Ciudadanos turcos salen a celebrar el fracaso de la asonada en las calles de Ankara y Estambul:
Erdogan lanza purga contra jueces y militares para imponer mano dura tras intentona golpista

El levantamiento dejó 265 muertos. La policía detuvo a 2.839 efectivos y fueron despedidos 2.745 magistrados.  

Alicia Tagle Crichton 

En un ambiente de celebración, miles de personas salieron ayer a agitar sus banderas turcas por las calles de Estambul tras el fracaso de la sangrienta intentona golpista que el viernes en la noche pretendió derrocar al gobierno del Presidente Recep Tayyip Erdogan. La asonada, liderada por un grupo rebelde del Ejército, parece haber derivado en un reforzamiento del poder del Mandatario, quien aprovechó el respaldo popular para lanzar una purga contra los jueces y los militares en el país.

De acuerdo con las cifras del gobierno, el levantamiento dejó 161 muertos y 1.440 heridos. Las fuerzas armadas aseguraron que además 104 golpistas murieron, aumentando el total de fallecidos a 265.

"Estos cobardes tendrán el castigo que se merecen", amenazó el Primer Ministro, Binali Yildirim, quien señaló que 2.839 militares fueron detenidos y cinco generales y 29 coroneles fueron destituidos. En tanto, el gobierno pidió a Grecia la extradición de ocho golpistas que llegaron en un helicóptero militar a Alejandrópolis para pedir asilo.

La purga se extendió también al sector judicial con la destitución de 2.745 magistrados y la detención de otros 10 jueces.

El intento de golpe fue condenado de inmediato por la comunidad internacional, que respaldó al gobierno democráticamente elegido e hizo un llamado a la estabilización del país. Es que Turquía tiene un rol geopolítico crucial: único miembro del mundo musulmán en la OTAN, tiene el segundo ejército más grande de la Alianza después de Estados Unidos, y cuenta además con una ubicación privilegiada, como puente entre Asia y Europa. El país es considerado un aliado clave para las potencias occidentales en su estrategia para Medio Oriente, y presta sus bases para que desde ahí salgan los aviones que participan en la coalición que ataca al Estado Islámico. Y en los últimos meses se ha convertido en una pieza fundamental para la contención de la ola migratoria desde los países de Medio Oriente y el norte de África hacia Europa.

En la mañana los enfrentamientos ya habían disminuido en las dos principales ciudades del país, Ankara y Estambul, que en la madrugada fueron sacudidas por explosiones, mientras aviones de combate pasaban rasantes sobre la población, helicópteros bombardeaban edificios administrativos, soldados ocupaban posiciones estratégicas en sus calles y puentes, y bloqueaban tanto las redes sociales como la transmisión de la televisión.

Acusación

Unos 50 soldados que participaban del golpe se rindieron en uno de los puentes que cruza el Estrecho del Bósforo en Estambul después del amanecer, con las manos en alto tras abandonar sus tanques. Muchos fueron atacados por partidarios del gobierno. En menos de dos horas, las fuerzas progubernamentales controlaron la sede central del Ejército turco.

"Este levantamiento es un regalo de Dios porque será el motivo para limpiar nuestro Ejército" de los "traidores" leales a Fetullah Gülen, había dicho Erdogan al llegar en la madrugada de ayer a Estambul desde la ciudad de Marmaris (suroeste), donde estaba de vacaciones.

El gobierno acusó que la "estructura paralela" de Gülen, un clérigo musulmán autoexiliado en EE.UU., estaba detrás del intento de golpe. El religioso (75) ha sido acusado en reiteradas oportunidades de tratar de fomentar una insurrección en el Ejército, en los medios y en el sistema judicial. "Que nos entreguen al personaje de Pensilvania", dijo ayer el Mandatario, pidiendo la extradición del clérigo (ver perfil).

"Como alguien que ha vivido bajo varios golpes militares en las últimas cinco décadas, es especialmente insultante que se me acuse de tener algún vínculo con un intento de esa naturaleza", sostuvo Gülen.

John Kerry, el secretario de Estado de EE.UU. -país del cual Turquía es un socio clave en el mundo musulmán-, llamó a Ankara a presentar pruebas de la vinculación de Gülen.

Alegría en Estambul

Las ciudades lentamente comenzaron a retomar ayer la calma, después de una caótica noche, en la que miles de personas se tomaron las plazas y se abalanzaron sobre los tanques y soldados desde que Erdogan hiciera un llamado a frustrar desde la calle el golpe de Estado.

"Una vez que hubo certeza de que esto (la intentona) terminó, la gente comenzó a salir en la tarde a celebrar en Estambul", comentó a "El Mercurio" Miljenko Omer Shoque, quien asegura que había pocos locales comerciales abiertos y más temprano no había mucha gente fuera de sus casas. En la tarde, multitudes celebraban en las plazas con música religiosa y moviendo sus banderas. Los videos que grabó Shoque, un chileno que vive en la ciudad turca, muestran a los autos tocando sus bocinas y la gente celebrando en la avenida Fevzi Pasha, cuando ya oscurecía. "La gente incluso ha venido a la estación de policías para felicitarlos", agregó.

En Ankara, el ambiente parecía ser menos festivo, según contó a este diario la periodista turca Bahar Bakir Yurdakul. "El gobierno dice que la gente tiene que quedarse en las calles porque hay una posibilidad de que haya otra iniciativa golpista", comentó la reportera, y agregó que en la capital la gente solo salió de sus casas para asistir a las marchas o por una necesidad en particular.

Por la tarde, el Parlamento realizó una sesión especial en la que el Primer Ministro Yildirim describió lo ocurrido como "una fiesta de la democracia", destacando que la población se había opuesto a los golpistas. Yildirim -del partido islamista AKP- obtuvo el respaldo de las tres formaciones de la oposición, que condenaron el intento de golpe, aunque criticaron la deriva autoritaria del gobierno. Erdogan es frecuentemente acusado de gobernar de manera déspota y de reprimir a la prensa, entre otras cosas, mientras busca cambiar la Constitución para aumentar el poder del Mandatario convirtiendo la actual república parlamentaria en una presidencialista.

"¡Dinos que matemos, y mataremos!", gritaba una multitud en apoyo a Erdogan, que incluso pedía pena de muerte para los militares rebeldes, en protestas afuera del Parlamento.

"Muchas de las personas que salieron a las calles eran muy 'erdoganistas', pero otras solo estaban en contra de una dictadura militar y estas dos tendencias fueron las que se combinaron e hicieron el golpe imposible", explicó a "El Mercurio" Bayram Balci, analista turco del Carnegie Endowment. Sostuvo que la intentona fracasó también porque "no fue impulsada por la alta jerarquía militar".

Balci advierte que ante lo ocurrido, "a ciencia cierta, el gobierno de Erdogan se hará más autoritario y se beneficiará de la imagen positiva que significa haber frenado este empujón. Se intensificará su guerra contra sus adversarios, especialmente aquellos que han sido implicados en el fallido golpe de Estado".

Turquía ha vivido cuatro golpes de Estado -1960, 1971, 1980 y 1997-, y la del viernes es la cuarta intentona que enfrenta el país, aunque es primera vez que la población sale a defender con fuerza su democracia.

 Las 10 horas del golpe

22:29 El puente Bósforo y el puente Fatih Sultan Mehmet de Estambul son cerrados. Poco despúes se escuchan disparos en Ankara. Aviones y helicópteros militares sobrevuelan la capital y Estambul.

23:02 El Primer Ministro turco, Binali Yildirim, dice que hay un intento de golpe de Estado en curso y pide calma.

23:25 Ejército de Turquía sostiene que tomó el poder para proteger el orden democrático.

23:38 CNN Turk informa que el Presidente de Turquía, Erdogan, está a salvo.

23:57 Se restringe el acceso a Facebook, Twitter, YouTube y otras redes sociales en Turquía.

23:58 Soldados se toman los edificios del canal estatal turco TRT en Ankara. Minutos después el canal emite un comunicado con órdenes de militares; asegura que se redactará una nueva Constitución, que el país será gobernado por un "consejo de paz" y que se impuso la ley marcial y toque de queda.

00:22 El Primer Ministro dice en Twitter que se hará todo para neutralizar la intentona, incluso si eso significa muertos. Por su parte, Erdogan pide a la gente que salga a las calles para protestar contra el golpe.

00:51 Un helicóptero militar abre fuego sobre Ankara y se informa de una explosión en la ciudad.

01:03 Ministro de Justicia dice que miembros de un movimiento leal al clérigo Fethullah Gülen, al interior del Ejército, están detrás del levantamiento.

01:08 Tanques rodean el edificio del Parlamento y abren fuego. Se escuchan disparos en el aeropuerto de Estambul. Casi a las 02:00 un avión de combate derriba a un helicóptero militar usado por golpistas sobre Ankara.

02:04 17 policías mueren en un cuartel general de las fuerzas especiales en Ankara.

02:39 Una bomba estalla en el Parlamento en Ankara. Luego, el gobierno declara zona de exclusión aérea sobre la capital.

03:20 Un avión oficial, en el que viaja Erdogan, aterriza en Estambul.

03:45 La cadena CNN Turk interrumpe sus transmisiones y un presentador dice que soldados entraron en sus salas.

03:45 Unos 30 soldados rebeldes entregan sus armas tras ser rodeados por la policía. Tres horas más tarde otros 50 soldados abandonan sus tanques en Estambul.

08:10 La sede central del Ejército turco es controlada por fuerzas progubernamentales.

El rol clave de las redes sociales

El Presidente Recep Tayyip Erdogan y sus colaboradores utilizaron las comunicaciones modernas ágilmente. Solo 20 minutos después del anuncio de los militares rebeldes, el Primer Ministro, Binali Yildirim, recurrió a Twitter para denunciar el golpe y asegurar que el alto mando de las FF.AA. no apoyaba la revuelta.

Poco despúes, Erdogan usaba la función de video FaceTime (en su propio iPhone) para conectar con el teléfono de una periodista y transmitir su mensaje en directo por CNN Turk, que los conspiradores trataron de silenciar sin éxito.

Los líderes turcos siguieron una larga tradición de revolucionarios que echaron mano a los nuevos medios, desde Martín Lutero que en 1517 se valió de la imprenta para denunciar a la Iglesia Católica, hasta el ayatolá Ruhollah Jomeini que en 1979 divulgó por todo Irán su mensaje contra el Sha en casetes que eran regrabados.

Las redes sociales han hecho más difícil que los gobiernos escondan las noticias y las críticas. Y en Turquía, el viernes, los leales a Erdogan las usaron para informar que el Presidente estaba a salvo y libre, aunque no tenían acceso a la TV estatal, tomada por los rebeldes. Fue una herramienta clave para convocar a los ciudadanos a repudiar el golpe en las calles y evidenciar la debilidad de los militares rebeldes.



Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir
Militares rebeldes fueron golpeados por los civiles tras rendirse.
Militares rebeldes fueron golpeados por los civiles tras rendirse.
Foto:Reuters

[+] Vea más fotos


Servicios El Mercurio
   Suscripciones:
Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.
   InfoMercurio:
Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.
   Club de Lectores:
Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.


Otros Servicios
   Defunciones
   Ediciones anteriores
   Propiedades
   Suscripciones
   Empleos
   PSU@El Mercurio
   Contratar publicidad
   Club de Lectores
   Clase Ejecutiva
   El Mercurio - Aguilar
 


Buscador emol.com Ir al demo interactivo Buscador emol.com
0  
Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales