ), una plataforma gratuita para aprender a programar usada por cerca de 25 millones de personas. Entre las destrezas que se pueden adquirir están hacer un sitio web, conocer SQL (bases de datos) y lenguajes de programación como PHP, Python, Ruby o jQuery, entre otros.

"Aprender a programar en el siglo XXI es como aprender inglés en el siglo XX", dice Pablo Ferreiro, cofundador de CoderHouse ( www.coderhouse.com ), una plataforma que ofrece cursos online y presenciales. En su academia han estudiado, por ejemplo, gerentes de marketing a quienes les toca liderar proyectos para los que la programación es esencial.

Para autodidactas, Ferreiro recomienda Acamica.com y la ya mencionada Codeacademy. En tanto, los cursos de CoderHouse, dice, cuentan con la asesoría de un profesor, se trabaja en equipos con compañeros de clases y se puede optar por cursos online y presenciales. Sus cursos están pensados para personas de 16 a 60 años, son pagados, pero cuentan con un programa de becas para quienes no tienen recursos.

 Apple también se suma

Swift PlayGrounds se llama la aplicación anunciada por Apple y que permite que grandes y chicos aprendan el lenguaje de programación propio de las aplicaciones de esta compañía.



Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir
En CoderHouse los alumnos pueden optar por clases presenciales o en línea, siempre monitoreados por un profesor y ejecutando proyectos.
En CoderHouse los alumnos pueden optar por clases presenciales o en línea, siempre monitoreados por un profesor y ejecutando proyectos.
Foto:CoderHouse

[+] Vea más fotos


Servicios El Mercurio
   Suscripciones:
Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.
   InfoMercurio:
Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.
   Club de Lectores:
Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.


Otros Servicios
   Defunciones
   Ediciones anteriores
   Propiedades
   Suscripciones
   Empleos
   PSU@El Mercurio
   Contratar publicidad
   Club de Lectores
   Clase Ejecutiva
   El Mercurio - Aguilar
 


Buscador emol.com Ir al demo interactivo Buscador emol.com
0  
Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales