Memoria Colegio fundado en 1936:
El libro que redescubre la historia del Saint George

El investigador Miguel Laborde, ex alumno de este establecimiento, es el autor de "Georgians. 80 años en Chile", un recuento documental y gráfico sobre el proyecto educativo que marcó un hito en la historia educacional chilena.  

IÑIGO DÍAZ 

"Uno de los enfoques más importantes en el modelo educativo que tuvo este colegio era la creencia poderosa de que los talentos individuales podrían desembocar en algo favorable para las personas y las comunidades", señala el académico y experto en historia y patrimonio de las ciudades Miguel Laborde. Ex alumno de la promoción de 1966, Laborde es el autor de una extensa investigación que viene a recuperar la historia de este colegio creado en 1936 como proyecto vinculado a la Congregación de Santa Cruz, conocida también como Holy Cross. El 11 de noviembre, en dependencias del Saint George, se realizó la comida de celebración de esos 80 años de vida. Según estimaron los organizadores, "se trató de la reunión de camaradería más grande de la historia republicana: con 3.000 asistentes".

"En tiempos en que vivimos una crisis de la educación, preguntarse por este colegio es preguntarse por un modelo educativo que fue exitoso. Un colegio que ha sido de élite y al mismo tiempo inclusivo. Por eso los propios profesores y alumnos sabían que tenían una responsabilidad con la sociedad", señala Laborde, quien comenzó esta investigación hace casi tres años, escarbando en documentos, reuniendo testimonios y recopilando fotografías de distintas colecciones hasta recomponer esta historia de ocho décadas.

El origen del proyecto educativo se remonta muy atrás en el tiempo, con las primeras repercusiones que dejó en el mundo occidental la Revolución Francesa. Era "un tiempo sin Dios" y un mundo nuevo piloteado por la diosa Razón que vino a marcar el devenir de Francia. En medio del rediseño de una nación laica y racional, nace la Congregación de Santa Cruz. Impulsada por el beato Basil Moreau, pensador y religioso nacido en el seno de una familia campesina en la zona de Le Mans, fue el punto de partida para una nueva educación católica, que irradió a diversos países, entre ellos Estados Unidos.

"La filosofía educativa que planteó la congregación cuando llegó a Chile desde Estados Unidos, adonde se había expandido, señalaba que cada individuo es único en la Creación, milagrosamente diferente a pesar de los millones de habitantes del planeta, lo que se entiende como un llamado a que la educación sea un proceso que responda a esa riqueza infinita sacando fuera, y permitiendo crecer, los talentos de cada uno", explica Laborde. Esto se traduce, según su reflexión, en un vínculo de mayor horizontalidad y menos jerarquización de los roles: sacerdotes, profesores y alumnos.

"Además, esto permite cierto grado de informalidad, porque todos somos valiosos y únicos, no solo los que poseen cargos de autoridad. El alumno cuenta con el derecho a diferir, a opinar, a no estar de acuerdo, como sujeto activo en el proceso educativo", agrega.

Casona en Pedro de Valdivia

Originalmente instalado en los terrenos de una antigua casa-quinta construida por el arquitecto Josué Smith Solar en la comuna de Providencia, el colegio Saint George tuvo como su primer rector al irlandés Charles Hamilton, contratado especialmente por el Arzobispado de Santiago.

En tiempos en que las familias estaban llevando a sus hijos a colegios no católicos con el fin de que aprendieran inglés, el propio arzobispado impulsó la creación de un colegio de estas características que fuera católico. Hamilton dirigió el proyecto desde 1936, y cuando salió en 1942, los apoderados fueron en busca de una congregación católica con experiencia y excelencia. Así encontraron a la Holy Cross.

En 1951 el colegio amplió sus dependencias cuando sobrepasó los mil alumnos y construyó entonces un edificio de arquitectura moderna que aún se puede apreciar en la esquina de Pedro de Valdivia y Pocuro. Allí tuvo lugar su ciclo fundacional. Luego prosigue la etapa en que el colegio consolidó su identidad en la sociedad chilena, hasta desembocar en el período de intervención -entre 1973 y 1985- y los tiempos recientes. Desde los años 70 se emplaza en el sector de La Pirámide, época que coincide con la incorporación de las mujeres al alumnado.

-¿Existían diferencias entre esta propuesta educativa y la de otros colegios tradicionales en Chile?

"A nuestros ojos de alumnos, el Saint George era menos rígido, menos autoritario, un lugar donde se pasaba mejor que en otros colegios, donde nuestra voz tenía más relevancia, incluso con un centro de alumnos de básica; o con la creación de la radio San Coke para transmitir mensajes y convocatorias en los recreos, a cargo de alumnos y creada con la asesoría de Patricio Bañados".

-¿Se podría decir que el Saint George planteó una perspectiva de la educación más estadounidense, que contrastaba con la mirada más europea de otros colegios de la élite chilena?

"Aunque la idea ya venía de su origen francés, como proyecto del fundador, el padre Moreau, en Estados Unidos se potenció el mundo de las actividades extraprogramáticas. El padre Moreau las valoró, dio importancia a las artes, los deportes, las academias, pero en Estados Unidos esto se incrementó. Astronomía y cine, misiones y obras sociales San Jorge, banda de música y radioaficionados, rugby y debate. Actividades que hacían salir las vocaciones de cada individuo, tanto y más que lo que ocurría en las salas de clase".

El sello de los rectores

La narración se articula a partir de la sucesión de rectorados, la mayoría administrados por sacerdotes católicos británicos o estadounidenses. Cada capítulo finaliza además con un recuento de ex alumnos: el sacerdote Sergio Valech, quien figura entre los primeros egresados; el poeta Armando Uribe; el fotógrafo Sergio Larraín; el director de orquesta Juan Pablo Izquierdo; el sacerdote y crítico literario José Miguel Ibáñez; el juez Juan Guzmán; el político José Miguel Insulza, o los directores de cine Ignacio Agüero y Andrés Wood, realizador de "Machuca", película que en 2004 puso a la vista del público el modelo educativo.

Ese personaje se basó en Amante Eledín Parraguez, niño de origen desfavorecido y padres analfabetos, que ingresó becado al colegio. Parraguez tendió puentes con sus compañeros, aprendió inglés, llegó a hacer un posgrado en Portland, y volvió como profesor al Saint George para enseñar a hijos de sus antiguos compañeros.

"El padre Whelan es el más conocido de los rectores por la película 'Machuca', y porque su administración (1969-73) coincidió con el ingreso de las primeras alumnas, el traslado a Vitacura, las tensiones sociales, el arancel diferenciado, y la arquitectura más flexible que le permitía al alumno moverse por la ciudadela", dice Laborde.

-¿Hubo otras rectorías influyentes?

"Cada rector ha debido reaccionar ante los signos de tiempos nuevos. De ahí que cada generación sienta que le tocó la mejor época, la más interesante. Por supuesto, fue clave el rectorado del padre Pomerleau cuando la congregación recuperó el colegio tras los años de intervención, porque debió hacer equipo y renovarlo para otro Chile, otros tiempos, en que se trabajó con un nuevo  su carisma. Por fortuna, pudo contar con sacerdotes y profesores de larga trayectoria, que conocían la filosofía educacional histórica. En mi experiencia, el placer era fundamental. Pasarla bien en el colegio en actividades extraprogramáticas fue siempre clave, pues se incentivaban los otros talentos. Yo me iba todos los días a las ocho de la noche del colegio a mi casa".

 


Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir
<p>En la gran casona construida por el arquitecto Josué Smith Solar funcionaron los cursos de preparatoria.</p>

En la gran casona construida por el arquitecto Josué Smith Solar funcionaron los cursos de preparatoria.


Foto:ARCHIVO LABORDE

[+] Vea más fotos


Servicios El Mercurio
   Suscripciones:
Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.
   InfoMercurio:
Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.
   Club de Lectores:
Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.


Otros Servicios
   Defunciones
   Ediciones anteriores
   Propiedades
   Suscripciones
   Empleos
   PSU@El Mercurio
   Contratar publicidad
   Club de Lectores
   Clase Ejecutiva
   El Mercurio - Aguilar
 


Buscador emol.com Ir al demo interactivo Buscador emol.com
0  
Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales