ELMERCURIO.COM Volver

 
Pippa Middleton se casa

Jueves 21 de julio de 2016

Pippa, que trabaja con sus padres y hermano como productora de fiestas, saliendo de su casa en el barrio de Chelsea esta semana, mostrando un anillo de compromiso que ha llamado la atención por su gran tamaño.



G. A. 

Desde el día en que llevó la cola del vestido de novia de su hermana Kate en 2011, Pippa Middleton se convirtió en una figura en el mundo entero. Se le apodó la "extrovertida" de los Middleton, por su alocado estilo de vida, que incluía fiestas, topless y varios romances. Constantemente en el ojo del huracán, ha tratado infructuosamente de perfilarse como columnista, deportista y mujer "todo terreno". Sin embargo, desde esta semana, nada importa más que el hecho de que se haya convertido en la poseedora de un anillo de compromiso que le regaló el multimillonario James Matthews. La pareja confirmó que planea casarse el próximo año y los medios ya especulan sobre si sus sobrinos, los príncipes George y Charlotte, debieran formar parte o no del cortejo de lo que será el evento social británico de 2017.

En 2015, cuando Pippa terminó su noviazgo con el banquero Nico Jackson, retomó la relación con Matthews, a quien había conocido un par de años antes. Dicen los columnistas británicos que los novios y sus familias -los Middleton y los Matthews- tienen varios factores en común. Ambas familias son de clase media e hicieron fortuna a punta de trabajo, tratando de que sus hijos se rodearan con la aristocracia británica. Y es lo que han logrado, al menos en parte. El padre de James, David Matthews, trabajó como mecánico en un garaje y extendió el negocio a la compra y venta de autos, logrando consolidar una red de automotoras. En 1995 compró el icónico resort de lujo "Eden Rock", en St. Barths, la isla refugio de muchos ricos y famosos.

James (de 40 años) estudió en el exclusivo colegio de Eton -igual que los príncipes William y Harry-, donde logró codearse con "los hijos de". Con todo, se le reconoce su éxito empresarial. Hoy, junto a su compañero de colegio Edward Horner, marido a su vez de lady Emily Compton -quien trabajó en la revista Tatler-, lidera la gestión del fondo de inversiones Eden Rock Capital Management, con oficinas en Mayfair, el barrio de los empresarios y, también, millonarios.