Jóvenes trabajadores nacidos entre principios de los ochenta y mediados de los noventa
Diferencias entre millennials : Pasados los 30 años, cae valoración de los jefes y mujeres privilegian el ascenso de sus carreras

Quienes ya tienen más de seis años de experiencia laboral tienden a dejar de considerar a sus superiores como referentes. Los hombres de entre 31 a 35 años, además, se sienten menos reconocidos que aquellos que acaban de salir de la universidad.  

María de los Ángeles Pattillo 

Se sabe que los nacidos entre principios de los ochenta y mediados de los noventa son una generación que creció con la tecnología, que se caracteriza por tener un alto grado de escolarización y por su tendencia a rotar con frecuencia en los puestos de trabajo. Sin embargo, los llamados millennials van presentando diferencias internas en la medida que se incorporan al mercado laboral y comienzan a sumar años en él.

Así se desprende de una encuesta realizada por el área de consultoría de Colliers International Chile a 280 personas, en la que se distingue entre los junior millennials (entre 25 y 30 años) y los senior millennials (de 31 a 35 años).

De esta forma, en la medida que los hombres de la también llamada Generación Y van adquiriendo experiencia, por ejemplo, la importancia que tiene ascender en el puesto de trabajo tiende a caer. Entre los menores de 30 años un 13,6% no lo considera relevante, mientras que pasada esa edad la cifra sube a 19,2% (ver infografía).

Para Mario Mora, CEO y fundador del sitio FirstJob.me, la valoración que se le da a este tema al principio de la vida laboral se debe a la falta de experiencia: "Quienes han trabajado por menos años entienden el ascenso como sinónimo de éxito profesional y personal, pero con el tiempo, y con lo que les toca ver en sus jefaturas, se dan cuenta de que muchas veces no es así".

Por otra parte, el sociólogo y académico de la Universidad Andrés Bello, Juan Carlos Oyanedel, cree que este escenario se basa en que los trabajadores masculinos muchas veces consiguen ascensos, por lo que deja de ser un tema protagónico. "Se van estableciendo, mientras que para las mujeres es mucho más complicado subir, es cosa de ver la composición de los directorios, gerencias y hasta jefaturas, donde es raro encontrar presencia femenina sobre todo en áreas más duras de los negocios, como operaciones", dice.

Lo cierto es que en la encuesta de Colliers, mientras la relevancia que se les asigna a los ascensos baja en los hombres con el paso del tiempo, esta sube en el género femenino. Si entre los 25 y 30 años un 15,4% de las encuestadas dijo no darle peso a ese punto, al pasar al tramo de entre 31 y 35 años el número cae al 9,4%, es decir, nueve de cada 10 mujeres lo considera importante (90,6%).

Teresa Campos, directora del área de consultoría de Colliers, cree que las senior millennials son más ambiciosas, pues se ponen una meta más corta que sus pares masculinos. "Mientras los hombres ven una carrera ininterrumpida hasta los 65 años, ellas tienen más vacíos por la maternidad, por ejemplo, y además dejan de trabajar a más temprana edad", dice.

Ahora bien, más que caso a caso, también hay un fenómeno social detrás, asegura Mora: "Más que la postergación de la vida personal, tiene que ver con un empoderamiento femenino en la sociedad. El rol de la mujer en el trabajo es más fuerte, lo que hace que entiendan que tienen posibilidad de crecer".

Sensación de reconocimiento cae entre los hombres

La relación con la jefatura también va cambiando en la Generación Y según el tramo de edad. El 79,5% de los hombres que ingresan al mercado laboral se siente bien evaluado por su superior, mientras que seis años después ese indicador cae casi 20 puntos porcentuales, para llegar a 61,5%. "Muchos salen de la universidad creyendo que se las saben todas y el aterrizaje es muy fuerte. En general, tienen una actitud inicial muy distinta a la de la mujer", señala Campos. En ellas, en cambio, la sensación de reconocimiento de los jefes se mantiene estable en 65%.

Entre los expertos hay coincidencia en que entre los millennials junior es clave la retroalimentación con los superiores, para evitar frustraciones. Según Mora, hay empresas que han alineado a sus jefaturas para que entreguen un feedback casi semanal a sus colaboradores más jóvenes, ya sea en instancias formales o informales.

Sin embargo, inevitablemente tienden a disminuir quienes consideran a los jefes como referentes, según la encuesta de Colliers. La baja es de más de 30 puntos porcentuales en ambos sexos y es algo más significativa entre los hombres, donde del 72,7% se reduce al 38,5% de personas que sí los consideran como una figura a imitar.

Para Campos es natural que se genere este cambio, por la propia experiencia que van ganando los jóvenes con los años. "Al entrar al mundo laboral se ve al jefe casi como una figura mística, pero eso no es permanente. La gente, sobre todo la más preparada, se da cuenta, a veces, que su superior no es tan bueno y algunos sienten una decepción muy grande", indica.

Para evitar escenarios de frustración y fuga de talento, Oyanedel recomienda que las compañías capaciten a las jefaturas en el liderazgo de sus equipos, más allá de los temas técnicos. En esa línea, Campos advierte que este grupo espera mucho más de sus superiores que las generaciones mayores: "Quieren que se les desafíe, tener una carrera rápida, pero que sean los jefes quienes los empujen. Se sienten con la capacidad de cumplir con un plan, pero esperan que la cabeza de su equipo se los proponga", concluye.


<<< - INICIO TEXTO IMAGEN >>>

<<< - TERMINO TEXTO IMAGEN >>>

<<< - INICIO TEXTO IMAGEN >>>
En los llamados millennials junior (entre 25 y 30 años) es clave la retroalimentación con los superiores, para evitar frustraciones.
<<< - TERMINO TEXTO IMAGEN >>>
 Jóvenes valoran incentivos no monetarios

En general, los millennials se encuentran satisfechos con los incentivos no monetarios que les ofrecen sus empresas, como días libres, capacitaciones o coberturas complementarias de salud. Según la encuesta de Colliers, el nivel de aprobación se mueve entre 68,8% y 79,6%, dependiendo del sexo y la edad.

Mario Mora, de FirstJob.me, señala que pedir el detalle de los beneficios asociados al puesto de trabajo es una pregunta frecuente entre estos candidatos: "El sueldo se está volviendo un commodity , por lo que son otras cosas las que permiten generar mayor compromiso con los colaboradores jóvenes, como trabajar desde la casa o tener un horario más flexible, por ejemplo".

Sin embargo, esto disminuye al pasar los 30 años, tanto en hombres como en mujeres. "Cuando comienza a haber responsabilidades, como casa o hijos, se entiende que los gastos asociados no se pagan por tener una máquina de videojuegos en la oficina. Hay que cubrir la bencina, el arriendo y comienza a interesar más el sueldo que los beneficios", dice el sociólogo Juan Carlos Oyanedel.



Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir


[+] Vea más fotos


Servicios El Mercurio
   Suscripciones:
Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.
   InfoMercurio:
Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.
   Club de Lectores:
Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.


Otros Servicios
   Defunciones
   Ediciones anteriores
   Propiedades
   Suscripciones
   Empleos
   PSU@El Mercurio
   Contratar publicidad
   Club de Lectores
   Clase Ejecutiva
   El Mercurio - Aguilar
 


Buscador emol.com Ir al demo interactivo Buscador emol.com
0  
Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales