Ecuador:
Rana encontrada por un niño de 10 años y que se creía extinta, logra reproducirse

Una colonia de jambato negro fue encontrada hace un año por David Jailaca y su familia, como parte de un concurso. Tras varios meses, científicos lograron que se reproduzcan en cautiverio.  

C. G. 

Hasta hace unas tres décadas, el jambato negro de páramo o Atelopus Ignescens , era una especie de rana muy común en Ecuador. Tanto que los niños las criaban como mascotas y muchos adultos las usaban como ingrediente para fabricar medicamentos tradicionales.

Sin embargo, de pronto esta rana de color negro azabache, salvo en su vientre, de color naranja, comenzó a desaparecer, como consecuencia del cambio climático y de una enfermedad causada por hongos. Su población fue declarada extinta en 1988.

Eso hasta abril del año pasado. Entonces, el Centro Jambatu de Investigación y Conservación de Anfibios de ese país llamó a un concurso, para ver quién encontraba un ejemplar. Aunque no esperaban que eso sucediera -ofrecieron un premio de US$ 1.000, más bien con la esperanza de aumentar la conciencia sobre la preservación de los anfibios-, un niño de la región de la Sierra los dejó atónitos.

Junto a su familia, David Jailaca, de 10 años, logró identificar una pequeña colonia de 43 individuos adultos de la especie, los que fueron llevados a las instalaciones del Centro Jambatu para su protección.

La alegría fue doble: por una parte, David y sus padres recibieron un dinero que no esperaban y que le permitirá costear su educación. Por otra, los científicos vieron la posibilidad de preservar esta especie.

Y lo están consiguiendo. A fines de junio anunciaron que una pareja de ranas se reprodujo: hay 500 renacuajos que están listos para ser liberados y puestos a pruebas de crianza en el laboratorio del centro.

"Dado que el Centro Jambatu ha desarrollado ya tecnologías para la reproducción en laboratorio de otras tres especies de ranas arlequín ( Atelopus ), confiamos en que lograremos que las crías de jambato lleguen a adulto y se reproduzcan", cuenta a "El Mercurio" Luis Coloma, director del centro perteneciente a la Fundación Otonga.

A su juicio, se trata de un hito para la ciencia.

"Esto abre las puertas para la producción de miles de individuos, los cuales pueden potencialmente ser útiles para ensayos de reintroducción, investigaciones científicas en numerosos ámbitos de la ciencia, programas de educación pública, etc.", explica.

Según Coloma, "cuando los jambatos desaparecieron en 1988 fue una tragedia. Han pasado muchas décadas y encontrarlos en un lugar recóndito fue realmente un milagro".

Junto con continuar con la preservación, el Ministerio de Ambiente de Ecuador y el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) buscan proteger la zona donde se encontraron estos anfibios.

 


Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir


[+] Vea más fotos


Servicios El Mercurio
   Suscripciones:
Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.
   InfoMercurio:
Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.
   Club de Lectores:
Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.


Otros Servicios
   Defunciones
   Ediciones anteriores
   Propiedades
   Suscripciones
   Empleos
   PSU@El Mercurio
   Contratar publicidad
   Club de Lectores
   Clase Ejecutiva
   El Mercurio - Aguilar
 


Buscador emol.com Ir al demo interactivo Buscador emol.com
0  
Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales