ELMERCURIO.COM Volver

Felipe Kast en su semana de decisiones:
"Lo que probablemente ocurrió en los 80 con la UDI hoy está ocurriendo con Evópoli"

Domingo 23 de julio de 2017


Foto:josé alvújar

"Se está abriendo una luz de cambio en la centroderecha", asegura el diputado, ex presidenciable y ahora candidato a senador por La Araucanía. Es que, "después de la primaria nos llevamos para la casa la sensación de que logramos comunicar una forma de hacer política seria y anclada en las ideas".
 


Margaret Valenzuela 

"Fue una grata conversación", dice Felipe Kast cuando se refiere al encuentro que sostuvo esta semana con el ex Presidente Sebastián Piñera, en la oficina privada de este, en Apoquindo 3.000.

Fue el primer cara a cara entre ambos, después de que la noche del 2 de julio Kast llegara hasta el comando de Piñera, para felicitarlo por su triunfo en las primarias de Chile Vamos. El contenido de lo conversado prefiere mantenerlo en reserva. Solo se limita a señalar que el ex Mandatario "fue muy respetuoso y receptivo" frente a las propuestas programáticas que le planteó.

Aunque en la primaria llegó tercero (con el 15% de los votos), el congresista desborda optimismo y confianza. Está convencido de que el resultado marcó un hito para Evópoli y abrió un nuevo ciclo en la centroderecha. Él mismo está lleno de planes, partiendo por su decisión de competir por un cupo senatorial en La Araucanía.

"Evópoli tuvo por primera vez la oportunidad de explicarle su proyecto político a Chile, explicar cuál era su diagnóstico de lo que había funcionado bien y mal en los últimos 30 años. Que, a diferencia de lo que decía la izquierda, no era el modelo económico el problema, sino que el modelo político, y que la mejor manera de garantizarle a Chile gobernabilidad era jugando a la ofensiva con nuestras ideas y no entregándolas a la nueva izquierda. Tenemos una muy buena evaluación de las primarias".

-Sin embargo, aspiraban a salir segundos y no fue así.

-No sé de dónde sacó usted que nuestra aspiración era salir segundos. Nuestra aspiración era ganar en el plano electoral, cosa que no ocurrió; sí es verdad que sacamos muchos más votos de los que esperábamos, empatando con Beatriz Sánchez, que marcaba diez veces más que nosotros en las encuestas. Aquí el gran triunfo tuvo que ver con plantearle a la centroderecha ideas de las cuales pueden sentirse orgullosos. Mucha gente ve en Evópoli el futuro de la centroderecha, y ese es un triunfo brutal.

-Pero, objetivamente, esperaban sacar más votos

-Nuestra curva de crecimiento se generó en el último mes, cuando nos vieron debatir y se conocieron nuestras ideas y, por lo tanto, esto recién comienza. Y estoy seguro de que eso se va a ver reflejado en votaciones muy altas de nuestros parlamentarios en la próxima elección.

"Muchos que votaron por Piñera lo hicieron porque tenían susto a que ganara Ossandón"

-En su distrito (Santiago), Ossandón sacó más votos que usted. ¿Qué ocurrió ahí?

-En mi distrito tuve una votación muy superior a la que obtuve en el resto del país y estuvo muy cercana a la votación que obtuvo Ossandón.

-Ossandón lo superó por diez puntos

-La votación de Ossandón tiene su mérito, pero hay algunos que creen que tiene votos de izquierda metidos dentro de su votación, votos que no hubiesen estado si estuviese tal vez un Alejandro Guillier o una Carolina Goic, y que tal vez son votos anti centroderecha.

-¿Usted también lo cree?

- Es muy posible que eso ocurriera, pero le insisto que para nosotros la votación fue un triunfo tremendo, porque, además, logramos aumentar la cantidad de votos de la última elección de concejales, y siento que muchas personas que votaron por Sebastián Piñera lo hicieron porque tenían susto a que ganara Ossandón.

-¿En qué medida le pudo haber afectado la estrategia diseñada por el piñerismo en la víspera de la primaria, llamando al voto útil, a asegurar la elección del ex Presidente y a dejar su opción para el 2021?

-Esa contracampaña pudo haber afectado, pudo habernos quitado una buena cantidad de votos, pero no creo que haya sido decidor; probablemente Piñera hubiera ganado igual. Pero después de la primaria nos llevamos para la casa la sensación de que logramos comunicar una forma de hacer política seria y anclada en las ideas. Eso le da solidez a este proyecto que, a pesar de que no compartimos muchas ideas de la UDI, sí se parece al ciclo político de ir armando un clivaje generacional donde muchas de las nuevas generaciones se sienten más identificadas con nosotros que con los partidos tradicionales.

"Lo que probablemente ocurrió en los años 80 con la UDI hoy está ocurriendo con Evópoli gradualmente, y eso explica también por qué ha sido tan difícil el entendimiento: porque ven en Evópoli mucha proyección y potencial de crecimiento. Se está abriendo una luz de cambio en la centroderecha, que va terminar con el clivaje de Allende y Pinochet, y renovar la política".

Sus razones para ir por La Araucanía

-¿Cómo tomó la decisión de competir por el Senado?

-La tomé con mi mujer , que es la que tenía que pagar el pato de los costos familiares. Le pregunté si estaba disponible a acompañarme, a que esto fuese un proyecto familiar, y estuvo disponible. Y es que había que poner los límites también para que la política no nos termine matando la familia; para mí son muy importantes los equilibrios. Una de las cosas lindas de la primaria es que nunca nos volvimos locos, mi familia lo pasó bien, los niños lo disfrutaron. Para mí es muy importante que el ir a la Araucanía sea de la mano de ella y de los niños.

-¿Pero qué lo lleva a tomar la decisión?

-Evópoli es un proyecto político de largo plazo y muchas de las ideas en que creemos vamos a tener que defenderlas y promoverlas en el Parlamento. Para mí es mucho más gratificante, en el plano personal, estar en el Gobierno que estar en el Congreso, pero desgraciadamente estamos en un momento complejo donde se cuestionan la Constitución y las bases del crecimiento de Chile, y yo creo que esa discusión se va a dar con mucha fuerza en el Poder Legislativo.

"Entonces, siento que desde el Senado puedo hacer una contribución doble, ayudando a que la coalición obtenga en la Araucanía tres senadores, y porque creo que es la región donde existe hoy la mayor pobreza infantil. Uno de cada tres niños en la Araucanía vive en pobreza y ha sido ese el criterio que me ha motivado a ir a una región que conozco, porque Evópoli se fundó en buena medida en La Araucanía con Andrés Molina, que era intendente del gobierno de Piñera. Ahí tenemos un equipo del partido muy sólido y de buena calidad".

El Maule: "Habría sido un contrasentido competir si tengo simpatía con el movimiento Ciudadanos"

-¿No evaluó la región del Maule, por ejemplo, donde la derecha necesita una figura para pelear un tercer cupo? ¿O no quiere competir con Andrés Velasco?

-La verdad es que no lo evalué, a pesar de que los números eran muy buenos, porque tengo una simpatía muy especial con Andrés Velasco. Y como creo en las ideas más que en los proyectos personales, espero que le vaya muy bien a Andrés Velasco en el Maule.

-¿Entonces efectivamente no se presentó en el Maule porque no quiso competirle?

-Porque creo que sus ideas son buenas, y aquí uno defiende ideas. Habría sido un contrasentido competir si tengo simpatía con el movimiento Ciudadanos, y uno tiene que actuar por convicciones. Además, de no competir por eso, también creo que puedo ayudar mucho más a La Araucanía que al Maule; siento que en La Araucanía hay una vocación social que es mucho más importante para Chile que el aporte marginal que yo podía hacer en El Maule. Mi consecuencia en ese relato es ir a apoyar una región postergada como La Araucanía.

-Una región que al parecer también es más fácil, porque es en la única circunscripción donde la derecha apuesta a asegurar tres cupos senatoriales...

-O sea, por ningún motivo: es súper complejo. Tenemos a contrincantes muy fuertes, como Francisco Huenchumilla, Jaime Quintana, Fuad Chaín, y candidatos fuertes a diputados, como René Saffirio. De hecho, si consiguiéramos ganar tres sería un tremendo logro.

-Hace un par de semanas Evópoli señaló que no competirían en cupos senatoriales, que se concentrarían en la Cámara de Diputados. ¿Qué cambió?

-Se referían a la plantilla de candidatos en general. Lo que yo hiciera después de las primarias, quedamos en que lo íbamos a conversar después.

-A propósito de Ciudadanos, ¿sigue abierta la posibilidad de negociar con ellos en materia parlamentaria?

-Nosotros estamos tratando de que vayamos en una lista única con Chile Vamos, y hemos generado todas las condiciones para que eso ocurra, porque permitiría avanzar en tener mejores votaciones en el Congreso. Pero si no resultara el acuerdo con Chile Vamos, no podemos descartar ninguna medida.

-¿Su candidatura de alguna manera viene a destrabar la negociación?

-Yo creo que son cosas distintas, aquí están a prueba los liderazgos de la coalición.

-¿Cuáles son las trabas de la negociación?

-Hay un cierto número de cupos donde debiera haber un principio rector; es decir, que cuando alguien tiene un candidato razonable, que va hacer una campaña en serio, pueda competir en igualdad de condiciones, y que en aquellos lugares donde no hayan candidatos de un partido, no compita. Por ejemplo, nosotros no vamos a competir en Copiapó porque no tenemos un candidato fuerte y lo mismo está ocurriendo con Coquimbo, La Serena, pero en la gran mayoría de los lugares tenemos candidatos, entonces no podemos pedirle a un postulante que compita uno contra tres.

"Lo que estamos buscando es un equilibrio y no que los partidos más grandes traten de evitar la sana competencia simplemente con más cupos. ¡Que ganen con más votos!".

-¿La posibilidad de acuerdo con Ciudadanos es un arma de presión a Chile Vamos?

-No, en lo más mínimo. Siempre he dicho, desde que nació Ciudadanos que tenemos mucha simpatía con ellos, y también hemos sido muy transparentes en que queremos ir en una lista con Chile Vamos. Mi relación con Andrés Velasco es muy buena y tiene que ver con que nunca hemos jugado a esta lógica de amenazas de un lado con el otro.

-Resulta curioso que no quiera ir a competirle a Velasco al Maule y sin embargo sí se anime a competir con candidatos de Chile Vamos en la Araucanía...

-Yo no voy a La Araucanía a competirle a los candidatos de Chile Vamos, sino a ganarle a la Nueva Mayoría el tercer cupo.

"Nuestros candidatos son demasiado competitivos"

-¿En cuántos distritos quieren competir?

-En unos 22 distritos.

-¿Y en cada uno de ellos quieren llevar a dos candidatos?

-Sí, pero dependiendo también del lugar.

-En los partidos lo acusan de estar pidiendo una igualdad de condiciones que no se ajusta a los resultados electorales de Evópoli. ¿En qué basa esa petición?

-Si tú tomas las primarias y excluyes la votación que tuvo Ossandón, que no pertenece a ningún partido, e incluyes solo la votación de Piñera y la mía, esa sola representación tiene aproximadamente un 20% más de cupos parlamentarios de los que estamos pidiendo.

-Desde RN y la UDI dicen que a Evópoli le falta elenco que mostrar, que quieren puras sandías caladas...

-Si creen que ir a competir a La Araucanía es sandía calada, los invito a que vean la realidad. Si es que alguien cree que nuestros candidatos no son competitivos, ¡bueno, tendrían el mejor de los mundos, porque ellos ganarían en todas partes! Yo creo que es al revés, creen que nuestros candidatos son demasiados competitivos y eso probablemente a muchos les molesta.

-¿Y cuáles son esas figuras competitivas de Evópoli?

-Todas. Gioconda Navarrete en Aysén, que estuvo a 100 votos de ganarle a Antonio Horvath en la última elección. Andrés Molina, que fue un gran intendente. René Núñez en Los Ángeles, Francesca Parodi en Biobío, y Roxana Yáñez y Juan Manuel Santa Cruz en Chillán. Elías Vistoso en Talca; Pamela Medina y Wladimir Román en Rancagua. Tienes a Sebastián Keitel y a Luciano Cruz-Coke, y a la ex ministra Loreto Seguel. Le puedo nombrar a muchos candidatos competitivos, puedo llegar hasta Marcelo Salas en Arica (sonríe).

-¿Hernán Larraín Matte no postulará?

-Estamos haciendo los esfuerzos, creo que sería un aporte sustantivo para la Cámara tener a Hernán Larraín compitiendo. Entiendo que está en un periodo de reflexión.

-¿Cómo ha visto a Piñera tras su triunfo?

-Me gustó lo que hizo Piñera esta semana con la gratuidad. A mí me habría encantado que hubiera dicho que votaran en contra de toda la gratuidad porque creo que es un desastre como idea, pero creo que fue valiente al revertir la decisión de Renovación Nacional de apoyar la extensión al 60%. Yo lo quiero ver actuando con convicción, con responsabilidad, y así lo vi esta semana. Ese tipo de gestiones hace que Evópoli se sienta más cercano a él.

-¿Cómo debiera ser la campaña presidencial de Piñera?

-En su campaña tiene que mostrarle al país una agenda social importante y creo que si él lograra tomar la agenda de los niños le permitiría pegarle un combo definitivo a la injusticia y plantearle un sueño a Chile de 12 años plazo. Es importante que Piñera tome esta bandera más que caer en ofrecerle a Chile volver a crecer.

 "Probablemente habríamos sacado la primera mayoría por lejos en el distrito de Las Condes"

-¿Por qué desechó competir en el distrito de Las Condes?

-Porque puedo colaborar más a la coalición en un lugar donde uno pueda llevar esa agenda social que necesita tener la centroderecha. En ese distrito habría sido bastante cómodo competir, porque las encuestas que nos llegaron (que no sé quien las hizo) eran muy favorables y probablemente habríamos sacado la primera mayoría por lejos.

-¿No hubiera sido un error Las Condes, cuando se apunta a Evópoli como un partido elitista?

-Al contrario, tenía la gran virtud de venir a competirle a la UDI y a RN en su patio y demostrarles que somos una fuerza que sí es capaz de interpretar a este que se supone es el sector que ellos dicen representar. Sin embargo, fue más fuerte mi convicción y mi reflexión junto con mi mujer de que necesitaba dedicar mi trabajo en los próximos ocho años a una región que ha sido postergada, como es La Araucanía, y en la cual me ha tocado trabajar en el pasado con mucha fuerza cuando fui ministro de Desarrollo Social, porque ahí estuve a cargo del tema indígena.

-¿Su distrito, Santiago, lo descartó porque obtuvo una mala votación en las primarias?

-Obtuve una muy buena votación, superior a la que tuve antes incluso. Quedarse en Santiago era la mayor comodidad de todas, pero, como no estoy en política para tomar decisiones cómodas, sino para tratar de hacer un proyecto colectivo, me pareció que, en la medida en que uno va capitalizando adhesión ciudadana, tiene que tomar más riesgos, y no simplemente quedarse en la comodidad del distrito donde uno claramente puede ser la primera mayoría con amplia ventaja.

Su plan para La Araucanía

-¿Qué rol busca cumplir desde el Senado representando a la Araucanía?

-Defender con fuerza una región que ha sido olvidada, donde el Estado no ha sido capaz de garantizar la paz, que tiene el mayor capital cultural de Chile y donde, sin embargo, no existe ninguna política indígena propositiva que pueda generar liderazgos indígenas potentes.

-¿Tiene un diseño de ejes que le gustaría trabajar?

-Sí, hay dos ejes. Uno, el capital cultural, que nuestros pueblos originarios se sientan protagonistas de la cultura de nuestro país. Hoy, hay más mapuches viviendo en Santiago que en La Araucanía, y la neutralización cultural que hemos hecho con el pueblo mapuche es inaceptable. La idea es que en ciertas comunas con representación del pueblo mapuche tengan un colegio con una subvención especial para que tengan mapudungun y la práctica de sus tradiciones. Y lo segundo es que necesitamos decretar La Araucanía capital turística de Chile. El mejor antídoto para derrotar la pobreza es poder generar oportunidades, y la gracia del turismo es que reparte mucho, desde el artesano hasta el que atiende el kiosco y el del hotel de cinco estrellas.

"El otro elemento es el Estado de Derecho. Ahí está el tema de generar liderazgos positivos. El mejor de los mundos es que los mismos dirigentes mapuches que se sientan empoderados con liderazgos políticos sean los que condenen a los violentistas que se autoarrogan una representación que no tienen".