"¿Han visto a Cristián Larroulet?"

100 días en el gobierno:  

 

El Presidente impuso un estilo informal en La Moneda. Le gustaba estar siempre accesible; que los ministros pudieran ir a su oficina en cualquier momento, tocar a la puerta, y tener la certeza de que serían recibidos. Sin agenda y sin previo aviso.

Al mismo tiempo, el Mandatario, acostumbraba a visitar sorpresivamente las distintas dependencias del palacio de gobierno. Impaciente e impulsivo, le resultaba tanto más fácil partir raudo a las oficinas de sus ministros que darse a la tediosa tarea de consultar un archivo con anexos de números de teléfono.

Cierta noche, la tranquilidad del palacio fue bruscamente interrumpida. Aunque eran más de las nueve, aún quedaban algunos miembros del equipo de prensa que charlaban relajadamente en una oficina cuando la puerta se abrió de golpe. Era el Presidente a tranco veloz.

-¿Han visto a Cristián Larroulet? -inquirió, sin saludar.

Los periodistas respondieron con palabras de cortesía y negaron con la cabeza. El Presidente dio media vuelta y salió. Minutos después, la puerta se abrió de nuevo y aparecieron los escoltas del Mandatario, preguntando por él. Se les había perdido el Jefe de Estado.

Piñera hacía preguntas que sorprendían a sus interlocutores. Como cuando telefoneó directamente a cierto personero para ofrecerle un ministerio. Tras una breve conversación, y luego que el personero aceptara el cargo, Piñera se despidió de él. Pero cuando iba a cortar, el Presidente titubeó. Acababa de recordar algo:

-¿Me puede dictar su RUT?

-Por supuesto, Presidente.

Y el Presidente anotaba el número para chequear sus antecedentes.

El propio Barack Obama también fue objeto de las salidas de protocolo del Presidente chileno. Durante un encuentro en el despacho de la Casa Blanca, Piñera rompió toda etiqueta y fue a sentarse tras el escritorio del mandatario norteamericano, precipitando una andanada de flashes de parte de los fotógrafos presentes. Una humorada que descolocó al mismísimo Obama.

-¿Cuántos presidentes han hecho lo mismo? -quería saber Alfredo Moreno, entonces canciller de Chile.

El asombrado líder norteamericano no tuvo que pensar mucho su respuesta:

-Solo él.

Se informaba por múltiples vías. Leía todos los e-mails , aunque nunca los contestaba. También los amigos lo mantenían informado. Recibía los consejos de quien quisiera darlos. Retenía todo en la cabeza.

Recorría el país una y otra vez revisando las zonas devastadas. Daba vuelta por los escombros. A ratos se veía sobrepasado.

-¿Cómo lo vamos a hacer? -preguntaba a los asesores.

Pero seguía adelante. Mostraba su dificultad para delegar.

Durante una discusión sobre las bases curriculares para el Ministerio de Educación, para sorpresa de todos los presentes, el Presidente tomó un lápiz y comenzó él mismo a redactarlas.

En otra ocasión, con motivo de conmemorarse el Bicentenario, el Presidente ordenó instalar una bandera gigante de Chile frente a La Moneda. Pero el ministro a cargo de supervisar la tarea solo le presentaba obstáculos y razones de por qué era imposible hacerlo. A la tercera oportunidad en que escuchó problemas, decidió hacerlo él mismo. Consiguió el arquitecto. Pidió cotizaciones de banderas. Estudió la calidad de las telas. Y logró su objetivo: celebrar el Bicentenario con la bandera flameando.

Nunca dejó de lado el humor. Como cierto día en que se entregaron resultados de la encuesta Adimark. Se había iniciado un consejo de gabinete, y entró atrasado el ministro Hernán de Solminihac. Todos le dirigieron la mirada con cierto nerviosismo. Los resultados mostraban que era uno de los rostros del gabinete menos conocidos al público encuestado. Piñera fijó la mirada en el recién llegado:

-Ministro, ¿acaso su mamá sabe que usted es ministro?

 


Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir
Solo él, respondió Obama cuando el entonces canciller Alfredo Moreno le preguntó cuántos otros jefes de Estado se habían sentado en su escritorio.
"Solo él", respondió Obama cuando el entonces canciller Alfredo Moreno le preguntó cuántos otros jefes de Estado se habían sentado en su escritorio.
Foto:ALEX MORENO


Servicios El Mercurio
   Suscripciones:
Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.
   InfoMercurio:
Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.
   Club de Lectores:
Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.


Otros Servicios
   Defunciones
   Ediciones anteriores
   Propiedades
   Suscripciones
   Empleos
   PSU@El Mercurio
   Contratar publicidad
   Club de Lectores
   Clase Ejecutiva
   El Mercurio - Aguilar
 


Buscador emol.com Ir al demo interactivo Buscador emol.com
0  
Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales