Anuncian nuevo sistema de selección para agosto:
Falta de formación, malas condiciones laborales y politización golpean a los funcionarios del Sename

Los cuestionamientos a quienes trabajan en el Servicio Nacional de Menores han ido en aumento tras los polémicos casos de muertes y maltrato al interior de los centros. Jornadas laborales extensas, ausentismo y pocas exigencias a la hora de seleccionar al personal son algunas de las falencias que identifican ex directores y funcionarios del servicio.  

Ignacia Godoy y Magdalena Grondona 

Llegó a su oficina y sobre su escritorio encontró un gran libro negro. Marcelo Zapata, director del Sename entre 1999 y 2002, no sabía de qué se trataba, así que le preguntó a su secretaria. Era un sumario a un trabajador del servicio por abuso sexual.

En su administración, recuerda cerca de 10 a 15 archivos con los resultados de investigaciones de distinta índole que llegaron a su oficina.

Este caso en particular ya estaba resuelto, por lo que a él solo le correspondió oficializar la destitución del funcionario. Pero también le mostró el factor crítico que representan para la tarea del Sename las características de quienes allí se desempeñan.

"Hay que ser muy acucioso, porque se están contratando personas que van a trabajar con niños vulnerables, a quienes la política social no los ha ayudado", dice Zapata.

Este año, el servicio se ha visto en el centro de la polémica, con casos como el ocurrido en marzo pasado en un centro de trato directo en Limache, cuando un empleado fue descubierto repartiendo dulces con cocaína, y la muerte, en abril pasado, de Lissette, una menor de 11 años. A esto se añade la cifra dada a conocer por la comisión investigadora de la Cámara que indaga irregularidades en el servicio, que reveló que 185 niños han fallecido en el Sename desde 2005. Y, recién el viernes, otra noticia copó la atención: la fuga de 14 menores desde un centro en Arica.

Debido a la suma de estas irregularidades, el director actual, Hugo Herrera, anunció cambios al servicio, dentro de los cuales se encuentra una reforma al proceso de selección de los funcionarios, que se comenzará a implementar el 1 de agosto de este año. La noticia la dio a conocer a principios de este mes, a propósito de las críticas al Sename, en cuanto a la calidad de los centros, el bajo presupuesto, y, precisamente, con respecto a cómo se elige y capacita al personal.

"No es un trabajo cualquiera"

Sobre este aspecto, ex directores y funcionarios coinciden en que no es un trabajo "cualquiera". El desgaste, la falta de motivación y personal poco apto para las tareas son sus principales diagnósticos.

Actualmente, en el servicio hay 4 mil 274 trabajadores. Estos se dividen en funciones de dirección, jefatura, coordinación y educadores de trato directo, quienes están a cargo de los menores en los centros las 24 horas del día. Del total de funcionarios, solo 40 son de planta, 3 mil 938 a contrata y 296 a honorarios.

El proceso de selección se hace a través de concurso público, e incluye test sicológicos y entrevistas, pero -coinciden los testimonios de ex directivos y funcionarios- las exigencias no son altas y los perfiles de cargo resultan difusos.

Designaciones por cuoteo político

A tales problemas se añade otro que denuncia Francisco Estrada, director en 2010: la politización. "Los procesos de contratación tienen muy poco escrutinio, con fuerte influencia, sobre todo en regiones, de caciques locales que ponen a militantes de partidos en el servicio", dice.

Esto ocurre tanto en la planta como en las contratas, agrega.

Similar opinión tienen los funcionarios, quienes dicen que se incluyen personas poco capacitadas para los cargos.

Alicia del Basto, presidenta de la Asociación de Funcionarios del Sename y empleada del área de capacitación del servicio, lo ratifica. Y agrega que hay algunas personas que incluso no pasan los tests psicológicos.

Las asociaciones que agrupan a los trabajadores también reflejan esa politización. Según quienes conocen el servicio, el Partido Comunista y la Democracia Cristiana son las colectividades más fuertes en los principales gremios del Sename. A nivel de directivos, en tanto, el mundo político siempre ha considerado esta como una repartición "controlada por la DC".

Déficit de formación en temas de menores

René Sáez, ex funcionario durante seis años del Centro de Internación Provisoria y Centro de Régimen Cerrado San Joaquín, relata su experiencia: "Cuando entré, en 2010, pedían experiencia como educador y cuarto medio". En su caso, había cursado tres años de Trabajo Social, sin terminar la carrera. Cree que fue contratado por su trabajo con niños en el Hogar de Cristo, independientemente de que no tenía título profesional. "No hay profesionalización de personas que trabajen con niños que tienen sus derechos vulnerados; es una falencia del sistema", cuenta al respecto la ex directora del Sename Paulina Fernández.

Reclaman insuficiente capacitación

Una vez seleccionados, a los funcionarios no se les dan muchas herramientas para ejercer sus labores, reclaman. Las capacitaciones son anuales, y solo se considera a un porcentaje de los trabajadores, que este año ronda el 29%. Según los mismos empleados, los que más participan son los que llevan más tiempo en el servicio. Estas formaciones se impartes a través de diplomados licitados entre universidades o centros técnicos.

A pesar de esto, dicen que no son suficientes.

"Cuando ingresa una persona se le da un librito del servicio, y alguien le cuenta el a, b, c del Sename"

"En un servicio como este se requiere una constante capacitación para ir mejorando las herramientas de trabajo. Lo que hay es insuficiente para las necesidades que existen", dice Eugenio San Martín, director del Servicio entre 2002 y 2008.

Estrada coincide, y agrega que la mayoría de las instituciones a cargo de la formación "nunca en su vida habían hecho investigaciones sobre temas juveniles".

A esto se suma el que los funcionarios dicen recibir a menudo capacitación sobre temas que ya saben o que no les competen.

"Solo tuve un curso, que tenía que ver con tratamiento de fármacos a los niños, cosas que en realidad no servían de mucho, porque yo no manejaba esa área; eso lo veía el psiquiatra", cuenta René Sáez, quien agrega que participó en otros talleres, sobre seguridad.

Por eso, y más allá de los mecanismos oficiales de capacitación, los trabajadores convienen en que la manera mpas efectiva de formarse es a través de los mismos funcionarios del centro, quienes les enseñan a los recién llegados.

"Cuando ingresa una persona, se le da un librito del servicio, y alguien le cuenta el A, B, C del Sename", dice Del Basto.

Atención sicológica en tres minutos

Otro punto crítico, aseguran los trabajadores, es lo que estiman insuficiencia de personal especializado.

Ejemplo de esto es la atención psicológica a los menores internos en los centros. Como explica Sáez, en San Joaquín, por ejemplo, "debiera haber cinco educadores por casa, y hay uno"; además, solo tienen dos psiquiatras, y a cada uno le corresponden, aproximadamente, 120 niños, lo que se traduce en tres minutos por menor, según el ex funcionario.

Esto se replica en regiones, como señala Bernardo Neira, educador de un centro en Concepción, quien dice que hay un psiquiatra para cuatro centros de la zona, "cuando debería ser uno por cada uno".

Ausentismo por estrés o abuso de licencias

Los funcionarios concuerdan en que el déficit de personal especializado repercute en sus jornadas laborales, sueldos y desgaste emocional, lo que transforma su trabajo en poco atractivo.

"Los turnos son un desastre. Hay un nivel de ausentismo grande por estrés o abuso de licencia", dice San Martín.

Según el ex director, "la gente está poco motivada y cansada", en lo que concuerdan los demás ex directores, quienes dicen que en su administración la mayoría de las personas mostraban desgaste y falta de entusiasmo para realizar el trabajo.

Este ausentismo genera como consecuencia que las jornadas laborales duren más de lo necesario. Del Basto cuenta que, como trabajan con sistemas de turnos de 12 horas, en caso de que no llegue el encargado del turno siguiente, esa persona se debe quedar reemplazándolo, cumpliendo, en algunos casos, hasta 36 horas de jornada.

El nuevo proceso de selección anunciado por el actual director contemplará la descentralización y optimización del mismo. Además, estandarizará aspectos como los perfiles de cargo y criterios de evaluación, y simplificará la composición de las comisiones evaluadoras, lo que esperan en el servicio que suba los estándares de calidad de los funcionarios.

 Cuál es la realidad de un centro del SenameAlberga a 101 menores:

Los niños que viven en el CREAD de Pudahuel se levantan todos los días a las 6:45 AM. Su rutina parte con su aseo personal. Luego, los 101 menores que duermen en el centro ayudan a poner la mesa para el desayuno, y se van al colegio. A la hora de almuerzo, todos se vuelven a reunir en la mesa del comedor, tras lo que se dedican a los talleres que los funcionarios preparan para ellos. A las 19:30, después de la cena, vuelven a la cama.

Según el informe enviado por la directora del centro en diciembre del 2014 a la diputada Cristina Girardi, para los niños del centro, ese año había 102 funcionarios. Entre ellos, 69 administrativos, 15 auxiliares, dos secretarias, siete técnicos, una enfermera, dos asistentes sociales, un médico general y una psiquiatra. Esta última atendía tres veces a la semana y debía ver a 31 niñas y 13 niños, que padecían de depresión y trastornos de personalidad. El fármaco más utilizado para tratar a estos menores era el Aripiprazol, antipsicótico utilizado en casos de depresión, bipolaridad y esquizofrenia.

Para formar al personal, se llevaron a cabo capacitaciones dos años consecutivos, las cuales estuvieron a cargo de la carrera de Terapia Ocupacional de la Universidad de Chile.



Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir
Según un informe de 2014, en este centro había una psiquiatra que atendía tres veces a la semana y debía ver a 31 niñas y 13 niños, que padecían, principalmente, de depresión y trastornos de personalidad.
Según un informe de 2014, en este centro había una psiquiatra que atendía tres veces a la semana y debía ver a 31 niñas y 13 niños, que padecían, principalmente, de depresión y trastornos de personalidad.
Foto:ESTEBAN FUENTES

[+] Vea más fotos


Servicios El Mercurio
   Suscripciones:
Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.
   InfoMercurio:
Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.
   Club de Lectores:
Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.


Otros Servicios
   Defunciones
   Ediciones anteriores
   Propiedades
   Suscripciones
   Empleos
   PSU@El Mercurio
   Contratar publicidad
   Club de Lectores
   Clase Ejecutiva
   El Mercurio - Aguilar
 


Buscador emol.com Ir al demo interactivo Buscador emol.com
0  
Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales