Narración de un sofisticado mandarín

 

Las notas críticas que figuran en la contraportada de este libro -extraídas de importantes diarios británicos-, del tono de "mordaz, ingeniosa, demoledora... es una verdadera obra de arte, una recompensa", o "genera una profunda satisfacción estética", o "un logro notable... no es la obra de un autor solo conocedor del dolor y la elocuencia, sino del consuelo de aprender a mirar y escuchar" interponen entre este texto y su lector una espesa cortina de prestigio, la cual, sumada al aura de respetabilidad autoral que emana de la gloriosa trayectoria de Banville, dificulta una aproximación honesta que pretenda acercarse a sus auténticos méritos.

Al leer a John Banville no se puede sino evocar "el estilo mandarín" definido por Cyril Connoly como ese amaneramiento característico de la escritura de algunos grandes autores ingleses y europeos que usan un lenguaje "que expresa más de lo que sienten". En La guitarra azul , su última novela, se despliegan las virtudes de ese estilo, aunque, detrás de su preciosa superficie, queda flotando, precisamente, la sensación de que lo expresado excede lo que podía expresarse, que ese sentido profundo insinuado en sus páginas es ficticio, al fin de cuentas, pero que la habilidad literaria del autor logra construir en torno a esa nebulosa un texto en el que aquel parece hallarse contenido y que solo un buen lector, el lector ideal de Banville, puede captar, descifrando la elegante filigrana de su escritura. "¿Cuál es mi verdadero tema? -señala- ¿Hablamos de autenticidad? Desde el inicio, mi único objetivo fue dar forma a la tensión informe que flota en la oscuridad de mi cerebro igual que la imperecedera imagen posterior a un relámpago".

Dejando de lado esa pretensión de profundidad, la historia de la novela, desvestida de su dorada ornamentación, no es tan difícil de narrar: Oliver Orme, un pintor irlandés cincuentón, atraviesa por una crisis matrimonial y de creatividad. Ha abandonado la pintura, en la cual había ganado un buen reconocimiento, y se involucra, como un adolescente en su primer enamoramiento, en una aventura amorosa con Polly, la señora de su mejor amigo, a la cual también abandona cuando su infidelidad sale a la luz. En permanente fuga, divagación y rememoración, la historia es narrada por el propio Oliver, en un monólogo libre, escrito con elegancia y desparpajo, en un logrado lenguaje pictórico, con referencias estéticas y literarias abundantes, alguna que otra reflexión perspicaz y un humor constante que dispara contra todos y, en particular, contra sí mismo.

El narrador y protagonista es un antihéroe que guarda una estrecha filiación con Herzog, de Saul Bellow, pero sin alcanzar la brillante lucidez y celeridad del lenguaje de este. Su descenso -porque La guitarra azul es una historia de decadencia, frustración y muy incipiente redención- se salva de caer en una empalagosa tragedia por la comicidad que introduce Banville de manera progresiva en la construcción de sus personajes y situaciones, y por su capacidad de jalonar el relato con escenas y descripciones de un lirismo de bellas resonancias, especialmente hacia el final, cuando el cerco de la derrota del protagonista lo acosa por todos los costados, y su desorientado vagabundeo lo devuelve al nudo de su infancia, forzándolo a sacudir los prejuicios con que había trabado su imagen paterna y materna. Los elocuentes e ilustrados anzuelos que Banville inserta astutamente en el relato son artificios que más bien son concordantes con el autor, ciertamente refinado literariamente, pero no tanto con el perfil del narrador mismo.

La humanidad -la piedra de toque de una buena narración- emerge nítida, en cambio, en los momentos en que Banville relata con sencillez y concreción sensorial episodios puntuales de la vida de Oliver. Así, al final de la novela, alcanza ese punto alto cuando el protagonista recuerda cómo, estando enfermo en su niñez, su padre ingresaba silencioso a su pieza cada noche y, colocando con suavidad la mano bajo su cabeza, levantándola apenas, giraba "la apestosa, empapada y caliente almohada hacia el lado fresco".

En el decurso del relato el personaje experimenta el desmoronamiento de su oficio, de su matrimonio y de la inflada autoimagen erótica, y ese doloroso viaje de aprendizaje es volcado en un texto confesional en que el robo, el amor y el arte concurren en un eje triste y divertido a la vez, donde aquellos tres principios -lo lírico, lo trágico y lo cómico- se van trenzando de manera progresiva. Es esa urdimbre la que concede mayor valor -aunque no al grado de obra maestra- a La guitarra azul , y es ella la que torna placentera e interesante su lectura.

 


Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir
<p><b>John Banville Wexford, Irlanda, 1945<br/></b>Es autor de novelas como <b>Eclipse</b> , <b>Imágenes de Praga</b> , <b>El mar</b> (Premio Booker 2005) y <b>Antigua luz</b> . También escribe novela negra bajo el seudónimo de Benjamin Black y algunas de sus obras son: <b>El secreto de Christine</b> , <b>El otro nombre de Laura</b> y <b>La rubia de ojos negros</b> . En 2014 fue galardonado en España con el Premio Príncipe de Asturias de las Letras.</p>

John Banville Wexford, Irlanda, 1945
Es autor de novelas como Eclipse , Imágenes de Praga , El mar (Premio Booker 2005) y Antigua luz . También escribe novela negra bajo el seudónimo de Benjamin Black y algunas de sus obras son: El secreto de Christine , El otro nombre de Laura y La rubia de ojos negros . En 2014 fue galardonado en España con el Premio Príncipe de Asturias de las Letras.


Foto:REUTERS

[+] Vea más fotos


Servicios El Mercurio
   Suscripciones:
Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.
   InfoMercurio:
Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.
   Club de Lectores:
Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.


Otros Servicios
   Defunciones
   Ediciones anteriores
   Propiedades
   Suscripciones
   Empleos
   PSU@El Mercurio
   Contratar publicidad
   Club de Lectores
   Clase Ejecutiva
   El Mercurio - Aguilar
 


Buscador emol.com Ir al demo interactivo Buscador emol.com
0  
Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales