Estudios de ingeniería comienzan este semestre:
Línea 7 podría reducir estaciones y generar más zonas de combinación

El trazado entre Renca y Vitacura movilizará a 162 millones de pasajeros al año. Los trenes pasarían cada dos minutos.  

Manuel Valencia 

Se anunció hace poco más de un mes, y aún faltan ocho años para que comience a rodar, pero la Línea 7 del metro de Santiago ya podría sufrir los primeros cambios respecto de lo dado a conocer por el Gobierno.

En el lanzamiento del proyecto -que pretende descongestionar la Línea 1, al ofrecer una nueva opción para viajar entre el oriente (Vitacura) y el poniente (Renca) de la capital- se informó que el trazado de 24,8 kilómetros tendría 21 estaciones, incluyendo combinaciones con las líneas 1 (Baquedano y Salvador), 2 (Cal y Canto) y 5 (Baquedano).

Pero con el estudio de ingeniería, que se comienza a realizar este semestre, se buscará aumentar la interconexión con el resto de la red. Fuentes de la empresa detallan que se apuntará a generar vínculos con la Línea 1 a través de túneles peatonales entre Los Leones y la futura estación Suecia y entre Tobalaba e Isidora Goyenechea. Asimismo, crear una estación de combinación con el futuro tren a Batuco en la estación Matucana.

Los cambios también podrían reducir estaciones, advierten las mismas fuentes, porque el actual diseño de 21 detenciones implica un tiempo total de viaje de hasta 40 minutos, superior a los 30 informados oficialmente.

"El trayecto de 21 estaciones, a más de un kilómetro cada una, es un número alto de detenciones. Son en promedio menos que las otras líneas del metro. Quizá se puede comparar con las líneas 4 y 4A. Lo que se puede hacer es dejar la opción de generar futuras estaciones. Las conexiones peatonales, con túneles secos, son fundamentales para mejorar la operación de la línea", señala Louis de Grange, ex director de Metro y especialista en transportes, para quien una combinación con el tren a Batuco potenciaría la Línea 7.

Respecto del costo de la obra (US$ 2.528 millones), sin embargo, cree que "es poco lo que se puede ahorrar con cambios al diseño, porque ese monto corresponde a una línea de esa envergadura".

Nombres tentativos

En tanto, las 21 estaciones informadas inicialmente ya tienen nombres tentativos: Brasil, José Miguel Infante (una de las que podrían ser eliminadas), Salvador Gutiérrez, Huelén, Neptuno, Radal, Walker Martínez, Matucana, Cumming (futura combinación con el tren a Batuco), Cal y Canto, Baquedano, Salvador, La Concepción, Suecia (túnel a Los Leones), Isidora Goyenechea (combinación a Tobalaba), Vitacura, Américo Vespucio, Parque Araucano, Gerónimo de Alderete, Padre Hurtado y Estoril (ver infografía).

Según las proyecciones del Gobierno, 162 millones de pasajeros usarán cada año la Línea 7, con lo que la red movilizará a 1.067 millones de personas cada 12 meses. De paso, seguirá concentrando viajes respecto de los buses del Transantiago.

Los trenes -cada uno con capacidad para 1.560 pasajeros- circularían separados por intervalos de dos minutos.

"El Mercurio" intentó conocer la visión de Metro sobre los beneficios de la Línea 7; sin embargo, desde la compañía pública declinaron referirse al tema.

US$ 2.528
millones el costo estimado por metro para la obra.

40
minutos es el tiempo de viaje estimado entre las estaciones Brasil y Estoril.

460 mil
hogares , donde viven 1,5 millones de personas, serán los principales beneficiados por el proyecto.



 Ayer comenzó la marcha blanca de la Línea 6, que será entregada entre septiembre y octubre

Si bien en el evento licitado por Metro se precisa que la Línea 6 (Cerrillos-Providencia) será inaugurada en los primeros días de septiembre, con tal nivel de detalle que incluso explica el recorrido que la Presidenta Michelle Bachelet realizará en el acto, ayer el presidente de la empresa, Rodrigo Azócar, aseguró que la fecha debe ser definida por la Mandataria, y que sería "entre septiembre y octubre".

Ayer, la Jefa de Estado dio un paso clave en esa dirección al dar inicio a la marcha blanca del proceso, que se extenderá por ocho semanas.

"Se van a poner a prueba los trenes, los sistemas para empezar a funcionar en el más breve plazo posible", señaló la Presidenta.

La Línea 6 fue lanzada por la Mandataria en su primer gobierno, en diciembre de 2009. Tras ser reestudiada por la administración de Sebastián Piñera, finalmente se comenzó a construir en 2012. Hoy, las obras tienen un avance del 96% y buscan beneficiar a más de 1,1 millones de personas. Entre otras novedades, incorpora trenes sin conductor, puertas en los andenes y el reemplazo de los cajeros humanos en las estaciones por máquinas de recarga.

La Línea 6 también cuenta con electricidad aérea para los trenes (catenarias), lo que evita las paralizaciones de servicio por caídas de personas u objetos a las vías electrificadas.

La ministra de Transportes, Paola Tapia, adelantó que se está trabajando para que el estreno de la Línea 6 no complique a los usuarios, considerando la cantidad de cambios que incorpora. "Pensamos en una gradualidad. Se ha coordinado que se disponga de personal que esté en los cajeros enseñándoles a las personas en todo el período que sea necesario para tal efecto, para cumplir la labor de información y educación", detalló.



Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir


[+] Vea más fotos


Servicios El Mercurio
   Suscripciones:
Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.
   InfoMercurio:
Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.
   Club de Lectores:
Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.


Otros Servicios
   Defunciones
   Ediciones anteriores
   Propiedades
   Suscripciones
   Empleos
   PSU@El Mercurio
   Contratar publicidad
   Club de Lectores
   Clase Ejecutiva
   El Mercurio - Aguilar
 


Buscador emol.com Ir al demo interactivo Buscador emol.com
0  
Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales