Las ofertas por los siete recintos de juego se presentarán el próximo 4 de noviembre:
Marina del Sol critica licitación de casinos, se margina del proceso y apuesta por Brasil

Nicolás Imschenetzky, presidente de la sociedad operadora, asegura que están a la espera de la aprobación de una ley de casinos en el gigante sudamericano y que ya se han reunido con grupos locales.  

Claudia Ramírez 

A fines de septiembre, en Las Vegas, Marina del Sol y Clairvest, sus socios canadienses, tomaron lo que califican como una difícil pero necesaria decisión: no participarán en la próxima licitación de casinos municipales, cuya presentación de ofertas será el 4 de noviembre.

Después de este proceso, los siete casinos municipales pasarán a engrosar la lista de recintos de juego fiscalizados por la Superintendencia de Casinos de Juego (SCJ), que es conocida como la "nueva industria", en la que hoy operan casinos como Monticello.

Tal como ocurrió en 2005, cuando se entregaron las primeras licencias de la "nueva industria", el actual proceso ha sido cuestionado por más de un grupo, que incluso han llegado a tribunales a tratar de paralizar el proceso.

En el caso de Marina del Sol, sus críticas apuntan a las bases de licitación y los desembolsos que deberán hacer de adjudicarse una plaza. Un ejemplo: actualmente, los casinos de la nueva industria pagan cada año impuestos específicos al juego. Un 10% de los ingresos brutos va a los municipios y otro 10% a los gobiernos regionales. Sin embargo -reclama Marina del Sol-, los nuevos operadores de los siete casinos en licitación deberán pagar dichos impuestos, pero además se suma el pago de una oferta mínima garantizada anual, con montos que van desde las 14 mil UF anuales para el caso del casino de Puerto Natales, hasta las 596.170 UF anuales para Viña del Mar, lo que también irá a las arcas municipales. "Los montos fijos están demasiado justos y dejan cero o muy poco de margen al negocio", dice Nicolás Imschenetzky, presidente de Marina del Sol.

Esta firma, que ya opera los casinos de la "nueva industria" en Talcahuano, Osorno, Calama y Chillán, estudió a fondo las bases de cuatro de los siete casinos en disputa (Viña del Mar, Coquimbo, Iquique y Puerto Varas), y decidió que no pujará por ningún recinto de juego, asegura Imschenetzky. "No participaremos en ninguno de los siete procesos, salvo que por la vía judicial o la administrativa o alguien decida que hay que ponerle un parelé a esto, revisarlo, corregirlo y darle los tiempos necesarios", dice.

"El proceso en sí es un Frankenstein", señala, y pone un ejemplo: en el proceso de licitación de la "nueva industria" se contempla hacer un proyecto integral, que podía incluir hotel, un centro de convenciones, etc., que tenía un plazo distinto a la construcción del casino. En esta nueva licitación, el proyecto integral se redujo a un monto mínimo garantizado que los operadores pagan a los municipios, pero si quieren hacer obras adicionales, como un hotel, no tienen un plazo especial, sino que es el mismo que para el recinto de juegos.

¿La decisión de Marina del Sol es una medida de presión? "Si a alguien presionamos con esto y lo presionamos de buena manera, bienvenido sea. Presión en el buen sentido de la palabra, en el sentido de que no nos sentimos capacitados para postular, porque las condiciones no están dadas (...) Lo que no queremos es poner la plata, pagar intereses y no recuperarla nunca", plantea.

Descarta que la decisión se haya tomado debido a que recientemente se adjudicaron el casino de Chillán, proyecto en el que deberán desembolsar US$ 56 millones. Asegura que tenían las líneas de financiamiento para postular a los cuatro casinos municipales, pero reitera que los números del negocio no dan. En el caso del casino de Viña del Mar -ejemplifica-, se están prácticamente duplicando los impuestos que debe pagar el operador. (Ver recuadro).

Corte no acogió solicitud de detener la licitación

Marina del Sol ya venía dando indicios de que no estaba conforme con el proceso. A mediados de año presentó una acción legal impugnando las bases de licitación de los casinos de Viña del Mar, Coquimbo, Iquique y Puerto Varas. Entre otros puntos, alegaban desprolijidad en los antecedentes entregados por los municipios y los actuales operadores. Por ejemplo, aseguraban que la municipalidad de Viña del Mar informó que dicho casino atendía a 814 mil clientes al año, pero unos meses después Enjoy, el operador de ese recinto de juegos, habló de 1,5 millones.

Otro punto que cuestionaron es la falta de ecuanimidad de la información entre el operador de un casino y los candidatos. Aunque Imschenetzky reconoce que es natural que el operador actual conozca más en detalle el negocio que un nuevo oferente, asegura que no hay certezas sobre datos básicos, porque no fueron auditados. "Para postular a la licitación, la Superintendencia de Casinos (SCJ) nos entregó algunos números (ingresos brutos, el aporte al municipio por el casino, el número de visitantes, la oferta de juegos, además del sueldo de los trabajadores) con un recuadro que decía que estos números no habían sido ni procesados ni validados por ellos. Con esos números tenemos que postular ante alguien que tiene 30 años de historia (en el caso de Enjoy en Viña). Es muy difícil. Los riesgos que están asumiendo los actuales operadores son inferiores a los que podemos asumir nosotros", asegura.

Con su acción legal, Marina del Sol buscaba como primera medida que se detuvieran las cuatro licitaciones que impugnó, pero esa solicitud no fue acogida por el tribunal. "Nuestros procesos legales van a seguir adelante, porque nuestra expectativa es que la Corte de Apelaciones de Santiago logre revisar esto y darse cuenta de que las incongruencias que vemos son de verdad. Podemos estar equivocados y quedar fuera del proceso por tontos, en buen chileno, pero creemos que tenemos razón", afirma Imschenetzky.

¿Cómo se entiende que hayan visto las bases de esos cuatro casinos en profundidad, las hayan impugnado, y ahora decidan no ir? "Por lo mismo. Si estamos diciendo ante la corte que esto está mal, no podemos postular. Es incoherente", responde.

En Brasil se licitarían casinos, salas de bingo y tragamonedas

La decisión del grupo es crecer fuera de Chile, aunque sin plazo para concretarlo.

Uno de los países que están viendo con fuerza es Brasil. De hecho, durante septiembre, Imschenetzky viajó tres veces a distintas ciudades de ese país. ¿La razón? Está anunciada para diciembre una ley de casinos que no contemplaría montos mínimos garantizados, como sí lo exigen los casinos actualmente en licitación en Chile. La ley brasileña entregaría licencias de casinos, de salas de bingo y de tragamonedas en distintas ciudades de Brasil. Marina del Sol está evaluando participar en los tres frentes.

¿Por qué apostar por Brasil? "Son 200 millones de habitantes. Solo en San Pablo son 27 millones, en Río de Janeiro son 18 millones. Cualquier ciudad de más de un millón de habitantes es súper interesante, aunque tenga que compartir licencias ahí", responde.

Sin dar nombres, asegura que la idea es instalarse en un casino con socios locales, y precisa que ya han hablado con cinco grupos y tres bancos. "Vimos posibilidades y locaciones en nueve ciudades. Hemos conversado con grupos del rubro de la entretención y turismo, inversionistas e inmobiliarios", detalla.

¿Hay otro país de la región que les interese? "Hemos viajado a Perú, Uruguay, Colombia y Panamá. Pero, sin lugar a dudas, el que congrega más la atención es Brasil".

Avances en el casino de Chillán:

Antes de Fiestas Patrias presentamos el anteproyecto de construcción", explica Nicolás Imschenetzky sobre el casino de Chillán que se adjudicaron a principios de septiembre. En diciembre prevén tener los permisos para iniciar las obras con la proyección de abrir las puertas del casino el próximo año.

 Iquique: No cuadran los valores de construcción

En Coquimbo e Iquique hay particularidades que complejizan más el panorama, asegura Marina del Sol.

