Crítica de Arte Centro Cultural Palacio La Moneda
60 años de geometría

WALDEMAR SOMMER 

Si queremos buscar los primeros antecedentes de geometría artística en Chile, primero debe dirigirse la mirada al influjo de la cultura precolombina, luego a los diseños de nuestros tejidos indígenas. En todos ellos, el ángulo recto, el cuadrado, el rectángulo desempeñan el rol protagónico. Ya internacionalmente, en el siglo XX, detenerse más allá de la acelerada liberación cubista, pues se abre un amplio horizonte de frutos imperecederos. Son las dos fundamentales rutas paralelas que desarrollan el arte abstracto. En relación a esto último, llama la atención que la actual retrospectiva del Centro Cultural La Moneda, dedicada a 60 años de abstracción en Chile, generalice el concepto y se convierta en un homenaje exclusivo a la vertiente geométrica. Entre muchas interrogantes que cabría hacerse sobre eso, valgan solo dos: ¿por qué se incluyó entre sus precursores a Vargas Rosas, cuyas formas fluyentes y curvas nada tienen que ver con las formas cerradas y rectas que vendrían después?, ¿por qué no se incluyó a ninguno de los informalistas de los 60? Desde luego, son estos asimismo abstractos y tenían el mismo derecho de participar. El asunto, en todo caso, no se encuentra aclarado en el texto del catálogo. Por otro lado, habría sido sumamente acertado haber incluido algún artista de la interesantísima nueva generación geométrica. Un mejor equilibrio cuantitativo del número de obras por cada pintor lo habría permitido.

En fin, más allá de sus limitaciones, emprendamos una síntesis cualitativa del conjunto propuesto. De partida, tres participantes brillan sobre el muro sur izquierdo de la Sala Andes: Sara Malvar y su par de gouaches , preciosos dentro de un cubismo vigoroso y de coloración exquisita; Vicente Huidobro, de 1925, con la admirable conjunción de palabra poética y arte visual -anuncio remoto de credo conceptual-, reducida a una reproducción fotográfica; el uruguayo Torres García y sus cubistas, pequeñas y bien conocidas realizaciones, en especial de los años 30. Agreguemos a ellos el óleo esbelto (1957) del argentino Emilio Pettoruti. Siguiendo el orden de montaje, vienen numerosos óleos y dibujos, por entero geométricos del anticipado Mario Carreño, probablemente en su etapa más atractiva. Destaquemos los bellos "De la serie del atardecer rojo" (1955), "Proyecto mural en Hotel Habana Hilton" (1956) y, santiaguino, "Boceto para Colegio San Ignacio" (1960).

Si fugaces latigazos lineales caracterizan los ejemplos numerosos del argentino Claudio Girola, Ricardo Yrarrázaval, de 1967 (el óleo sin fecha anuncia acercamiento onírico), manifiesta su independencia y excelencia creadoras. Dentro de los testimonios acá desperdigados de Elsa Bolívar, seducen más su par de bonitos pasteles (1960) y, blanco y negro, el esplendor, la potencia formal de "Brújula" (1974). El muy visto doble volumen en madera blanca "Umbral", representa a Federico Assler. Como cabía esperar, a Vergara Grez se le otorga un extenso espacio. Valga recordar sus amplios lienzos, donde sí vibran azules y blancos. Completan aquí el panorama pictórico quizá más descollante "Estructura Visviri" (1972), de Claudio Román, y, de Waldo Vila, "Estructura poética" (1960). Tampoco falta la potente limpidez de las fotografías iluminadas, sin color, de Antonio Quintana; rescatan arquitectura y productos industriales.

La Sala Pacífico ofrece un buen comienzo con relucientes esmaltes sobre aluminio (1970-1980) y sintéticas maquetas en acero de Carlos Ortúzar, mientras Robinson Mora sabe imponer sus pinturas de aros luminosos (1976) y Carmen Piemonte atrae mediante un fogoso "Sol transparente", de 1972. Pero, ante todo, convence la originalidad de dos estupendos cultores del arte óptico: el hasta hace tan poco desconocido entre nosotros Iván Contreras Brunet (aquí con escasos ejemplares entre 1958 y 1969) y, desde luego, Matilde Pérez, que el montaje fragmenta. Suyos hallamos, de 1970, espléndidos collages , pinturas y dibujos.

En cuanto a los seleccionados restantes, deben sumarse otros nombres destacables. Para comenzar, la importante presencia de Gustavo Poblete. No podemos dejar de subrayar, durante los años 60, "Estructura XII", "Serie negra N° 10", "Estructura IV en AZ" y, de 1994, la construcción con madera pintada. Asimismo a la década del 60 corresponden el largo óleo tan apto para mural de Virginia Huneeus, el agudo efecto óptico del cuadro -cercano a Matilde Pérez- de Roberto Carmona, la solidez constructiva y los coloridos peculiares de James Smith. Por último, mediante tubos de neón, Alejandro Siña convierte el cuadro pintado en delgados volúmenes de color (2016), en tanto que Luis Ladrón de Guevara continúa, sin alcanzar calidad similar, la senda fotográfica marcada por Antonio Quintana.

La revolución de las formas

60 años de arte abstracto en Chile

Lugar: Centro Cultural La Moneda

Fecha: hasta el 28 de mayo.

 


Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir
A juicio del crítico, llama la atención que la actual retrospectiva, dedicada a 60 años de abstracción en Chile, generalice el concepto y se convierta en un homenaje exclusivo a la vertiente geométrica
A juicio del crítico, "llama la atención que la actual retrospectiva, dedicada a 60 años de abstracción en Chile, generalice el concepto y se convierta en un homenaje exclusivo a la vertiente geométrica"
Foto:Cristián Carvallo


Servicios El Mercurio
   Suscripciones:
Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.
   InfoMercurio:
Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.
   Club de Lectores:
Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.


Otros Servicios
   Defunciones
   Ediciones anteriores
   Propiedades
   Suscripciones
   Empleos
   PSU@El Mercurio
   Contratar publicidad
   Club de Lectores
   Clase Ejecutiva
   El Mercurio - Aguilar
 


Buscador emol.com Ir al demo interactivo Buscador emol.com
0  
Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales