ELMERCURIO.COM Volver

Escándalo de corrupción:
Los tentáculos de Odebrecht en Brasil y América Latina

Sábado 18 de marzo de 2017


Foto:CRISTIAN GARRIDO

A tres años del inicio de la operación Lava Jato, una de las aristas del caso Petrobras se ha vuelto casi tan grande como la investigación inicial. Los sobornos que Odebrecht, la mayor constructora de la región, pagó en 12 países, incluyendo Brasil, han salpicado a decenas de políticos de todos los sectores, incluyendo a ex presidentes y mandatarios en funciones. | Por Nicolás García de Val
 


  Todos los sectores políticos

La investigación por el escándalo de corrupción en Odebrecht ha salpicado a decenas de políticos de todos los sectores en Brasil. Desde el izquierdista Partido de los Trabajadores (PT) de los ex Presidentes Luiz Inácio Lula da Silva y Dilma Rousseff hasta el derechista Partido Progresista, pasando por el Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDV) del actual Mandatario, Michel Temer.

Lula da Silva y el ex Presidente Fernando Collor de Mello incluso están siendo directamente investigados por sus vínculos con la constructora.

Y el número de implicados crece continuamente. Esta semana el procurador general de Brasil, Rodrigo Janot, pidió al Supremo Tribunal Federal la apertura de una investigación contra 83 políticos por sospechas de corrupción vinculadas con Odebrecht.

Esta lista no se ha dado a conocer en su totalidad pues está bajo secreto judicial, pero entre los nombres se encuentran decenas de legisladores de los principales partidos, cinco gobernadores, al menos cinco ministros de Michel Temer y los presidentes de la Cámara y el Senado, según informó el diario O Globo.

"No parece haber ningún sector político que se libre del caso. Aún es pronto para saber el impacto total que tendrá el caso, pero es probable que varios de los implicados no tengan futuro político en el país", dijo a "El Mercurio" Edson Nunes, analista político de la Universidad Candido Mendes en Río de Janeiro.

Influencia en el extranjero

Fuera de Brasil, Odebrecht pagó más de 400 millones de dólares en sobornos en once países de Latinoamérica y África.

Documentos del Departamento de Justicia de Estados Unidos dan cuenta que la compañía brasileña entregó unos 98 millones de dólares en Venezuela, 92 millones en República Dominicana, 35 millones en Argentina, entre otros.

Pero donde los desembolsos tuvieron un mayor impacto político fue en Perú y Colombia.

Hasta ahora, las investigaciones por los vínculos entre Odebrecht y Perú -donde la empresa entregó sobornos por US$ 29 millones- incluyen al ex Presidente Alejandro Toledo -quien se encuentra prófugo- y a la ex Primera Dama Nadine Heredia, esposa del ex Presidente Ollanta Humala. Pero la abogada a cargo del caso en el país, Katherine Ampuero, ya pidió a la fiscalía la apertura de una investigación contra el Presidente Pedro Pablo Kuczynski y contra el ex Mandatario Alan García.

En Colombia, en tanto, Odebrecht efectuó pagos por más de US$ 11 millones para asegurar contratos de obras públicas. Además, habría financiado ilegalmente la campaña electoral del actual Presidente Juan Manuel Santos en 2010, hecho que fue reconocido por el propio Mandatario quien negó haber tenido conocimiento de ese "hecho bochornoso".

Miles de millones de dólares en sobornos

Para obtener los valiosos contratos de obras públicas, la constructora brasileña pagó 788 millones de dólares en sobornos en doce países, incluido Brasil, según documentos del Departamento de Justicia de Estados Unidos.

En Brasil, la empresa entregó unos 349 millones de dólares entre 2003 y 2016 con el fin de "asegurar una ventaja indebida para lograr o retener negocios para Odebrecht", de acuerdo con Estados Unidos.

Pero Odebrecht no se limitó a gastar dinero en sobornos para ganar licitaciones, sino que también destinó US$ 3.390 millones en pagos ilegales a campañas en Brasil y países de América Latina y África con el fin de potenciar su influencia política en esos países, según reveló Hilberto Mascarenhas, un ejecutivo de la constructora del sector de obras estructuradas de la empresa, apodado también "departamento de sobornos".

Negocio familiar

Los estrechos lazos entre Odebrecht y la política brasileña existen desde hace décadas y se deben, en gran parte, a los vínculos de la empresa con Petrobras, que se estrecharon desde que Odebrecht construyó la sede de la petrolera en Río de Janeiro a finales de los años 60. Y los lazos se hicieron aún más fuertes en 2002, cuando los dos gigantes se unieron para crear Braskem, la mayor empresa petroquímica de América Latina.

Esta relación permitió que la constructora, que comenzó como una empresa familiar en 1944, sea hoy uno de los cinco principales grupos empresariales brasileños, operando en 25 países con más de 128 mil empleados, y con un ingreso cercano a los 43 mil millones de dólares, según cifras de 2015.