En el caso de Coquimbo, las bases establecen que el operador compra el terreno, construye el recinto de juegos, y una vez terminada la licencia en 15 años, el municipio tiene la opción de recomprarlo a un precio por determinar por el Estado. Por este punto, Enjoy, el actual operador de Coquimbo, también interpuso acciones legales, pues considera que se trata de algo cercano a una expropiación, pero al igual que en el caso de los recursos que interpuso Marina del Sol, el de Enjoy tampoco logró frenar la licitación.

Marina del Sol se suma a los cuestionamientos: "Cuando se compra una casa, una de las primeras cosas que se pide por parte de los abogados es un certificado de no expropiación y acá te dicen 'su inmueble tiene expropiación total'. El banco toma el proyecto en garantía, pero a un valor muy castigado'", indica.

En Iquique hay una complejidad mayor, asegura Imschenetzky. "Te dicen 'construya en este inmueble que no es suyo, es municipal; por tanto, no lo puede hipotecar, y cuando la concesión termine, me lo debe devolver a costo cero'".

Además, reclama, en Iquique se hicieron estudios con valores de construcción que no se ajustan a la realidad: "Hablaban 20 UF por metro cuadrado y en el norte es bastante más, 50 UF/m {+2} . Lo sabemos, porque somos constructores. Eso genera inconsistencias sobre los cálculos financieros".

En Puerto Varas, otros de los casinos que analizaron, dice que las cifras tampoco cuadran. En este casino hay que construir de cero y no se piden devoluciones, pero con un mínimo garantizado de 92 mil UF anuales para el municipio, los números no dan, asegura.

Viña del Mar: "Se están duplicando los impuestos"

Viña del Mar es la "joya de la corona" de la licitación. Nicolás Imschenetzky dice que el problema ahí es que el proceso se ajustó para que el municipio perciba la misma cantidad en impuestos que lo que recibe actualmente, pero se terminaron duplicando los impuestos que debe pagar el operador.

Estos son sus cálculos: Ese casino vende alrededor de dos millones de UF anualmente. Pero la oferta mínima es de casi 600 mil UF anuales que van a las arcas municipales. A esta cifra se suma el 10% de los ingresos brutos anuales, 200 mil UF, que por concepto de impuesto específico al juego también va a la municipalidad. "Es decir, un total de 800 mil UF anuales que van a la municipalidad, exactamente lo que hoy le paga Enjoy al municipio de Viña", dice.

Además, el operador debe destinar otro 10% adicional de los ingresos brutos al gobierno regional (200 mil UF), y pagar el IVA, otras 380 mil UF anuales.

Pero los desembolsos no terminan ahí, y se debe sumar el cobro de la entrada al casino que pagan los clientes y van a los fondos generales de la nación. Aunque hoy los casinos municipales deben cobrar entrada, en la práctica "no son tan exhaustivos". Pero luego de la licitación, el pago de la entrada será obligatorio y tendrá efecto en las ventas, asegura. "Si un cliente dispone de $50 mil para jugar y debe pagar una entrada de casi $4 mil, le quedarán $46 mil para jugar, no gastará más", ejemplifica. Este efecto lo avalúan en 230 mil UF anuales.

Todos los ítem suman cerca de 1,6 millones de UF anuales totales a pagar en Viña del Mar, "es decir, los impuestos se duplicaron", insiste. Agrega que al operador le quedan solo 400 mil UF para electricidad, sueldos, premios, etc. "Le aseguro que no cuadra, porque nosotros gastamos más en el casino de Talcahuano", recalca.



Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir
Nicolás Imschenetzky, presidente de la operadora de casinos Marina del Sol.
Nicolás Imschenetzky, presidente de la operadora de casinos Marina del Sol.
Foto:Willyan Sánchez C.


Servicios El Mercurio
   Suscripciones:
Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.
   InfoMercurio:
Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.
   Club de Lectores:
Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.


Otros Servicios
   Defunciones
   Ediciones anteriores
   Propiedades
   Suscripciones
   Empleos
   PSU@El Mercurio
   Contratar publicidad
   Club de Lectores
   Clase Ejecutiva
   El Mercurio - Aguilar
 


Buscador emol.com Ir al demo interactivo Buscador emol.com
0  
Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales