Será sustituido por Estonia en el Consejo:
Reino Unido da su primer paso hacia el Brexit al renunciar a ejercer la presidencia de la UE

En su primera visita al exterior, la Primera Ministra británica se reunió con la Canciller alemana para discutir la desconexión.  

 

El Reino Unido dio ayer su primer paso para separarse de la Unión Europea (UE) al renunciar a ejercer la presidencia rotativa semestral del bloque que le correspondía asumir el segundo semestre de 2017. La decisión de renunciar a su turno se inscribe en la perspectiva del Brexit, la salida de la UE, aprobada por los británicos en un referéndum el pasado 23 de junio.

Los representantes de los 28 estados miembros aprobaron que Estonia adelante su periodo y sustituya a Reino Unido a la cabeza del Consejo de la UE.

Antes de hacerla pública, la decisión de Londres fue comunicada por la Primera Ministra británica, Theresa May, al presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, en la primera conversación telefónica entre ambos desde que la Jefa del Gobierno conservador reemplazara la semana pasada en el cargo a David Cameron, quien renunció tras el triunfo del Brexit.

Luego May inició ayer su primer viaje al exterior en Alemania, donde visitó a la Canciller Angela Merkel. Mientras hoy se reunirá con el Presidente de Francia, François Hollande, en un intento por sondear a los dos líderes más poderosos de la UE, ya que se espera que los principales estados del grupo asuman el liderazgo de las conversaciones cuando se inicie el proceso oficial de salida.

Para dar comienzo al proceso de separación, Londres tiene que invocar el Artículo 50 del Tratado de Lisboa de la UE, el que May ya advirtió no solicitará este año con el argumento de que hay que preparar bien las negociaciones que se avecinan.

Inmediatamente después del referéndum del 23 de junio, Merkel había exigido una aclaración "rápida" de las intenciones británicas, pero luego se mostró más dispuesta que otros dirigentes europeos a darle tiempo a la nueva Premier británica y ayer se lo reiteró.

"Todos están interesados en que los preparativos se realicen de forma rigurosa, que las posiciones estén claras, y creo que es absolutamente comprensible que Reino Unido necesite algo de tiempo para esto", dijo la Canciller.

Aunque luego advirtió que ese tiempo no es indefinido, pues "nadie quiere un largo periodo en el limbo", la flexibilidad de Merkel se explica por los intereses de Alemania -la principal potencia económica europea y la cuarta a nivel mundial- en Reino Unido, a donde destina el 8% de sus exportaciones y donde numerosas empresas alemanas tienen su sede.

El instituto de estudios económicos alemán DIW estimaba hace pocas semanas que la salida de Reino Unido de la UE le costaría a Alemania un tercio del crecimiento del PIB que prevé para este año: un 0,5% del 1,4% estimado para 2016.

Merkel recordó que "nosotros no hemos pedido al Reino Unido que se vaya de la UE", sino que la salida es una decisión adoptada por los ciudadanos británicos por medio de un referéndum que se debe respetar, aunque ese voto no es el que Berlín hubiera deseado.

Abogó igualmente por mantener unas relaciones "fuertes y constructivas" con el Reino Unido a nivel bilateral y multilateral, pues ambos países, miembros de la OTAN, afrontan desafíos comunes.

May aseguró que el Brexit no significa "alejarse de los socios europeos", con los que desea mantener relaciones "fuertes y constructivas", y garantizó a su anfitriona que su país observará mientras sea miembro de la UE todos sus "derechos y obligaciones". Esto significa el compromiso de Londres con los desafíos económicos, estratégicos y de seguridad que afronta el continente.

Damas fuertes

De las declaraciones de ambas se desprende que la visita de May a Berlín sirvió para algo más que para brindar a fotógrafos y cámaras de televisión las primeras imágenes de las dos damas fuertes europeas juntas.

Las líderes, a las que la prensa europea no deja de comparar por su similitud en edad, crianza y forma de hacer política, demostraron ayer que por sobre todo lo que más las une es el pragmatismo.

La reunión entre las dos mujeres que tendrán que encarar unas inéditas negociaciones en la UE -ningún miembro se ha salido del bloque desde su formación- se extendió por tres horas. Luego siguió una cena entre ambas, probablemente más sustanciosa que lo revelado ante los medios.

Theresa May continuará su minigira europea hoy en Francia, donde se entrevistará con el Presidente François Hollande.

 


Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir
Con honores militares fue recibida ayer en la Cancillería alemana en Berlín la Primera Ministra británica, Theresa May, donde la esperaba Angela Merkel para una reunión que se extendió por tres horas. Este es el primer viaje al exterior que emprende May, quien asumió su cargo hace una semana.
Con honores militares fue recibida ayer en la Cancillería alemana en Berlín la Primera Ministra británica, Theresa May, donde la esperaba Angela Merkel para una reunión que se extendió por tres horas. Este es el primer viaje al exterior que emprende May, quien asumió su cargo hace una semana.
Foto:REUTERS

[+] Vea más fotos


Servicios El Mercurio
   Suscripciones:
Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.
   InfoMercurio:
Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.
   Club de Lectores:
Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.


Otros Servicios
   Defunciones
   Ediciones anteriores
   Propiedades
   Suscripciones
   Empleos
   PSU@El Mercurio
   Contratar publicidad
   Club de Lectores
   Clase Ejecutiva
   El Mercurio - Aguilar
 


Buscador emol.com Ir al demo interactivo Buscador emol.com
0  
Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales