A 40 días de vencer el plazo para inscribir candidaturas presidenciales
Guillier tras las primarias: sin relato y con problemas de dinero para su campaña

Los partidos que apoyan al senador han debido recurrir a fórmulas específicas para justificar los gastos de los últimos meses, y así evitar acusaciones de una "precampaña" o infracciones a la ley. Además, la demora en la elaboración de un mensaje claro también inquieta a sus adherentes.  

Carlos Saldivia 

Días antes de la "proclamación" en el teatro Caupolicán del candidato presidencial del PS, PPD, PR, PC, MAS y la IC, Alejandro Guillier, efectuada el pasado 11 de junio, tesoreros y dirigentes de los partidos que lo respaldan fueron convocados por Enrique Soler, jefe de gabinete del senador por Antofagasta, a una reunión en la sede del Partido Radical. El motivo: consultar cómo se iban a pagar los $20 millones que costaba el acto.

De acuerdo con los presentes, Soler les señaló además que el comando necesitaba dinero para las actividades propias del despliegue territorial del candidato. Sin embargo, los tesoreros presentes -entre ellos Jorge Daza (PS) y Claudio Chandía (IC), más algunos dirigentes como Osvaldo Correa (PR) y otros del PPD-expusieron que no podrían entregarle dinero a Guillier "porque él era independiente" y eso contravenía las disposiciones de la nueva ley de partidos.

Tras una hora de conversación se acordó que las seis colectividades costearían el encuentro, pero que la jornada debía ser presentada al público y al Servel como "un acto partidario", donde se le entregarían textos programáticos al senador. Con esa fórmula, buscaban evitar cualquier cuestionamiento del organismo electoral, debido a que legalmente el aspirante a La Moneda no ha sido inscrito oficialmente, porque aún no cuentan con las 33 mil firmas exigidas.

Las primarias presidenciales del domingo pasado reavivaron las tensiones al interior del comando y las inquietudes de los partidos que lo apoyan. Principalmente porque al no haber participado en los comicios, quedó sin la posibilidad de recibir aportes económicos ni espacio en los medios para difundir sus ideas.

El fantasma de la precampaña

Según explican en los partidos, las directivas conversaron extraoficialmente con "amigos" del Servel para precisar qué se podía hacer y evitar una "precampaña al estilo de Peñailillo y Martelli". Desde el organismo se les dijo que el senador no podía aparecer presentado como postulante oficial "ni en afiches con palabras como 'vote por' o 'Guillier Presidente", sino que había que precisar que era un de recolección de firmas para el "candidato del bloque".

Finalmente, el encuentro en el Caupolicán se rindió ante el Servel como "un acto político partidario". Los partidos también le pagaron a la productora de eventos del dueño del teatro para que armara una parrilla atractiva, que incluía a la orquesta de Tommy Rey.

En este escenario, en el que se deben realizar "malabares" para justificar los gastos, al jefe de gabinete del senador y al encargado programático, Osvaldo Rosales, les pareció imprescindible acelerar la obtención de firmas para inscribirlo a fines de julio.

Luego de una segunda reunión con Soler, los partidos se comprometieron para tener las rúbricas entre el 15 y el 22 de julio. Sin embargo, tras las primarias, en la Nueva Mayoría surgieron críticas por el retraso en conseguir las 33 mil exigidas.

La demora en la recolección y lo que denominan cierta lejanía entre partidos y el comando se instalaron en el debate interno del oficialismo. Los militantes de base han preguntado dentro de sus colectividades -a modo de crítica-, cómo se explica que en el PC y el PS, que reficharon a más de 50 mil militantes, aun no hayan podido instruir que cada cuadro consiga una firma para Guillier.

Desde el "caupolicanazo", los tesoreros de las colectividades mantienen reuniones semanales para coordinar aportes de dinero y analizar las formas en que pueden usar los recursos que el Estado les entrega de acuerdo a la nueva ley de partidos, pero algunos expresan con cierta molestia que nunca han tenido un encuentro con el congresista.

Rosales y Soler han manifestado su preocupación por la falta de recursos. En los partidos, sin embargo, explican que, una vez que sea candidato, van a llegar. "Problemas de falta de dinero para Guillier no hay, aunque bueno, el dinero siempre falta", reflexiona el empresario y tesorero del PR, Mauricio Palacios.

Según analizan en el bloque, si bien en julio el senador estaría legalmente impedido de comenzar su campaña, sí podría -teniendo las firmas- imputar gastos que después rinda en el período oficial de propaganda, que comienza 90 días antes de la elección. Hasta ahora, se ha utilizado la figura de "eventos programáticos", lo que no cabe bajo la descripción de propaganda electoral descrita en la ley.

"No se ve el relato"

La demora de firmas y el dinero no han sido los únicos escollos que plantean desde los partidos. A esto se suma que -según sostienen en las comisiones políticas y entre los congresistas- a diferencia de sus principales contendores, el candidato de Chile Vamos, Sebastián Piñera, y la aspirante del Frente Amplio, Beatriz Sánchez, el periodista no ha logrado construir un relato político que penetre en el electorado. Recalcan que actualmente carece de una estrategia de comunicación para transmitir valores, objetivos y la identidad que apunte a persuadir a quienes no son votantes de la Nueva Mayoría o los indecisos.

Factor que también ha sido analizado por empresas de comunicación estratégica que históricamente han asesorado a los partidos del oficialismo. De acuerdo a sus análisis, Piñera busca "exhibir retóricamente que es el camino hacia el crecimiento económico y el orden", en contraposición a la gestión del actual Gobierno; mientras, Beatriz Sánchez usa un "discurso de antagonismo épico con los abusos del sistema neoliberal". En ese escenario, afirman que "no se ve el relato de Guillier". Tanto, que Marco Enríquez-Ominami -que no forma parte de la Nueva Mayoría-, se postuló esta semana como "el defensor del legado de Bachelet".

En las empresas de comunicaciones consideran que esa carencia se ha visto profundizada porque todos los partidos tienen ideas de relatos distintas, y el comando no ha logrado articular una composición clara de lo que quiere transmitir. Y ponen como ejemplo que el senador "un día se aleja del Gobierno y otro se acerca, ha sido zigzagueante".

La ausencia de una idea que sirva de eje de campaña también es percibida entre los líderes de los partidos oficialistas, pero lo atribuyen a que el programa del senador todavía no está listo. "Falta que se termine la elaboración programática y estratégica de su propuesta de país. No hay relato, pero eso está en proceso, una oferta de país que se verá. Guillier ofrece mejor gobernabilidad que los otros, más que el Frente Amplio y la derecha", afirma el senador del PPD Guido Girardi.

En el PS, en tanto, explican que al senador le agrada la noción de "crecer con igualdad" usada por el ex Presidente Lagos, pero que los tiempos de hoy "no están para consignas". Sin embargo, aseveran que su apuesta no debe estar solamente en lo económico, ya que eso lo llevará a enfrentarse con Piñera en una arena donde el ex Mandatario se maneja mejor.

"El relato está en construcción, pero apunta a la consolidación de las reformas y a abrir a nuevas transformaciones en salud, probidad y previsión. Y un esfuerzo nacional en materias como la infancia, entre otras", expresa el senador socialista Carlos Montes. "No hay relato porque no se desarrolla un sueño o una idea fuerza principal como concepto", advierte el diputado Juan Luis Castro (PS).

Tensiones en el comando

En las comisiones políticas del PPD, del PS y del PR se ha abordado la lentitud de la recolección de las firmas para inscribir al periodista como candidato. De acuerdo a los últimos cálculos aún faltan cerca de 10 mil.

Panorama que estuvo a punto de complicarse aún más esta semana, a raíz de las declaraciones a "El Mercurio" del senador socialista Juan Pablo Letelier, en las que criticó a los notarios. Si bien en un comienzo Guillier se sumó a los cuestionamientos, finalmente tuvo que "apagar el incendio" al reunirse con el presidente del gremio.

La idea original del comando era inscribir al senador poco después de la primaria. Sin embargo, tras los comicios del domingo se instaló cierta inquietud por la alta cantidad de gente que participó, en contraposición con el escaso flujo de personas firmando a favor de su candidato.

Una de las razones de la parsimonia, explican en el comando, es que no ha habido buena coordinación -incluso advierten falta de cercanía- entre Guillier y los militantes que las directivas instalaron en el equipo del congresista. Debate que se intensificó ayer, luego de que Guillier trazara una línea en este sentido: "Soy un independiente y eso los partidos lo deben asumir. Si no, busquen a un militante".

Para graficar este alejamiento, en el bloque oficialista señalan que la última vez que el representante del PS en el comando, el ex secretario general, Pablo Velozo, habló con Guillier sobre propuestas e ideas fue en noviembre de 2016.

En el PPD, en tanto, explican que la senadora Adriana Muñoz ha conversado con el candidato en varias oportunidades "cuando lo ve en el Senado", pero que "Guillier no ha acogido sus propuestas". De hecho, tras un largo debate, el periodista aceptó la idea de la congresista de hacer vocerías temáticas para reforzar el rol de la diputada Karol Cariola (PC), pero la propuesta aún no se ha implementado.

Los golpes de la primaria

Los resultados de los comicios del domingo pasado sorprendieron a los seis partidos de la Nueva Mayoría que apoyan al senador, pues esperaban una menor participación. Pese a ello, los análisis tienden a ser positivos para sus pretensiones presidenciales.

En el PS explican que Chile Vamos sumó solamente "la mitad de los votos que necesitan para ganar", en comparación a las elecciones de 2009, cuando Piñera obtuvo poco más de 3.079.000, pero con el voto obligatorio.

En el PPD agregan que Guillier aparecerá en una posición desmejorada en las encuestas durante un par de semanas más, dado que durante la campaña de primarias su presencia en los medios disminuyó, lo que favoreció una mayor visibilidad de Sánchez, aunque "ella saca más votos en los sondeos que en las urnas". Los más críticos, tanto en el PR como en el PS, afirman que en el actual escenario la construcción del relato se torna urgente, así como el despliegue de militantes fortaleciendo la campaña.

 Girardi se apronta a colaborar con Guillier en la recolección de firmas

El miércoles de esta semana desde el comando se preguntó a los encargados de la recolección de firmas a cuánto ascendía el último cómputo. La respuesta fue un tanto desalentadora: habían casi 23 mil firmas.

La directiva del PPD nombró a Oscar Santelices y a Pía Castelli como los encargados de esta materia en el partido. Sin embargo, desde el sector laguista y tercerista del PPD, se observa con cierta suspicacia que uno de los miembros del comando con más redes políticas de apoyo aún no ha participado en la búsqueda de firmas: el senador Guido Girardi.

El congresista, en privado, se ha mostrado crítico del despliegue de militantes del PS y el PC recolectando firmas. De hecho, el viernes el legislador afirmó a La Segunda que "el comando necesita pasar de ser amateur a un nivel profesional". El cuestionamiento fue interpretado como un llamado a que se le abra un mayor espacio a los expertos electorales en la búsqueda de rúbricas, que finalmente se convertirían en votos que hasta ahora el bloque no tiene.

Esta semana el senador le recordó a su círculo cercano que en un mes él fue capaz de conseguir cerca de 40 mil firmas para el refichaje y asegurar así la después fallida candidatura de Ricardo Lagos y en su entorno esperan que tras una conversación privada con Guillier, el líder PPD repita lo mismo en los últimos 30 días del plazo de inscripción. A cambio, Girardi le solicitaría al periodista que incluya a los partidos en el trabajo de campo y en lo programático.



Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir
<b>El senador Alejandro Guillier</b> esperaba ser inscrito como candidato a fines de julio. Hoy faltan más de 10 mil firmas para que ello ocurra.
El senador Alejandro Guillier esperaba ser inscrito como candidato a fines de julio. Hoy faltan más de 10 mil firmas para que ello ocurra.
Foto:ATON


Servicios El Mercurio
   Suscripciones:
Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.
   InfoMercurio:
Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.
   Club de Lectores:
Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.


Otros Servicios
   Defunciones
   Ediciones anteriores
   Propiedades
   Suscripciones
   Empleos
   PSU@El Mercurio
   Contratar publicidad
   Club de Lectores
   Clase Ejecutiva
   El Mercurio - Aguilar
 


Buscador emol.com Ir al demo interactivo Buscador emol.com
0  
Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales