"Si tienes hambre, cómprate un Súper 8"

Se acabaron los churrascos:  

 

El Presidente revisaba personalmente ciertos gastos. Cuando se enteró de los ingresos percibidos por los asesores de comunicación de varios ministerios, quedó impactado. Por orden suya, cada ministro debió llamar a su jefe de comunicaciones e informarle, sin anestesia, que su sueldo sería recortado en un 40%.

Los gastos más nimios, si le parecían excesivos, descomponían a Piñera. Una famosa banquetera que estuvo a cargo de organizar la comida en La Moneda en honor al Presidente de Estados Unidos, Barack Obama, recordaría que cuando se aprontaban a servir el tercer plato, Piñera empezó a sacar cuentas.

-¿Es necesaria una comida con tres platos? -cuestionó a un asesor, pues lo consideraba, a todas luces, un derroche.

El mandato de austeridad que había aprendido durante su niñez y experimentado toda su vida debía respetarse en todas las dependencias de La Moneda.

Cierta mañana, un garzón de Presidencia subió al segundo piso para llevar un sándwich de churrasco solicitado por un joven asesor.

-¿Por qué te trae un mozo un sándwich a esta hora? -cuestionó su jefe.

-Es que no he tomado desayuno -balbuceó el joven, quien no había reparado en que su proceder era mal visto en ese ambiente de austeridad.

-Si tienes hambre a media mañana, cómprate un Súper 8 -le dijo su jefe. ¡Se acabaron los churrascos en el segundo piso!

Los recortes también se aplicaron a los viáticos. Los viajes al exterior se redujeron al mínimo y solo eran aprobados tras un estudio de las razones que los justificaban.

Una instrucción que al parecer no asimiló en toda su dimensión el ministro de Defensa, Jaime Ravinet. Mandó a organizar un viaje oficial a la Antártica en el buque "Aquiles" de la Armada. Hizo invitar a numerosos parlamentarios, incluyendo también a sus señoras. Al enterarse, el Presidente dio una contraorden:

-Se bajan las esposas -dictaminó.

Tiempo después se supo que Ravinet también había autorizado la compra de una casa por 500 millones de pesos destinada al uso del Jefe del Estado Mayor Conjunto, Cristián le Dantec. Otro mal precedente. A partir de entonces, los días de Ravinet en Defensa estarían contados.

Durante una cumbre latinoamericana, en 2011, Piñera preguntó casualmente al Presidente peruano Alan García quién lo acompañaba al encuentro. El Mandatario limeño presentó a dos asesores. Ellos eran su única compañía. Al darse vuelta para hacer lo propio, Piñera reparó en que tras él había una docena de personas. Su inmediata indignación sería recordada por el equipo chileno.

También los fondos destinados al Programa Bicentenario fueron cuestionados. Cuando Julio Dittborn, a cargo de la organización del programa, presentó una propuesta con gastos que el Presidente consideró excesivos, le ordenó adaptar el plan a la realidad posterremoto. Dittborn respondió con una carta en la que solicitó contratar más gente. La comunicación no fue bien recibida. Apenas llevaba dos meses en el cargo. Presentó su renuncia y fue reemplazado por Pauline Kantor.

 


Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir
<b>¿Es necesaria una comida con tres platos?,</b> le preguntó una vez a un asesor. En la foto, los preparativos para una cena de gala en La Moneda, durante su período.
"¿Es necesaria una comida con tres platos?", le preguntó una vez a un asesor. En la foto, los preparativos para una cena de gala en La Moneda, durante su período.
Foto:IVÁN SARMIENTO


Servicios El Mercurio
   Suscripciones:
Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.
   InfoMercurio:
Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.
   Club de Lectores:
Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.


Otros Servicios
   Defunciones
   Ediciones anteriores
   Propiedades
   Suscripciones
   Empleos
   PSU@El Mercurio
   Contratar publicidad
   Club de Lectores
   Clase Ejecutiva
   El Mercurio - Aguilar
 


Buscador emol.com Ir al demo interactivo Buscador emol.com
0  
Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales