A cargo del caso de Petrobras
Juez Moro: Brasil necesita "remedios amargos" para erradicar la corrupción

El magistrado sostuvo que la Operación Lava Jato, que conduce, no va a acabar con las corruptelas en el país.  

 

Sergio Moro, el juez a cargo del caso Petrobras, el mayor escándalo de corrupción de la historia de Brasil, dijo que el país necesita "remedios amargos" para combatir ese problema "sistémico".

En su primera entrevista tras dos años y medio de investigaciones sobre la red que desvió más de US$ 2.000 millones de la estatal, Moro afirmó ayer a O Estado de São Paulo que se siente orgulloso de estar, dentro de la ley, enfrentando "seriamente" la "vergonzosa corrupción", y que los brasileños "necesitan creer en las instituciones".

Moro, quien se ha ganado fama de implacable por su rigor en las condenas contra los implicados de participar en la trama de corrupción, dijo que lo que más le chocó en la Operación Lava Jato fue "la dimensión de los hechos".

"Nosotros vimos un caso de corrupción sistémica, como una suerte de 'regla del juego'. Quizás lo que más me ha llamado la atención fue una casi naturalización de la práctica corrupta (...). Fue algo bastante perturbador", añadió. Por eso, el magistrado aseguró que, a veces, "es necesario aplicar remedios amargos. La justicia tiene que ser efectiva para demostrar que este tipo de prácticas no es tolerado".

El juez admitió, sin embargo, que sus investigaciones no "salvarán" a Brasil de corruptelas futuras: "No existe una salvación nacional, no existe un hecho o una persona que pueda salvar el país".

Desde que se hizo público en 2014, el caso Petrobras ha puesto en la mira a decenas de políticos y empresarios de la élite brasileña. El propio ex Presidente Luiz Inácio Lula da Silva (2003-2010) será imputado en este caso, en el que la fiscalía lo apunta como el "comandante máximo" del esquema de corrupción. Moro evitó contestar si el ex Mandatario irá a la cárcel. "Este tipo de preguntas no es apropiado (...) yo no hablo sobre casos pendientes".

El Partido de los Trabajadores (PT), de Da Silva y de la Presidenta destituida Dilma Rousseff, acusó reiteradas veces a la fiscalía de realizar una "persecución política" en su contra. Sobre esto, el juez aseguró que "se mueve por las pruebas, por la ley", y que no existe ninguna "cuestión político-partidaria involucrada".

Consultado sobre si asumiría un cargo político, debido a la alta popularidad que tiene y las muchas veces en que ha sido ovacionado, Moro fue tajante: "No, jamás. Jamás. Soy un hombre de justicia; y, sin desmerecer, no soy un hombre de política. (...) Soy un juez, estoy en otro tipo de realidad, otro tipo de trabajo, otro perfil. Entonces, no existirá jamás ese riesgo".

 


Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir
Moro (44) ha ganado fama de implacable por su rigor en las condenas impuestas contra los implicados de participar en el esquema de corrupción.
Moro (44) ha ganado fama de implacable por su rigor en las condenas impuestas contra los implicados de participar en el esquema de corrupción.
Foto:O GLOBO / BRASIL / GDA


Servicios El Mercurio
   Suscripciones:
Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.
   InfoMercurio:
Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.
   Club de Lectores:
Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.


Otros Servicios
   Defunciones
   Ediciones anteriores
   Propiedades
   Suscripciones
   Empleos
   PSU@El Mercurio
   Contratar publicidad
   Club de Lectores
   Clase Ejecutiva
   El Mercurio - Aguilar
 


Buscador emol.com Ir al demo interactivo Buscador emol.com
0  
Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales