ELMERCURIO.COM Volver

Las "Dragonas" no ganaban el trofeo desde 2013:
El Saint George recuperó la alegría frente a su rival más peligroso

Miércoles 10 de agosto de 2016

Las atacantes Martina Valenzuela y Ashley Contreras aportaron clase y talento a la final. Sus equipos volverán a encontrarse muy pronto.

Con una conquista de Isidora Arriagada en el último minuto, el colegio de Vitacura terminó con el invicto del Carampangue y mandó en la Copa UC.
 


Juan Pablo Pérez 

Los números del Carampangue eran atemorizantes. Antes de la final de la Copa UC de fútbol femenino, las talagantinas ganaron sus ocho partidos, con 20 goles a favor y solo uno en contra.

El Saint George lo tenía claro: había perdido los dos duelos frente a las amarillas (1-0 y 2-0). Pero con el trofeo en disputa, la historia podía ser distinta.

La previa de la final estuvo salpimentada. Las "Dragonas" esperaban jugar en San Carlos de Apoquindo y la programación, en la cancha de sus rivales, las molestó. Incluso amenazaron con no presentarse a la definición.

Pese a todo, la pelota rodó en Talagante. Durante el primer tiempo, el duelo fue equilibrado, con pocas llegadas. A los 24', Ashley Contreras (la figura de las locales) desbordó con gran velocidad, pero su ajustado centro no alcanzó a ser conectado.

La sorpresa fue mayúscula cuando Contreras salió reemplazada segundos más tarde: estaba lesionada de la pierna izquierda y solo volvería a la cancha en los últimos cinco minutos del duelo.

El Carampangue perdió su poder de fuego y se notó en el segundo tiempo. Pese a ello, no pasaba sobresaltos defensivos, hasta que, en el último minuto del partido, Isidora Arriagada aprovechó un balón que no logró controlar la arquera Fernanda Zúñiga y anotó el gol del título para las georgianas.

"Estuve lesionada desde abril y este es mi primer partido que juego en el año. Estoy demasiado emocionada", confesó Arriagada (17 años, 4° medio), la heroína de la jornada.

"El Carampangue siempre ha sido nuestro mayor rival porque juega muy parecido a nosotras. Para este partido lo que más necesitábamos era actitud y garra, y la tuvimos", añadió la portera y capitana Daniela García (17 años, 4° medio).

"Tuvimos caídas, pero nos supimos levantar. La clave fue el esfuerzo y no rendirnos nunca. Ahora viene el clasificatorio para el Mundial Escolar. Esperamos volver a ganar y hacerlo por más", dijo la atacante Martina Valenzuela (17 años, 3° medio), la figura de las nuevas campeonas.