La confusión japonesa cuando Estados Unidos buscaba apoyo para invadir Irak

 

Fue el 10 de marzo de 2003. En estos días, a raíz de un lapidario informe que cuestionaba la actuación de Tony Blair y su irrestricto apoyo a la invasión de Irak encabezada por Estados Unidos bajo el gobierno de George Bush, varios se han acordado del rol que jugó el entonces Presidente Lagos, cuando Chile integraba el Consejo de Seguridad de la ONU y los norteamericanos intentaban conseguir su apoyo a la guerra. En ese contexto, un aliado clave de Bush era el Premier japonés, Junichiro Koizumi. Y fue quien se comunicó con Lagos ese 10 de marzo, intentando lograr su respaldo. Lo que pocos saben -y que ahora han traído a la memoria quienes conocen la historia- es que entonces las diferencias culturales y las dificultades idiomáticas les jugaron una mala pasada a los dos líderes. El Presidente chileno tenía claro el rechazo de Chile a la petición de respaldar la guerra, pero el Primer Ministro del Japón no lo entendió con claridad. Tanto así, que habría luego alentado las esperanzas de Bush, quien al recibir directamente y tiempo después el no de Lagos se habría incluso sorprendido. El impasse habría introducido ruidos en la relación Chile-Japón, los que solo quedarían superados con la visita que en noviembre de 2004 realizó Koizumi al país.

 


Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir


Servicios El Mercurio
   Suscripciones:
Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.
   InfoMercurio:
Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.
   Club de Lectores:
Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.


Otros Servicios
   Defunciones
   Ediciones anteriores
   Propiedades
   Suscripciones
   Empleos
   PSU@El Mercurio
   Contratar publicidad
   Club de Lectores
   Clase Ejecutiva
   El Mercurio - Aguilar
 


Buscador emol.com Ir al demo interactivo Buscador emol.com
0  
Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales