Doce autoridades de establecimientos particulares y municipales opinan:
Rectores de colegios proponen medidas para enfrentar los riesgos del "carrete" escolar

La mayoría valora la creación de protocolos para abordar el tema y destacan trabajo conjunto con los padres. Insisten en que se deben reforzar los valores y la autonomía de los jóvenes, para que tomen sus propias decisiones. Llaman a que los apoderados "pongan límites" y reglas, aun con el costo de ser "impopulares" ante sus hijos.  

Gabriel Pardo y Nicolás Álvarez  Dar reglas claras, sin miedo a ser "impopular", y ayudarlos a tomar decisiones sin ceder a la presiónSantiago Baraona, Tabancura:

El Colegio Tabancura es uno de los establecimientos en los que el centro de padres ha impulsado un protocolo para evitar eventuales riesgos en las salidas de sus hijos.

Al respecto, su director, Santiago Baraona, comparte el diagnóstico que ha motivado a los padres de familia a ponerse de acuerdo "en ciertos criterios básicos sobre las fiestas de sus hijos y que es lo que los ha llevado a consensuar este protocolo".

Y explica que "lo que más preocupa a los padres es el consumo de alcohol, el horario de inicio y término de las fiestas y ciertos excesos que ocurrirían por falta de supervisión de adultos".

Respecto de propuestas para evitar riesgos, afirma, sin duda, que "lo primero es que los padres estén presentes en esta etapa de la edad de sus hijos. una presencia que debe ser efectiva -tiempo dedicado a los hijos- y afectiva. Conversar, hacer pensar, orientarlos para que tomen decisiones libres (por ejemplo, sin dejarse llevar por la presión del grupo), sin temor a que a veces se equivoquen. Luego, plantear algunas reglas claras, pocas, razonables, que se cumplan, sin temor a ser, a veces, 'impopular'. Y, por supuesto, dar buen ejemplo. A mi juicio, el protocolo recoge muy bien este punto".

Finalmente, comenta con preocupación que "es un secreto a voces que algunos supermercados y botillerías no cumplen la ley y venden alcohol a menores de edad directamente, o a través de terceros, sabiendo que no compran para ellos, sino para menores de edad. Debería haber más fiscalización".

"Cuesta lograr que comprendan el riesgo que corren"Ana María Tomassini, Villa María Academy:

"Es muy preocupante ver que para un porcentaje importante de adolescentes, el 'pasarlo bien' está asociado al consumo de alcohol y, en ocasiones, de drogas", dice la directora de Villa María Academy, Ana María Tomassini.

"A los colegios nos cuesta lograr que nuestros alumnos comprendan el riesgo que corren al consumir sustancias que les alteran la conciencia y la conducta, y no parecen integrar la información que damos respecto a que su organismo no está aún en condiciones de procesar estas sustancias con la forma en que actúan", comenta.

Frente a ese desafío, plantea: "Nuestro colegio lleva muchos años trabajando en este tema, tanto con nuestra área de Psicología y Orientación, como también con nuestros profesores, apoderados y las propias alumnas. Esto se hace varias veces a lo largo de la vida escolar de las alumnas y con distintas metodologías, pero, para nuestra preocupación y frustración, no parecemos lograr que asuman que consumir alcohol antes de los 18 años no solo es ilegal, sino, más grave aún, es dañino, ni hemos podido evitar que un porcentaje no mayoritario, pero sí preocupante, tenga un consumo excesivo y riesgoso, con la excusa de que si no toman, no lo pasan bien".

Al consultarle por las medidas que se deben adoptar, Tomassini afirma: "Para ser honesta, la supervisión no parece ser el mejor sistema. Es irreal pensar que los jóvenes estarán bajo la mirada de adultos en cada momento de sus vidas y, especialmente, en cada momento en que están en fiestas, conciertos, etcétera. El colegio apunta a educar a nuestras alumnas, para que tomen conciencia y sean capaces de tomar las decisiones correctas".

En esta tarea -agrega-, "el rol de los padres es fundamental y de mucho mayor alcance que el que podemos tener los colegios. Creemos que su presencia y apoyo a los jóvenes hacen una gran diferencia. Aunque no hay receta mágica, la presencia de los papás en el tema del 'carrete' ayuda a que los jóvenes se midan o sean más responsables. También es importante que los padres estén conscientes de los mensajes que dan a sus hijos con su propio ejemplo, con sus comentarios, con cómo viven ellos sus propios momentos de esparcimiento". En el caso del colegio, el Centro de Padres entregó un protocolo para revertir la tendencia de consumo de alcohol, buscando generar una red de apoyo para aplicar criterios similares en términos de horarios y cuidado en las casas.

"Evitar tiempos muertos" y "formar al alumno"Jesús Pérez, Alonso de Ercilla:

El rector del Instituto Alonso de Ercilla (Marista), hermano Jesús Pérez, dice que en su establecimiento están trabajando para evitar los tiempos "muertos" después de que los alumnos terminan las clases y quedan libres para regresar en la tarde. Ello, porque en algunos casos esos períodos pueden generar que los alumnos queden sin supervisión y se den conductas de riesgo.

Aunque advierte que -si bien enfatizan en la formación valórica de sus alumnos- en estos temas "el colegio no puede responder por todo".

Por otro lado, plantea: "No creo que se dé solución al problema solo por hacer un protocolo. El protocolo ayuda, pero no lo es todo. Creo que es fundamental formar al alumno y a la familia".

Pérez cree que el riesgo de establecer este tipo de normativas es que "una vez hecha la ley, hecha la trampa".

"La educación es todo un fenómeno ambiental. No es solo de profesores buenos. Es contar con los padres, para que adhieran al proyecto educativo y pongan como tema central la formación de sus hijos", dice.

En torno a ese punto, cree que hoy, con padres y madres que deben trabajar, surge un sentimiento de culpa respecto del tiempo que pasan con sus hijos, lo que los puede llevar a ser permisivos. "Eso es un peligro", dice.

"Que los padres se involucren es bueno"Hernán Carvallo, Montemar:

"Sobre la propuesta y acuerdo entre los apoderados, me parece que es una buena iniciativa", dice el director del Colegio Montemar, de Concón, Hernán Carvallo, respecto del protocolo creado por colegios de la Región Metropolitana para combatir los riesgos de excesos en los "carretes" juveniles. "Cualquier cosa que haga que los padres se involucren en la educación de los hijos es buena. El colegio tiene sus límites, dados por un horario". Y advierte que "a veces los padres esperan que el colegio también se preocupe de ellos (los alumnos y familias) en las horas sin clases...".

"Los papás quieren lo mejor para los hijos, y muchas veces el que los jóvenes estén solos, o con sus capacidades disminuidas por el alcohol, los pone en riesgo", agrega. Pero señala que los padres deben tener conciencia de que son ellos "los que financian a los hijos, en cuanto a lo que estos gastan o los permisos que dan".

Para Carvallo, la clave es prevenir a temprana edad. "Un hijo a los 18 años está bastante formado, y toma muchas de sus decisiones de manera autónoma y no siempre hace casos a los buenos consejos, llenos de cariño, de los papás. Explicar los riesgos y tener normas claras para la casa ayudan a los niños y adolescentes. Hacer otra cosa parecería que a los papás no les importa lo que hagan sus hijos, genera más daño, y les quita autoridad a los padres".

"Es imposible supervisar a los hijos las 24 horas"Virmar Visconti, Cumbres:

Para la directora del Colegio Cumbres (Femenino) de Las Condes, Virmar Visconti, hay una realidad insoslayable. "Es imposible supervisar todo lo que hacen los hijos las 24 horas. Por ello, es importante formar en valores y reforzar los factores protectores, como darles mucho acompañamiento, mostrarse disponibles para escucharles y acogerlos, darles confianza sin ser alarmistas; conocer a sus amigos, conocer los lugares donde van, ver las series que ellos ven y juegos que utilizan".

Además, plantea que es relevante "reforzar el valor de la voluntad y el sano sentido crítico frente a lo que ven y escuchan. Sin embargo, es clave ser respetuoso con las individualidades de cada uno. Estas propuestas deben conversarse y no imponerse a los hijos".

En torno al rol de los padres, afirma que el Cumbres "considera que los padres de familia, por ley natural, son los primeros y principales educadores de sus propios hijos. El colegio realiza una labor complementaria y subsidiaria de la familia en la formación de los hijos. Los padres de familia y el colegio son aliados en este proceso formativo, pero nada sustituye el rol de los padres, y es una responsabilidad que no se puede delegar a otros".

"La clave es anticiparse al problema"Franz Sieber, Instituto Alemán de Puerto Montt:

En el Instituto Alemán de Puerto Montt, dice su director, Franz Sieber, lo que están haciendo es trabajar en conjunto con el centro de padres, además de profesionales externos.

"La clave es anticiparse al problema", enfatiza. De hecho, comenta que recientemente asistió el siquiatra Sergio Canals a darles charlas tanto a alumnos como a apoderados sobre las conductas de riesgo a las que se pueden enfrentar en la adolescencia. Según Sieber, la idea de los protocolos enviados por los centros de padres buscando recomendar horarios para las fiestas y otras acciones pueden ayudar.

"Nosotros decimos que el colegio es coeducador y que los padres son los educadores principales. Ellos tienen que velar por lo que ocurre con sus hijos fuera del colegio", dice.

Jaime Andrade, Liceo Augusto D'Halmar: "La vida privada no puede ser regida por normativas"

Jaime Andrade, director del Liceo Augusto D'Halmar, de Ñuñoa, tiene una opinión discrepante respecto de la creación de protocolos por parte de los centros de padres para supervisar, por ejemplo, lo que hacen los hijos en sus casas cuando se reúnen.

"El centro de padres no tiene esa misión. La misión de los centros de padres es ser elementos cooperadores de la educación de sus hijos dentro del colegio, no afuera".

De acuerdo con esa postura explica: "Nosotros velamos por la conducta, la disciplina, el desarrollo académico, artístico y cultural de los niños en el interior del colegio", pero dice que "nadie puede inmiscuirse en la educación individual de cada hogar. Al centro de padres no le corresponde".

"Por supuesto, el colegio tiene que propender al mejor desarrollo valórico, racional y educacional de los alumnos: moral, ético, buenas costumbres (...) Sin embargo, es imposible entrometerse en el tipo de comportamiento que deben tener sus niños en el hogar o con sus amigos; eso es imposible", agrega Andrade.

En su opinión, "la vida privada no puede ser regida por normativas de centros de padres. Me parece una intromisión ilegítima".

"La misión de los centros de padres es ser elementos cooperadores de la educación de sus hijos dentro del colegio, no fuera del colegio".

María Debesa, Los Andes: "Que aprendan a usar bien su libertad"

La directora del Colegio Los Andes, de Vitacura, María Debesa, dice que "más que supervisar o controlar, lo que buscamos es que aprendan a ser personas libres que asuman con conocimiento y responsabilidad sus decisiones. Esto pasa por dedicarles tiempo a los hijos y acompañarlos en la reflexión de las elecciones que hacen y en sus consecuencias. No se puede estar siempre presente cuando deben elegir, por lo que tenemos que adelantarnos y enseñarlos a usar bien su libertad".

Respecto de los protocolos creados por los centros de padres, María Debesa explica que "lo que muchos padres han visto prudente y que nosotros como colegio apoyamos, es darles un marco claro donde ellos se puedan desenvolver: sugerencias de horarios, lugares y consumo. Creemos que es indispensable, eso sí, que estos marcos sean conversados entre los padres y los hijos; y no impuestos. La idea es que los adolescentes se sumen y eso pasa por lograr que comprendan todo lo que hay detrás y el porqué se hace. Los jóvenes también quieren pasarlo bien y divertirse sanamente".

"Lo que muchos padres han visto prudente, y que nosotros como colegio apoyamos, es darles un marco claro donde ellos se puedan desenvolver".

Joel López, Everest: "Hay que atreverse a poner límites"

"Formar a niños y adolescentes hoy en día es un gran desafío, ya que, por un lado, nuestros jóvenes cuentan con un mundo lleno de oportunidades y recursos", dice el director del Colegio Everest, pero agrega que, "en contraposición a esto, estamos inmersos en una cultura cada vez más permisiva, que nos invita a vivir una vida superficial, llena de excesos, de satisfacción inmediata, de lo desechable, de lo individualista".

En esa línea, dice, "creemos fundamental la coordinación de padres, colegios y políticas públicas, de manera de asegurar un ambiente más favorable para nuestros jóvenes. En esta idea se enmarca la iniciativa de realizar un trabajo coordinado entre centros de padres de diferentes colegios, de la cual el Colegio Everest desde hace 2 años participa, el que ha permitido desarrollar un protocolo de acciones específicas como herramienta de apoyo a los padres. Así mismo, estamos realizando un trabajo preventivo y coordinado con los equipos de psicología y orientación de diversos colegios, aunando criterios, líneas preventivas y estrategias concretas con el fin de formar a los alumnos en la voluntad, conciencia de riesgo y autocuidado".

A los padres les recomienda "una escucha activa y acogedora, que los lleve a acompañar y no juzgar". Pero también, afirma, "hay que atreverse a poner límites".

"Creemos fundamental la coordinación de padres, colegios y políticas públicas, de manera de asegurar un ambiente más favorable para nuestros jóvenes".

Lorna Prado, Santiago College: "Los padres deben ser cercanos, pero no amigos"

"Hoy existe un escenario cultural complejo", dice la directora del Santiago College, Lorna Prado. Advierte que ha pasado a ser de "sentido común" que algunas drogas supuestamente "no hacen mal".

"Cuando se habla hoy de la marihuana, por ejemplo, se señala que puede tener usos medicinales, pero eso puede ser fácilmente mal interpretado por niños y jóvenes. Que yo sepa, no hay ningún estudio científico que diga que esa droga les puede hacer bien a niños en edad escolar. Al contrario", dice.

Prado asegura que este tipo de fenómenos y conductas de riesgo se han ido instalando en la juventud y pueden afectar a todos los colegios.

Por ello, cree que una de las claves es el trabajo conjunto entre los padres y apoderados con los establecimientos.

"Tenemos que tener la posibilidad de conversar con los padres y que ellos puedan hablar cuando haya sospechas de que algo está sucediendo. No vamos a salir corriendo tras el niño, ni vamos a pedir que los padres vengan a buscarlos todos los días".

Para la directora del Santiago College, es fundamental un trabajo de orientación, no necesariamente con medidas que sean punitivas. Y lo grafica así: "Un niño que está en este tipo de conductas, a veces, lo hace porque se siente mal. Si lo castigo, lo terminamos de hundir".

Respecto del rol de los padres, es enfática en señalar que deben tener un rol de compañía de sus hijos. "Los padres deben ser cercanos, pero no amigos. Deben ser personas que aman profundamente, que están presentes, pero que deben criar y decirles la verdad".

Desde esa perspectiva, cree que es fundamental inculcar reglas de acuerdo con la edad de los jóvenes. "Así como a una edad se les enseña a sentarse a la mesa, más adelante debe haber normas respecto de las horas a las que llegan, por ejemplo", plantea.

"Cuando se habla hoy de la marihuana, por ejemplo, se señala que puede tener usos medicinales, pero eso puede ser fácilmente mal interpretado por niños y jóvenes".

Ricardo Morales, Liceo Enrique Molina: "Enseñarle autonomía"

Para el rector del Liceo Enrique Molina Garmendia (Concepción), Ricardo Morales, la familia debe saber con quiénes comparten sus hijos y cuáles son los lugares a los que ellos habitualmente asisten. "Ahora, tener un control parecido a una burbuja en la que ellos puedan estar insertos, yo lo veo complejo, porque al alumno también hay que enseñarle autonomía".

"Tenemos que velar que todo lo que le entreguemos en valores, efectivamente se vaya consolidando. ¿Y de qué manera se va consolidando?, en la medida en que el alumno tenga la oportunidad de poner a prueba todo esto que le hemos entregado", enfatiza.

"¿En qué momento nosotros -dice- les damos la responsabilidad para poder demostrar cuáles son sus costumbres y sus hábitos? Porque si vamos a estar presentes y coartándolos, los alumnos tendrán una conducta que, a lo mejor, será disimulada en atención a la presencia del adulto".

"Tener un control parecido a una burbuja en la que ellos puedan estar insertos, yo lo veo complejo".

René Sporman, Liceo Arturo Alessandri: "Talleres de formación integral"

"Hoy hay una permisividad y una crisis valórica grande", dice -preocupado- René Sporman, director del Liceo Polivalente Arturo Alessandri Palma (Providencia)

"Nosotros, como profesores, nos damos cuenta de que los padres tienen cada vez menos control de los hijos en sus casas, desde temprana edad", afirma, con el riesgo de que aparezca el consumo de alcohol y drogas.

"Son conductas que aprenden de los grupos que hay en sus barrios, pero también de los medios, como la televisión, por ejemplo", agrega.

"En nuestro liceo, esto lo tratamos de solucionar y afinar a través de la formación, de protocolos de trabajo con los estudiantes, con recreos entretenidos con más deporte y talleres de formación integral", detalla Sporman.

Respecto del protocolo impulsado por algunos colegios de Santiago, dice que "este tipo de iniciativas es una oportunidad porque podemos aprender y reflexionar sobre cuestiones concretas con los padres y apoderados".

"Me parece bien -concluye- que los centros de padres puedan interactuar en relación con qué hacer con el cuidado y formación de sus hijos, sobre todo cuando hoy tenemos una sociedad tan permisiva".

"Me parece bien que los centros de padres puedan interactuar en relación con qué hacer con el cuidado de sus hijos".



Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir


[+] Vea más fotos


Servicios El Mercurio
   Suscripciones:
Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.
   InfoMercurio:
Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.
   Club de Lectores:
Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.


Otros Servicios
   Defunciones
   Ediciones anteriores
   Propiedades
   Suscripciones
   Empleos
   PSU@El Mercurio
   Contratar publicidad
   Club de Lectores
   Clase Ejecutiva
   El Mercurio - Aguilar
 


Buscador emol.com Ir al demo interactivo Buscador emol.com
0  
Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales