La nominación fue aprobada por el Senado con 56 votos a favor y 43 en contra:
Tillerson llega al Departamento de Estado a calmar las tensiones por las políticas de Trump

El empresario petrolero, sin experiencia diplomática, tendrá que defender la decisión del Presidente de vetar la entrada de refugiados y de lanzar medidas de corte proteccionista. La relación con México está entre las primeras en la lista.  

Francisca Maturana Torres 

Con múltiples frentes diplomáticos abiertos en pocos días de gobierno de Donald Trump, Rex Tillerson fue confirmado ayer por el Senado como secretario del Departamento de Estado, un cargo desde donde tendrá la difícil tarea de aplacar las tensiones creadas por las políticas más criticadas del Presidente, sobre todo en inmigración y comercio internacional.

Ex director general de la petrolera Exxon Mobil, Tillerson (64) asumirá entre hoy y mañana el control del Departamento en reemplazo de John Kerry, quien dejó el cargo el 19 de enero, un día antes de la investidura de Trump. Su misión será cumplir la promesa del Mandatario, de "poner a Estados Unidos primero", sin afectar las importantes alianzas que tiene el país.

Entre los asuntos pendientes que lo esperan a su llegada está la relación con México, dañada por el anuncio de que se construirá un muro en la frontera común -que Trump asegura será pagado por sus vecinos- y por la anunciada renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (Nafta, del que también participa Canadá), que debería empezar en mayo.

Mientras, con las tensiones subiendo en el este de Ucrania, el conflicto se podría convertir en la primera prueba de la "nueva relación" del gobierno de Estados Unidos con el Presidente ruso, Vladimir Putin. Washington, bajo la administración de Barack Obama, sancionó a Moscú por supuestamente haber ayudado política y materialmente a los rebeldes contrarios al gobierno en Kiev. Aunque ha dicho que es muy temprano aún para tomar una decisión, Trump no ha descartado la idea de levantar las sanciones, algo que podría causarle problemas con sus aliados en Europa y con algunas figuras republicanas de peso, como el senador John McCain.

En la lista de problemas, también está la invitación que extendió al Presidente la Primera Ministra británica, Theresa May, para una visita de Estado al Reino Unido. En los últimos días, el asunto ha levantado polémica, miles de británicos han firmado una petición para "desinvitarlo" y han protestado en contra del viaje de Trump, alegando que pondría en una posición difícil a la reina Isabel.

Como si fuera poco, Tillerson recibirá un Departamento de Estado dividido a raíz del decreto firmado por Trump que establece una nueva y rígida política para refugiados e inmigrantes provenientes de siete países de mayoría musulmana (Siria, Irak, Irán, Libia, Somalia, Sudán y Yemen). La medida desató una oleada de indignación a nivel mundial, incluyendo a organismos internacionales. Y dentro de la burocracia de Estados Unidos, cerca de mil diplomáticos firmaron un documento para exigir al gobierno que el decreto se derogue, alegando que "amargará inmediatamente las relaciones" con los países afectados, lo que puede llevar a una pérdida de acceso a la inteligencia y los recursos necesarios para combatir las causas del terrorismo en el extranjero.

Esto no será lo único. Tillerson, además, tendrá la tarea de explicar propuestas como un posible incremento a los aranceles de los productos de China, la revisión del acuerdo nuclear con Irán y la marcha atrás del deshielo en la relaciones con Cuba.

Un trabajo difícil para el que el Presidente eligió a un candidato poco convencional: el nuevo secretario de Estado es ingeniero de la Universidad de Texas en Austin, y llegó a trabajar en Exxon Mobil en 1975, donde escaló toda la jerarquía hasta llegar al cargo máximo en 2006. No es diplomático, soldado ni político, pero su vasta experiencia en el ámbito de empresas internacionales le valió la nominación.

Su confirmación no fue fácil, el empresario recibió muchos votos en contra (43 frente a los 56 a favor), convirtiendo su designación en una de las más polémicas de un secretario de Estado. El rechazo provocado por Tillerson proviene principalmente de sus fuertes lazos con Moscú: el empresario recibió incluso una condecoración por parte de Putin, la Medalla de la Orden de la Amistad, una de las más altas distinciones que Rusia concede a extranjeros que han contribuido con el desarrollo económico o diplomático del país.

Algunos republicanos como los senadores John McCain, Lindsay Graham y Marco Rubio expresaron su preocupación por las comprobadas relaciones del ex ejecutivo de Exxon Mobile con el Kremlin, pero finalmente apoyaron su candidatura.

Es que Tillerson sorprendió durante su audiencia de confirmación en el Senado a quienes esperaban de él alabanzas para Moscú, y optó por cambiar el tono y no despertar el rechazo de quienes se encuentran alarmados ante las acusaciones de que Rusia habría estado detrás de los hackeos a la campaña electoral estadounidense.

"Aunque Rusia busca respeto y relevancia en el escenario mundial, sus recientes actividades no han respetado los intereses de Estados Unidos", afirmó.

Las dudas sobre su nominación se debían a que "algunos se preguntaban si podría pasar de proyectar y proteger los intereses corporativos a hacerlo en nombre del gobierno de Estados Unidos y de su pueblo. Esto era especialmente preocupante, dada la falta de conocimiento y experiencia en política exterior del Presidente Trump", dijo a "El Mercurio" Mark Peterson, académico de la Universidad de California en Los Angeles (UCLA).

Sin embargo, dada su experiencia como ejecutivo de una gran corporación, "el nuevo secretario de Estado se esforzará por poner algo de orden en el proceso. Aunque no será fácil. Su jefe, el Presidente, es intencionalmente impredecible y provocativo", agregó Peterson.

 Advertencia

El consejero de seguridad nacional Mike Flynn anunció una política más dura hacia Irán al condenar un reciente ensayo de misil, "advirtiendo oficialmente a Irán" sobre su conducta.



Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir
<p> </p>

 


Foto:REUTERS


Servicios El Mercurio
   Suscripciones:
Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.
   InfoMercurio:
Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.
   Club de Lectores:
Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.


Otros Servicios
   Defunciones
   Ediciones anteriores
   Propiedades
   Suscripciones
   Empleos
   PSU@El Mercurio
   Contratar publicidad
   Club de Lectores
   Clase Ejecutiva
   El Mercurio - Aguilar
 


Buscador emol.com Ir al demo interactivo Buscador emol.com
0  
Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales