XII Cumbre Mundial de Células Madre:
Especies en peligro de extinción tienen una oportunidad con las células madre

Además de sus usos en medicina, investigadores trabajan en el desarrollo de métodos que permitan preservar aquellos animales que hoy están en riesgo.  

Cristián González Desde Florida, EE.UU. 

El futuro del rinoceronte blanco del norte se ve negro. El año pasado fallecieron dos hembras -Nola, de 41 años, y Nabiré, de 32-, lo que redujo su población a solo tres ejemplares en todo el mundo; se trata de un macho y dos hembras con secuelas físicas que les hacen imposible que puedan reproducirse.

Todo indica que esta subespecie, el cuarto mamífero terrestre más pesado del planeta y que alguna vez llenó el continente africano, está condenada a la extinción. Una suerte similar corre el dril, un primo menos conocido del mandril y que vive en el oeste de África, que está amenazado por la pérdida de su hábitat y la caza furtiva.

A través de una técnica combinada de células madre y reproducción asistida, equipos de investigadores internacionales buscan revertir este panorama y, de paso, abrir la puerta a la posibilidad de salvar a otras especies en riesgo.

Uno de los métodos consiste en usar material genético (específicamente espermios congelados) de rinocerontes ya muertos, con los que fecundarán óvulos extraídos de Fatu y Najin, las dos hembras sobrevivientes y que están bajo protección en una reserva de Kenia. Los espermatozoides de Sudán, el único macho vivo, de 43 años, no son viables.

"Los embriones resultantes serán implantados en madres sustitutas (rinocerontes de otra subespecie)". Así lo explicó Oliver Ryder, director de Genética del Instituto de Investigación para la Conservación del Zoológico de San Diego, en California, durante su presentación en la Cumbre Mundial de Células Madre, que se realiza hasta mañana viernes en Palm Beach, Florida.

De hecho, en ese zoológico vivía Nola hasta su muerte, en noviembre del año pasado, y es ahí donde se desarrolla el proyecto The Frozen Zoo ("El Zoológico Congelado"), que desde 1972 viene recolectando células y tejidos de diferentes animales (cuentan con más de 800 especies), los que se conservan congelados.

Parte de ese material es el que la doctora Jeanne Loring, directora del Centro de Medicina Regenerativa del Instituto de Investigaciones Scripps en La Jolla, California, está utilizando en forma paralela para salvar a estas especies.

Vientre sustituto

La idea es usar células madre obtenidas de esos tejidos para desarrollar gametos, espermatozoides y óvulos, que puedan ser fecundados y dar origen a un embrión, que luego también sería implantando en un vientre sustituto.

La ventaja y su diferencia con la clonación, explica Loring, es que aquí se obtiene un individuo que hereda rasgos de sus padres biológicos, pero que es genéticamente diferente. "Eso potencia el acervo genético de esta especie. Además, la clonación no ha funcionado bien para las especies en peligro de extinción", precisa.

Trabajos similares están realizando con poblaciones del dril, cuyo número afortunadamente no es tan ínfimo, pero cuya investigación es relevante pues tiene una estrecha relación genética con los seres humanos.

"Sin intervenciones de este tipo, el rinoceronte blanco del norte desaparecerá. Además, se trata de propuestas aplicables a otros mamíferos en peligro de extinción", enfatiza Ryder.

Pese a las buenas intenciones, grupos ambientalistas ya han hecho ver sus críticas, aseverando que lo óptimo sería centrarse en la prevención de la pérdida de estas especies, protegiendo su biodiversidad y combatiendo la caza, por ejemplo.

Incluso, hace unas semanas, un estudio de investigadores de la U. de Copenhagen (Dinamarca), publicado en la revista Current Biology, advertía que "no parece muy afortunado recuperar rinocerontes cuando siguen allí los furtivos que los quieren matar. Pero, además, siempre pueden surgir sorpresas inesperadas; otros planes más ambiciosos pueden ser devastadores", en alusión a la posibilidad de intentar revivir a especies ya desaparecidas.

 Resucitar a los que ya no están

Las ideas dan para mucho, y la posibilidad de proteger especies amenazadas también ha generado la inquietud por revivir a aquellas que ya están extintas, incluso hace siglos. Pero se trata de intentos poco exitosos, que van de la mano con la clonación. Usar células madre para ese propósito parece aún más complejo y, a juicio del genetista Oliver Ryder, es mejor destinar esfuerzos y recursos a proteger a los animales que aún están entre nosotros, antes que revivir a aquellos que no sabemos cómo se adaptarán a un mundo distinto al que habitaron.



Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir
El dril ( Mandrillus leucophaeus ) es un primate que vive sobre todo en Camerún, Nigeria y Guinea Ecuatorial.
El dril ( Mandrillus leucophaeus ) es un primate que vive sobre todo en Camerún, Nigeria y Guinea Ecuatorial.
Foto:SAN DIEGO ZOO

[+] Vea más fotos


Servicios El Mercurio
   Suscripciones:
Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.
   InfoMercurio:
Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.
   Club de Lectores:
Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.


Otros Servicios
   Defunciones
   Ediciones anteriores
   Propiedades
   Suscripciones
   Empleos
   PSU@El Mercurio
   Contratar publicidad
   Club de Lectores
   Clase Ejecutiva
   El Mercurio - Aguilar
 


Buscador emol.com Ir al demo interactivo Buscador emol.com
0  
Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales