Todos íbamos a ser presidentes

Claudia Guzmán V. 

Que la carrera presidencial 2017 se insinúe como una de las más mediáticas de la historia de la televisión es una verdadera oportunidad para fijar estándares. Y tener a dos periodistas con trayectoria televisiva como precandidatos a La Moneda no es casualidad.

La forma en que los medios abordan la política -en particular la televisión- ha sido estudiada a lo largo de las últimas décadas para caer en un diagnóstico digno de preocupación: al igual que el ejercicio de la cosa pública, la cobertura que se realiza en la pantalla chica tiende a alejarse cada vez más de la población.

"Estado nacional" y "En buen chileno" son dos ejemplos claros del tipo de programa político donde, por interesante que sea el debate que se da entre panelistas representantes de distintas facciones, nunca se rompe la lógica de statu quo . Los mismos opinólogos o estudiosos de la política se enfrentan sobre los mismos temas, una y otra vez. Apenas los estilos personales de confrontación dan atractivo a los espacios, haciendo que las ideas den paso a un concurso de popularidad u odiosidad donde los candidatos al premio son Sergio Melnick, Pilar Molina, Patricio Fernández, Cecilia Pérez y Francisco Vidal.

Igual de desgastado podría aparecer el esquema de "Tolerancia Cero", con su histórico villano Fernando Villegas, si es que la incorporación de nuevos panelistas -en particular Daniel Matamala y Mónica Rincón- no hubieran llegado a bloquear su constante, aunque televisivamente efectiva, desidia y crispación. Y el bloqueo, lejos de ser personal, viene desde el ejercicio casi espartano de su profesión.

La distancia que el periodismo impone se transformará en estas elecciones presidenciales en un valor mayor. Tener a Alejandro Guillier y a Beatriz Sánchez compitiendo por llegar a liderar el país debiera ser una doble exigencia para quienes cubren estas materias en televisión. Decir "Alejandro querido" o hablar de "la Bea" son expresiones que se suelen escuchar hoy en pantalla, pero que solo en espacios matinales se pueden justificar. Esa pretendida humanidad que suele traducirse en costumbrismo e infantilización -pidiendo a los candidatos que fuercen una emoción o digan palabrotas como si se tratara de hacer "gracias"- no le queda bien a TVN, que encomendó a Pedro Carcuro la serie de entrevistas de esta carrera presidencial.

Es el ejercicio distante del oficio periodístico el que es capaz de desnudar la fragilidad de quienes pretenden el poder. Eso no lo logrará quien le dice "Cote" a Manuel José Ossandón, sino quien comienza a pedirle que hable desde la competencia que se le supone no a un viejo conocido, sino que a un presidenciable que eventualmente tendrá tratados internacionales que ratificar.

De tantos años de convivencia y connivencia, los periodistas y políticos, panelistas y operadores han llegado a conocerse, a mezclarse, a confundirse al punto de que sus cuitas compartidas quedan cada vez más lejos de lo que podría significar un aporte para el espectador.

Es por eso que "Aquí está Chile", el nuevo foro político que debutó esta semana en CHV y CNN Chile, representa una verdadera contribución. Poner cara, nombre y apellido a los temas que afligen a la población no solo es atractivo, sino que necesario. Y la producción ejecutiva en manos de Andrea Vial -ex responsable de "El Informante", de TVN- ha dado muestras de un tremendo oficio en televisión. Tener a un trabajador de los Luchsinger Mackay preguntando por el conflicto en La Araucanía, contactar vía 4G a la esposa de Braulio Jattar para hablar de Venezuela o conseguir a un comerciante que ha sido asaltado 10 veces y ha matado a 12 de sus atacantes en legítima defensa para hablar de delincuencia es verdaderamente una nueva forma de plantear la discusión.

En el formato de "Aquí está Chile" los periodistas vuelven a su rol de puente, de facilitador de la comunicación. Y aunque algunos buscan forzar un estilo más punzante y agresivo, es claro que es solo un intento de figuración.

Como quedó demostrado en el caso de Ossandón en "Tolerancia Cero", no hay que buscar que los candidatos generen simpatías para traer rating o caigan en trampas retóricas para sugerir su debilidad. Solo basta con preguntar ¿sabe o no sabe? ¿Está de acuerdo o no? ¿Qué es lo que hará? Con eso debiera decidirse una votación.

 


Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir
<b>El ex Presidente y actual candidato Sebastián Piñera</b> estuvo en En buen chileno, de Canal 13, y esta noche aparecerá en Tolerancia Cero, de CHV.
El ex Presidente y actual candidato Sebastián Piñera estuvo en "En buen chileno", de Canal 13, y esta noche aparecerá en "Tolerancia Cero", de CHV.
Foto:Canal 13


Servicios El Mercurio
   Suscripciones:
Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.
   InfoMercurio:
Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.
   Club de Lectores:
Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.


Otros Servicios
   Defunciones
   Ediciones anteriores
   Propiedades
   Suscripciones
   Empleos
   PSU@El Mercurio
   Contratar publicidad
   Club de Lectores
   Clase Ejecutiva
   El Mercurio - Aguilar
 


Buscador emol.com Ir al demo interactivo Buscador emol.com
0  
Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales