Sin una oposición real, el Mandatario habría ganado anoche otra reelección:
Ortega consolida su poder en Nicaragua y se encamina a su tercer mandato seguido

Baja participación habría marcado la jornada, en medio de llamados de opositores a boicotear los comicios de los que fueron excluidos.  

 

En medio de numerosas polémicas por la falta de observadores internacionales y la carencia de una oposición real, el Presidente nicaragüense, Daniel Ortega, se preparaba anoche para seguir consolidando su poder, al conseguir un tercer mandato consecutivo; esta vez, con su señora, Rosario Murillo, como Vicepresidenta.

"Cuánta alegría en este día que estemos ratificando nuestros compromisos con la paz, la paz que tanto les ha costado conquistar a nuestro pueblos. Ya pasaron los tiempos en que fuerzas interventoras eran las que organizaban las elecciones y contaban los votos", dijo Ortega ante la prensa al votar, junto con Murillo, en un centro en Managua.

Las elecciones, a las que 3,8 millones de votantes estaban llamados a sufragar, estuvieron dominadas por Ortega (70), quien disfrutaba de una amplia ventaja en los apoyos, sin contrincantes que le pudieran hacer sombra.

Si bien al cierre de esta edición aún no se conocían resultados de los comicios, según las últimas encuestas, el Mandatario contaba con 69,8% en la intención de votos, bajo la bandera del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN), muy por encima de los cinco candidatos de pequeños partidos derechistas.

En un proceso muy cuestionado, grupos opositores llamaron a no votar para deslegitimar la elección, que calificaron de "farsa" por haber sido excluidos de participar por un fallo de la justicia. Y si bien los comicios se dieron en un ambiente de calma, la baja participación habría marcado la jornada. Según periodistas de AFP, la mayoría de los centros de votación estaban medio vacíos hacia el mediodía.

"He recorrido en León (oeste) muchos centros de votación y la (ausencia) de gente confirma que la abstención es altísima", dijo el ex diputado opositor Carlos Langrand. El ex legislador es uno los 28 opositores que perdieron su escaño por oponerse a una sentencia judicial que los despojó de la dirigencia del Partido Liberal Independiente (PLI) para colocar a un supuesto aliado de Ortega.

Violeta Granera, coordinadora del opositor Frente Amplio por la Democracia, aseguró también que hubo "una abstención significativa". "Muy poca afluencia de votantes en las filas", sostuvo.

En tanto, la cúpula de la Iglesia se mostró dividida en un país con población mayoritariamente católica. Mientras el cardenal Leopoldo Brenes, arzobispo de Managua, mostró a las cámaras su dedo manchado, el obispo auxiliar capitalino, monseñor Silvio Báez, dijo que se abstendría "por responsabilidad" ciudadana. "Este proceso electoral es hijo de un sistema viciado, inconstitucional y autoritario", agregó.

Competencia de cartón

Los nicaragüenses escogían ayer, además, a 92 diputados nacionales y 20 representantes del Parlamento Centroamericano.

Ortega competía con otros cinco candidatos a la Presidencia, pero se trataba de políticos mayormente desconocidos, a quienes los sondeos no les daban ninguna opción y que no eran considerados opositores reales, sino aliados del gobernante.

El analista político Carlos Tünnermann dijo a la AP que esos candidatos habrían aceptado participar en la contienda a cambio de ciertas cuotas de poder en la Asamblea Nacional.

En los últimos meses generaron preocupación los movimientos que el oficialismo llevó a cabo para debilitar y excluir a los partidos opositores. Las autoridades estadounidenses pidieron al gobierno de Managua que pusiera en marcha "medidas efectivas para realizar elecciones libres, justas y transparentes" si quieren evitar que Washington promueva una iniciativa para que las instituciones internacionales no den préstamos a Nicaragua.

Sin embargo, Ortega llegó a tachar de "sinvergüenzas" a los observadores internacionales de la Unión Europea y de la Organización de Estados Americanos, aunque finalmente una delegación de la OEA llegó al país, según Ortega no para "observar", sino que a reunirse con los funcionarios de gobierno que acompañaron el proceso.

Los detractores de "El comandante" -como sus más leales llaman al Mandatario- lo acusan de querer instaurar una dinastía familiar similar a la de Somoza, que el entonces insurgente Frente Sandinista derrocó en 1979 tras cuatro décadas en el poder.

Fue esa guerra civil la que dio inicio al primer gobierno sandinista de Ortega, quien, con la economía en ruinas perdió las elecciones en 1990, para luego pasar 17 años "gobernando desde abajo", con el FSLN en la oposición, desde donde promovió violentas protestas y negoció reformas con la derecha en el poder.

Volvió a alcanzar la Presidencia tras los comicios de 2006, favorecido por la repentina muerte del popular ex candidato Herty Lewites, un disidente sandinista que agrupaba a los sectores que cuestionaban el liderazgo de Ortega en el FSLN. Sin embargo, otra vez en el gobierno, el ex guerrillero se las ingenió para asumir paulatinamente el control de todo el aparato estatal, la policía y el Ejército, además de anular a potenciales opositores tanto de la derecha liberal como de la disidencia sandinista que lo tilda de "dictador".

Panorama complejo

De todas formas, los analistas sostienen que el nuevo gobierno no será tan sencillo. Según el sociólogo y economista Óscar René Vargas, catedrático de la Universidad Centroamericana, la falta de cooperación de Venezuela -un socio incondicional que ahora atraviesa una profunda crisis-, el alto precio del petróleo y la posibilidad de que salga adelante la iniciativa estadounidense para bloquear los créditos a Nicaragua "hacen un panorama más que complejo para Ortega en el próximo período".

Durante la última década, el Mandatario impulsó programas para los pobres, precisamente su base electoral en uno de los países más empobrecidos de América Latina, con el respaldo de la millonaria cooperación petrolera venezolana. Según datos oficiales, entre 2007 y el primer semestre de 2016, Nicaragua recibió casi US$ 4.800 millones en préstamos blandos e inversiones de Venezuela, que fueron manejados fuera del presupuesto y sin fiscalización. La mayor parte fue invertida en proyectos de energía, desarrollo del comercio, grupos empresariales, agricultura, construcción de viviendas y programas sociales que permitieron reducir la pobreza de 42,5% a 29,6% entre 2009 y 2014, según datos oficiales.

Un polémico fallo judicial lo habilitó para postularse a la reelección en 2011 -pese a que estaba prohibido- y tres años después el Parlamento, dominado por su partido, dio luz verde a la reelección presidencial indefinida con una enmienda constitucional.

 La heredera

Quienes denuncian el estilo autocrático de Ortega y su intento por imponer una dinastía familiar recrudecieron sus críticas con el anuncio de la candidatura de Rosario Murillo (65).

Militante sandinista desde los años 70 y madre de 10 hijos (dos adoptados), esta excéntrica poetisa es conocida por su estilo autoritario y adorada por los simpatizantes de Ortega, aunque recibe el apodo de "bruja" por parte de los opositores.

"Durante los últimos 10 años, la señora Murillo ha asumido en muchas ocasiones las funciones de Jefe de Estado", dijo a AFP Verónica Rueda Estrada, una experta en Nicaragua. "Las cosas seguirán así y es posible que incluso se acentúen si ella obtiene la legitimidad de haber sido elegida".

"La Chayo" ya dirige la comunicación, interviene diariamente en los medios y controla la agenda oficial.



Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir
Daniel Ortega sufragó ayer junto a su compañera de fórmula, Rosario Murillo, poco antes de culminar la jornada electoral, en un centro de votación en Managua.
Daniel Ortega sufragó ayer junto a su compañera de fórmula, Rosario Murillo, poco antes de culminar la jornada electoral, en un centro de votación en Managua.
Foto:France Presse


Servicios El Mercurio
   Suscripciones:
Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.
   InfoMercurio:
Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.
   Club de Lectores:
Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.


Otros Servicios
   Defunciones
   Ediciones anteriores
   Propiedades
   Suscripciones
   Empleos
   PSU@El Mercurio
   Contratar publicidad
   Club de Lectores
   Clase Ejecutiva
   El Mercurio - Aguilar
 


Buscador emol.com Ir al demo interactivo Buscador emol.com
0  
Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales