Auge de visitas pone a prueba capacidad de la isla:
Mal estado de hoteles en Cuba podría frenar el turismo, el motor de su economía

Según denuncian los turistas, en establecimientos de cuatro y cinco estrellas escasea el agua y la limpieza es deficiente, pero los precios son más caros que en París.  

Rigoberto Díaz France Presse 

En plenas vacaciones andan molestos. Turistas que llegan a la encantadora y derruida Cuba, uno de los destinos de moda, tropiezan con inconvenientes donde menos lo imaginan: en hoteles de cuatro o cinco estrellas.

Una mañana, el francés Jean Orsini se encontró con una tina oxidada y luego esperó largo tiempo por la cena. Disgustado, ve un parecido entre Cuba y la ex Unión Soviética, más allá del comunismo.

"Uno iba a un restaurante, tenía que esperar tres horas para comer", dice. La española Pilar Esteras tuvo que lidiar con la displicencia de los camareros, y la colombiana María Teresa Gutiérrez se enfrentó con algo peor: la falta de agua y de limpieza.

Los tres se hospedaron en hoteles diferentes de La Habana, pero todos de cuatro y cinco estrellas administrados directamente por el Estado cubano o en alianza con empresas europeas.

"Cuando usted paga 175 euros por noche (186 dólares) se da cuenta de que esto no los vale", se queja Orsini, de 82 años.

Nunca antes habían llegado tantos turistas a Cuba (cuatro millones en 2016), y lo que era un problema aislado se convirtió en un reclamo frecuente: un servicio por debajo del precio y la expectativa.

"Esperaría más de un cuatro estrellas", afirma Gutiérrez. Esta odontóloga colombiana de 60 años se encontró con una inaceptable falta de higiene en el hotel donde se alojó con su esposo por 253 dólares la noche.

La frustración no es solo la de un puñado de turistas sin suerte. El problema, que ya está en boca de autoridades, expertos y los propios administradores hoteleros extranjeros, podría trabar el principal motor de la economía cubana.

Sometida al embargo estadounidense, pese al deshielo diplomático, Cuba es un país sediento de divisas, que cerró 2016 en números rojos (-0,9% del PIB). "El turismo es el sector más dinámico y el motor de la economía cubana", dice a José Luis Perelló, consultor en de la Universidad de La Habana.

El año pasado, esta actividad repuntó 13% con respecto a 2015 y dejó unos 2.800 millones de dólares.

Cuba ofrece playa y sol todo el año, pero muchos se inclinan por sus atractivos adicionales: la historia de la Revolución, la altísima percepción de seguridad, y una arquitectura que deslumbra tanto por su belleza como por su deterioro.

El boom que desató la reconciliación con Washington en 2015 elevó los precios. Una habitación sencilla que hace dos años valía 110 dólares, hoy cuesta 285.

"Cuba aún no ha logrado los estándares de calidad internacionales que permitan esos precios", sostiene Perelló.

El francés Stéphane Ferrux, que dirige una agencia de viajes en La Habana, cree que las "habitaciones de un cuatro estrellas son equivalentes a las de un pequeño tres estrellas en París, y cuestan 300 dólares. ¡Más caro que en París!".

Las deficiencias se deben a que el Estado, dueño de la infraestructura, tarda en dar mantenimiento a los hoteles que entrega a operadores extranjeros solo para su administración.

Así lo consignan el Instituto Brookings y la Universidad Florida en un informe, en el que además recuerdan que el Estado elige el personal de los hoteles y les paga poco: 21 dólares al mes, sin contar propinas.

La viceministra de Turismo, Mayra Álvarez, prometió mejoras en enero. "Continuaremos trabajando en el mejoramiento de la planta hotelera, en elevar los estándares de las instalaciones, en disponer de todos los aseguramientos y la fuerza de trabajo necesaria y preparada".

En Cuba hay unas 71.000 habitaciones, 44.000 con clasificación de cuatro o cinco estrellas.

Empresas de las Fuerzas Armadas administran la mayoría de hoteles de forma directa o asociada con 17 cadenas internacionales, mientras el naciente sector privado renta 16.000 habitaciones a precios que en promedio oscilan entre 25 y 50 dólares.

Desde 1997, los extranjeros pueden hospedarse en viviendas, y esta opción cobra cada vez más fuerza. El italiano Massimo Caroppo, de 57 años, visita Cuba desde 2002. En sus primeros viajes se hospedó en hoteles, pero ahora solo lo hace en viviendas rentadas. Acá "estoy satisfecho con todo", declaró Caroppo. La dueña, Marisela Domínguez, una profesora que dejó las aulas para dedicarse a uno de los negocios más florecientes en Cuba.

 Récord de visitas

Cuatro millones de turistas visitaron la isla de Cuba el año pasado, 13% más con respecto a 2015, según cifras oficiales.



Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir
Este hotel es propiedad de la empresa estatal cubana Gaviota, pero desde el año pasado es gestionado por la firma estadounidense Starwood Hotels. El personal es local, en su mayoría, y muy mal pagado.
Este hotel es propiedad de la empresa estatal cubana Gaviota, pero desde el año pasado es gestionado por la firma estadounidense Starwood Hotels. El personal es local, en su mayoría, y muy mal pagado.
Foto:THE ASSOCIATED PRESS


Servicios El Mercurio
   Suscripciones:
Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.
   InfoMercurio:
Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.
   Club de Lectores:
Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.


Otros Servicios
   Defunciones
   Ediciones anteriores
   Propiedades
   Suscripciones
   Empleos
   PSU@El Mercurio
   Contratar publicidad
   Club de Lectores
   Clase Ejecutiva
   El Mercurio - Aguilar
 


Buscador emol.com Ir al demo interactivo Buscador emol.com
0  
Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales