La formación de Karl Ove

 

Bailando en la oscuridad es la cuarta entrega de la voluminosa autobiografía del escritor noruego titulada provocativamente Mi lucha , saga que ha recibido elogiosas críticas y muy buenas ventas, atributos que no suelen ir de la mano.

Poniendo la obra en perspectiva, se trata de una novela de formación bastante convencional: el autor se concentra en la adolescencia del joven Karl Ove, desde los últimos años de instituto (nuestra enseñanza media) hasta el fin de su formación, fin que coincide con un año de trabajo del protagonista como profesor suplente en un minúsculo pueblo del norte de Noruega. Para el lector ajeno al alboroto que suscitó su publicación en Noruega -salvo por la coincidencia entre el nombre del protagonista y el del autor- no interesa que sea una autoficción: es irrelevante; el libro posee autonomía: se lee como novela, transcurre como novela, con los recursos que usualmente emplea un novelista actual, sin tomar mayores riesgos formales. Ningún marcador interno del texto induce a poner en duda su estatus de ficción.

Como novela de formación, iniciática, se encuentra bien planteada: toma al personaje desde principios de la adolescencia, muestra su situación familiar, los rasgos sicológicos del protagonista, sus conflictos centrales -los típicos de ese periodo- y luego -durante su estadía como debutante profesor (tiene apenas 18 años)- la titubeante evolución del protagonista que tras ese pasaje, por medio de ese duro rito de aprendizaje, asoma hacia la adultez. No hay, pues, ninguna novedad en el tema ni en el género de novela.

El autor aborda la formación del joven Karl Ove con una mirada interior, para lo cual escoge un narrador en primera persona, elección que también es la usual. Knausgard da en el tono al elaborar la voz del adolescente, aunque en modo alguno es una mímesis de la manera en que un adolescente de esas características se expresaría. Es obvio que el relato es la reconstrucción muy posterior que el narrador, cuando ya tiene más de 40 años, hace de esa época juvenil. La narración sigue el presente del muchacho y, por lo mismo, el lector se ve inmerso en su mundo y lo percibe desde su punto de vista, aunque en un par de oportunidades avanza en el tiempo y aparece el narrador maduro que ha estado controlando el relato.

El lenguaje que emplea Knausgard es equilibrado, sereno y cuidado, con una buena combinación de diálogos y descripciones, que, en general, avanza con ligereza y simpatía. En ocasiones se empantana en reiteraciones o en el detalle de trivialidades, pero entretiene y brilla por momentos con fulgores que recuerdan la luminosidad de la prosa de Knut Hamsum, el maestro. El texto posee frescura expresiva, pero no intenta ni logra esa voz tan típicamente apropiada a un adolescente rebelde y desorientado que desplegó con genialidad Salinger en El guardián en el centeno . Hay un abismo de talento entre Karl Ove y Holden Caufield.

La historia es simple: un joven heterosexual, perteneciente al primer mundo, urbano, contemporáneo (la historia transcurre a finales de los 90), hijo menor de un matrimonio de padres divorciados, con una inclinación manifiesta al alcoholismo y las constantes borracheras, logra afirmar su emergente vocación de escritor, su búsqueda sentimental y sexual (su drama es que padece de una severa eyaculación precoz), y, sobre todo, encontrar un equilibrio entre su pulsión infantil por una libertad y placer ilimitados y las restricciones y responsabilidades que conlleva la madurez. El paso por la escuela, de la cual acaba de egresar, pero ahora desde el otro bando, esto es, del lado del profesor (que representa al adulto), lo obliga a tomar distancia, hacerse responsable de sus alumnos y, progresivamente, a sacrificar los requerimientos desmesurados de su yo.

Lo más valioso de este texto -que decepciona si se lo juzga a partir de las desmedidas expectativas que genera la crítica y la publicidad editorial- es el poderoso nexo que establece el autor entre el personaje y la música (la música rock de los 80 y los 90), la finura con que despliega la relación del muchacho y su madre y, sobre todo, la construcción del paisaje y la atmósfera del remoto pueblo de Hafjord en torno a la omnipresente "oscuridad": "Con la oscuridad tan densa de fuera, y las luces tan brillantes de dentro, parecía que estábamos en una embarcación, en algún tipo de nave. Muy lejana en el espacio. Y así era. Estábamos flotando muy lejos en el espacio. Yo lo había sabido siempre, pero no lo había entendido hasta llegar al norte. La oscuridad hacía algo con la concepción del mundo. También la aurora boreal, ese frío incendio en el cielo. Y el aislamiento".

Bailando en la oscuridad es una honesta puesta al día de una novela de formación al mundo de un adolescente nórdico.

Comente en: blogs.elmercurio.com/cultura

 


Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir
<p>Karl Ove Knausgard Oslo, 1968</p><p>Escritor noruego. Con sus primeras novelas, <b>Out of the World</b> (1998) y <b>A Time for Everything</b> (2004), obtuvo premios y elogiosas críticas, pero fue con su saga <b>Mi Lucha</b> con la que consiguió renombre mundial. Publicada en seis tomos, cuatro de ellos han sido publicados en español: <b>La muerte del padre</b> , <b>Un hombre enamorado</b> , <b>La isla de la infancia</b> y <b>Bailando en la oscuridad.</b></p>

Karl Ove Knausgard Oslo, 1968

Escritor noruego. Con sus primeras novelas, Out of the World (1998) y A Time for Everything (2004), obtuvo premios y elogiosas críticas, pero fue con su saga Mi Lucha con la que consiguió renombre mundial. Publicada en seis tomos, cuatro de ellos han sido publicados en español: La muerte del padre , Un hombre enamorado , La isla de la infancia y Bailando en la oscuridad.



[+] Vea más fotos


Servicios El Mercurio
   Suscripciones:
Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.
   InfoMercurio:
Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.
   Club de Lectores:
Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.


Otros Servicios
   Defunciones
   Ediciones anteriores
   Propiedades
   Suscripciones
   Empleos
   PSU@El Mercurio
   Contratar publicidad
   Club de Lectores
   Clase Ejecutiva
   El Mercurio - Aguilar
 


Buscador emol.com Ir al demo interactivo Buscador emol.com
0  
Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales