Nueva edición se lanza la próxima semana:
"Biografía no autorizada" de Piñera escudriña su estilo de gobierno

Informal, exigente y a veces implacable con sus ministros. Obsesivo en ahorrar gastos. Involucrado hasta en el detalle de las decisiones, y con dificultades para delegar... Son algunos de los rasgos que lo caracterizaron en su primera administración, y que las periodistas Loreto Daza y Bernardita del Solar recogen, agregando otro capítulo a su investigación sobre el ex Presidente. Aquí, un anticipo con extractos del libro.  

  "Nada le molestaba más que los ministros que blufeaban"

Los asesores daban cuenta de su plan de trabajo en las llamadas «bilaterales», donde exponían ante el Presidente.

Veinticuatro horas antes, el ministro expositor debía enviar su PowerPoint con el tema a tratar. La presentación comenzaba con un diagnóstico inicial del sector, la promesa de campaña, lo que se estaba haciendo, las leyes en el Congreso y la Contraloría. Después venían las preguntas del Presidente, quien anotaba los detalles en su block y, para maldición de los ministros, retenía cada cifra entregada.

Si el ministro decía "10 millones de dólares", el Presidente preguntaba:

-¿Y cuántas UF son?

Y tras oír una respuesta, volvía a la carga:

-¿Por qué me dijiste otra cifra en la presentación pasada?

La reunión era en el comedor presidencial, y participaban las distintas áreas involucradas en los proyectos. Se sentaban a la mesa el ministro expositor, el representante de la Dipres (Dirección de Presupuesto), el de la Segpres (Secretaría General de la Presidencia) y el Presidente la dirigía. Eran tantas y tan extensas que fácilmente podían extenderse hasta la medianoche.

"Tenías que llegar con la materia sabida. Nada le molestaba más que los ministros que no dominaban el tema y blufeaban", recuerda una ex asesora.

El Presidente también contaba con un procedimiento para solucionar los conflictos entre los ministros. Lo habían bautizado como muerte súbita: "Cuando hay un choque entre dos ministros y se está frenando una iniciativa, ellos se reúnen conmigo y cada uno tiene la oportunidad de exponer sus puntos de vista en directo. La reunión no termina hasta que se decide el asunto y cuando eso ocurre, el ministro que pierde tiene que acatar", ha explicado el Mandatario, quien finalmente tomaba la resolución.

A algunos ministros le incomodaban las bilaterales, incluso trabajaban para evitarlas. Felipe Morandé, ministro de Transportes, y Hernán de Solminihac, ministro de Obras Públicas y posteriormente de Minería, las rehuían. A Moreno, el canciller, definitivamente le disgustaba la situación de tener que dar examen. Jaime Ravinet, quien había sido previamente parte del gabinete de Ricardo Lagos, consideraba insólito que el Presidente estuviera atento de ese nivel de detalles.

Y es que Piñera a veces podía ser muy duro.

"Cree que todos somos como él. Porque algo que a cualquiera puede dejar en el suelo, él lo olvida a los dos días. Muchas veces le dije, 'Presidente, no puede tratar a la gente así' ", confidencia un ex asesor.



Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir
A la medianoche, y luego de haber asumido horas antes la Presidencia, el 11 de marzo de 2010, Piñera realizó su primer consejo de gabinete.
A la medianoche, y luego de haber asumido horas antes la Presidencia, el 11 de marzo de 2010, Piñera realizó su primer consejo de gabinete.


Servicios El Mercurio
   Suscripciones:
Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.
   InfoMercurio:
Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.
   Club de Lectores:
Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.


Otros Servicios
   Defunciones
   Ediciones anteriores
   Propiedades
   Suscripciones
   Empleos
   PSU@El Mercurio
   Contratar publicidad
   Club de Lectores
   Clase Ejecutiva
   El Mercurio - Aguilar
 


Buscador emol.com Ir al demo interactivo Buscador emol.com
0  
Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales