Embarazos múltiples:
Los desafíos de convertirse en madre de dos o más niños a la vez

Los embarazos sobre los 35 años y el incremento de la fertilización asistida han provocado un aumento de los nacimientos de gemelos o mellizos, que hoy representan el 2% de los alumbramientos al año. Una guía de apoyo disipa los mitos y temores que supone la llegada de dos guaguas al mismo tiempo.  

C. González 

Cuando fue a su segunda ecografía tras quedar embarazada, Carolina Bascuñán y su marido escucharon al médico decir: "Bueno, acá tenemos el corazón de uno y acá está el corazón del otro". De pronto, su tan esperado deseo de ser mamá se haría realidad, y por partida doble.

Ya han pasado cuatro años, y hoy Mateo y Vicente crecen sanos y fuertes, y siguen poniendo a prueba a sus padres en la crianza. Una tarea que no es sencilla y que claramente se multiplica cuando se trata de gemelos, mellizos o más hijos que llegan de una vez.

Precisamente a partir de su experiencia, como madre y como doula -persona capacitada para brindar apoyo emocional a las mujeres durante el embarazo, el parto y el posparto-, Carolina decidió escribir el libro "¿Acaso dijo dos bebés? Guía de apoyo a una mamá primeriza", que acaba de publicar.

"Nació porque muchas amigas y conocidas que se enteraban de que estaban esperando a gemelos me llamaban para preguntarme cómo lo hice; no existe mucha literatura, menos en español, que oriente sobre lo que implica un embarazo múltiple y cómo afecta la cotidianidad", explica.

Potenciales lectoras hay de sobra. Solo en la primera década de este siglo, los embarazos múltiples aumentaron en 11% en el país y, actualmente, constituyen alrededor del 2% del total de nacimientos que ocurren al año.

Una realidad que responde a factores como embarazos tardíos -sobre los 35 años aumenta la posibilidad de un embarazo múltiple espontáneo, ya que es más probable generar dos óvulos por cada ciclo- y al incremento de tratamientos de fertilización asistida (alrededor del 20% de estos embarazos son gemelares).

"El libro aborda desde el embarazo y el parto, hasta el año y medio de vida. Está lleno de consejos y datos, porque hay muchas preocupaciones y mitos en torno al tema", precisa Carolina sobre el texto que fue revisado por el doctor Ricardo Pinto, pediatra de la Facultad de Medicina de la U. de Chile.

"Muchos padres relatan que la crianza de hermanos gemelos es un proceso largo y épico, que tiene fases y en las que destacan los meses iniciales, llenos de dificultades y privaciones", dice el especialista en el prólogo.

Las preocupaciones de los papás de gemelos son muy parecidas a las de los padres de hijos únicos: alimentación, sueño, estimulación, enfermedades.

Aparte de lo curioso que puede ser sentir cuatro patadas en el vientre a la vez, una de las primeras preocupaciones de las futuras mamás es que asocian parto múltiple a cesárea. "Y eso no siempre es así y es bueno tenerlo en cuenta; mi parto fue normal, pese a que nacieron prematuros".

De hecho, sí es frecuente que los partos múltiples ocurran antes de las 37 semanas de gestación, como explica la doctora Paulina Toso, jefa del Servicio de Neonatología del Hospital Clínico de la U. Católica y miembro de la Sociedad Chilena de Pediatría. "Por lo mismo, son niños que suelen demandar más tiempo y cuidados que un niño de término".

Ya nacidos, la lactancia genera inquietud en las mamás. "Eso asusta mucho; no saben si serán capaces de producir tanta leche y cómo amamantar a dos guaguas a la vez; pero hay técnicas y posiciones, bastante simples, que uno puede ir ensayando", dice Carolina.

La doctora Toso agrega que hay que tener claro que no siempre será posible alimentarlos solo con leche materna. "A veces es porque a los niños prematuros les cuesta más succionar del pecho; pero no es malo que haya lactancia mixta -leche materna más fórmula- si es necesario".

El lugar y momento para dormir es otra preocupación: si deben dormir juntos o separados, por ejemplo. "Algunos van a estar más tranquilos estando en la misma cuna, pero todo depende de los niños. Las mamás deben ser muy perceptivas en lo que sienten que es mejor para sus hijos", dice Toso.

Carolina Bascuñán agrega que no hay que temer dejarlos juntos, ya que ellos mismos suelen buscarse. "Hay mamás que se asustan porque piensan que cuando llora uno, el otro también lo hará. Pero no siempre ocurre; estar juntos les otorga tranquilidad, aun cuando uno de ellos llore".

De hecho, agrega, no necesitan que nadie los entretenga. "Uno debe aprender a dividir la atención hacia ellos, pero como interactúan harto entre ellos, eso a veces es un beneficio y da un pequeño alivio en el día".

Eso sí, enfatizan las entrevistadas, nunca hay que dudar en pedir ayuda, tanto a familiares y amigos como a un profesional. "Hacer turnos, descansar y bajar las exigencias en otras cosas -dice la doctora Toso-. Por ejemplo, el aseo de la casa puede que no esté perfecto por un tiempo, pero es importante no sobreexigirse".

 


Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir
Para Carolina Bascuñán fue toda una sorpresa saber que esperaba gemelos. La experiencia de criar a Mateo y Vicente es parte de lo que da vida al libro.
Para Carolina Bascuñán fue toda una sorpresa saber que esperaba gemelos. La experiencia de criar a Mateo y Vicente es parte de lo que da vida al libro.
Foto:CARLA DANNEMANN

[+] Vea más fotos


Servicios El Mercurio
   Suscripciones:
Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.
   InfoMercurio:
Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.
   Club de Lectores:
Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.


Otros Servicios
   Defunciones
   Ediciones anteriores
   Propiedades
   Suscripciones
   Empleos
   PSU@El Mercurio
   Contratar publicidad
   Club de Lectores
   Clase Ejecutiva
   El Mercurio - Aguilar
 


Buscador emol.com Ir al demo interactivo Buscador emol.com
0  
Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales