ELMERCURIO.COM Volver

Isidro Solís, abogado radical e integrante del comando de Guillier:
"La DC se metió en un callejón del cual tiene que encontrar sola la salida"

Sábado 29 de julio de 2017


Foto:josé alvújar

Representante del PR en la negociación parlamentaria indica que "las decisiones de la DC le van a provocar un costo electoral gravísimo. Va a tener un rendimiento electoral muy bajo, va a perder una parte muy sustantiva de su bancada".
 


Waldo Díaz y Jaime Sánchez 

En la oficina del abogado Isidro Solís cuelga un gran cuadro con la imagen de un lugar indefinible, con una mujer que porta una máscara y que en una de sus manos sostiene un hilo rojo que llega a los pies de un pájaro. Se trata de un mito, atribuido a la cultura china, que habla de una cuerda que amarra a las personas que están predestinadas, y que nunca se rompe.

Con la pintura a sus espaldas, el ex ministro de Justicia aborda en esta entrevista el fin del acuerdo parlamentario entre los partidos de la Nueva Mayoría y la DC y cómo transcurrió una negociación de la que fue testigo privilegiado, en su calidad de representante del PR. También defiende el apoyo de Ángela Jeria a la candidatura de Alejandro Guillier: fue él, abogado de la familia presidencial en la causa por la muerte del general Alberto Bachelet, quien la acompañó a una notaría a firmar en apoyo al senador.

-¿Por qué fracasó el acuerdo?

-Nosotros fuimos muy responsables desde el principio en fijar una política de manera pública: que las listas parlamentarias se ordenaban en torno a candidaturas presidenciales y que, por lo tanto, el PR iba a ir en una lista con todos aquellos (partidos) que apoyaran al mismo candidato. Siempre entendimos que este candidato debía emerger de una primaria -que nos iba a permitir participar en la discusión nacional- y que ahí se iban a construir los acuerdos. La DC, de manera soberana, decidió no participar: levantó un candidato a primera vuelta e hizo imposible la construcción de una lista común. Tienen que hacerse responsables de las consecuencias de las decisiones que han tomado.

-¿A qué precio?

-Desde mi punto de vista, la DC se metió en un callejón del cual tiene que encontrar sola la salida.

-¿Por qué?

-Porque en este momento no ha logrado construir un pacto que le permita potenciar sus opciones electorales.

-Algunos expertos plantean la posibilidad de una pronunciada caída electoral del partido en las parlamentarias, en caso de competir en un camino propio.

-Mi impresión es que las decisiones de la DC le van a provocar un costo electoral gravísimo. Va a tener un rendimiento electoral muy bajo, va a perder una parte muy sustantiva de su bancada parlamentaria.

-¿Cuánto cambia este escenario si Carolina Goic baja su candidatura?

-No sentimos que tengamos personería para darle consejos ni opiniones a nadie. Somos muy cuidadosos de la política que adoptan otros partidos. Pero uno tiene que hacerse cargo de que el tiempo es un factor muy importante y aquí se ha perdido mucho tiempo. La decisión de la DC ha estorbado de una manera notable el despliegue de las campañas presidenciales y eso ha provocado a la Nueva Mayoría un daño electoral que en algún momento tendremos que evaluar. También ha impedido el despliegue de nuestras candidaturas parlamentarias. No estamos en condiciones de esperar de manera infinita.

-Dos candidatos, dos listas. ¿Es el fin del entendimiento entre el centro y la izquierda, que comenzó en el plebiscito de 1988?

-Creo que no. Seguimos sintiendo que es perfectamente posible seguir caminando juntos, que va a haber que encontrar un camino de confluencia en el futuro. Va a ser difícil, sin ninguna duda. Pero, bueno, la realidad es la realidad y hay que tomarla como tal.

-Sin proyección de la coalición.

-No lo sé. Finalmente, los partidos aportan un proyecto, mensajes , trayectorias, y cada uno tiene una talla electoral. En algún momento los que compartamos aspiraciones, sueños y principios vamos a volver a coincidir. Y los que no los compartamos simplemente nos vamos a distanciar.

-Guillier llamó a cuidar a la DC, ¿no es una señal de debilidad el que sus partidos no lo respalden?

-La política se estructura sobre la base del cumplimiento de muchos roles, y uno de los roles de los dirigentes es defender los intereses de nuestras tiendas políticas.

El candidato no interpeló públicamente al PR, sino que se comprometió con lograr que algún partido de la Nueva Mayoría acompañara a la DC para permitirle gozar de los privilegios que contempla la ley electoral. Nunca hizo una cuestión de principios que algún partido determinado fuera con la DC. En todo caso, en nuestro pacto hay seis colectividades y, por lo tanto, cualquiera de ellas se puede sentir interpelada.

-Su candidato ha dicho que la DC se pudo haber sentido menoscabada en la coalición.

-No ha existido la voluntad de arrinconar a la DC. Cada partido toma decisiones de acuerdo a lo que entiende que es correcto y todos tenemos que ser muy cuidadosos y responsables, porque siempre existe un marco. La política no es como la vida de los niños: aquí no va a pasar lo que usted quiere. En el juego del poder lo que se construye lisa y llanamente son mayorías. Y, por lo tanto, cuando uno toma una decisión tiene que estar muy atento a todo el arco que influye respecto del resultado que van a tener. Uno no puede pedirle a otro partido que se subordine a una determinada política para que usted pueda obtener lo que quiere. Usted tiene que construir las condiciones para que pase lo que usted quiere. Si usted se equivoca, le va a ir mal y eso es su responsabilidad.

-Algunos dirigentes han planteado que la lista parlamentaria de la Nueva Mayoría está hecha en función del Frente Amplio, y que la DC no cabe en un diseño donde se apuesta a evitar una sangría por la izquierda.

-Están equivocados. La primaria despejó absolutamente que el Frente Amplio se fuera a constituir en un gran actor político nacional. Expresa una sensibilidad en el país que ha estado presente hace muchos años. Es el denominado voto protesta, que ha tenido múltiples caras: ha estado desde Marco Enríquez-Ominami hasta Fra-Fra Errázuriz. Es el 10% de los chilenos que tienen una posición profundamente crítica del sistema y su funcionamiento. La diferencia es que ellos hoy son una fuerza orgánica, van a tener la potencialidad para vaciar esa representación en presencia parlamentaria. Van a tener una talla electoral pequeña pero significativa.

-¿Cuál es la diferencia entre una coalición con la DC y sin la DC?

-¿Para gobernar?

-Sí.

-Es fundamental.

-Pero pueden ir con un candidato y una lista parlamentaria en paralelo.

-Aprendimos después de la crisis de 1973 que había hecho crisis el sistema de gobiernos de minoría. Chile no puede ser gobernado de manera estable con gobiernos de minorías. La única manera de que el país mantenga la senda del crecimiento es teniendo gobiernos de mayoría y sabemos que la DC es fundamental para la construcción de una mayoría.

-Se ha señalado que un acuerdo con miras a la elección de consejeros regionales podría actuar como un dique de contención.

-Tenemos toda la disposición de seguir construyendo país con la DC y lo vamos a hacer en los planos en que eso sea posible siempre. Para nosotros, la unidad de todos los sectores progresistas es uno de los objetivos estratégicos, y por eso que fuimos cuidadosos en nuestro discurso (sobre la lista parlamentaria) y hemos indicado siempre cuál era la política correcta.

Factor Guillier

-¿A qué atribuye el estancamiento de la candidatura de Guillier?

-Perdón, pero es evidente la razón: no haber participado en el debate nacional por no haber realizado primarias nos ha infligido un daño político gravísimo y eso tenemos que remontarlo en estos pocos meses de campaña. Si hubiéramos estado en el debate nacional, si hubiéramos podido hacer una franja, si hubiéramos estado abiertos a los medios durante esos dos meses, los números serían otros. Beatriz Sánchez se desarrolló en su primaria. El Frente Amplio creció con su franja. Fueron instrumentos que a nosotros nos fueron negados por la decisión de la DC de no haber participado en la primaria.

-Pero Guillier comenzó a descender en las encuestas mucho antes de las primarias. Dirigentes oficialistas critican su estrategia, el no tener el control del debate.

-Nosotros entregamos un candidato del PR con un 23%. A partir de ahí los números han ido bajando. Ha sido extraordinariamente dañina la forma en que la Nueva Mayoría enfrentó esta discusión sobre hacer o no primarias, llevar uno o dos candidatos, una o dos listas parlamentarias. Eso ha hecho que nuestros electores se desilusionen y, por lo tanto, están en su casa. Las encuestas de que disponemos no registran ni un solo número que indique que parte de nuestro electorado se haya ido a la campaña de Piñera. No hemos sufrido costos en términos de deserciones. Sí tenemos números de que nuestro electorado se ha ido para su casa. El desafío es lograr que vuelvan a entusiasmarse, vuelvan a confiar, se vuelvan a incorporar a nuestra campaña y nos acompañen a votar el 19 de noviembre.

-Esta semana, conjuntamente con abortar un acuerdo parlamentario con la DC, la madre de la Presidenta, Ángela Jeria, acudió a firmar por Guillier junto a usted a una notaría. Algunos DC lo interpretaron como un intento de la izquierda y La Moneda por asfixiar la candidatura de Goic.

-Esas sobreinterpretaciones están equivocadas. Doña Ángela Jeria tomó una decisión personal basada en sus preferencias políticas y en sus convicciones. Ella es una persona de izquierda, se siente interpretada por el programa de Guillier, por su figura, le interesa que esa sea la candidatura que triunfe y, por lo tanto, hizo uso de su derecho ciudadano de optar por un candidato. Todo el resto de las interpretaciones son fantasía.

-Ocurrió solo un par de días antes de la Junta Nacional del partido.

-Entiendo la sensibilidad de la gente, pero la política no se gobierna por sensibilidad. La política se gobierna por eficacia, por trabajo, por asertividad, y doña Ángela lo que hizo fue hacer uso de un derecho ciudadano. No veo nada reprochable.

El rol de los partidos

-¿Qué le pasa cuando Guillier habla de los políticos? Usted milita desde los 13 años.

-(Ríe) Lo entiendo porque es cierto, él no es un político. La política es un oficio que se carga toda la vida. Hay gente que por una temporada llega a esta actividad y lo hace muy bien, pero adquirir la lógica de la política, adquirir sus códigos es lento y difícil. Él no es un político, lo que no me parece mal: en el país los políticos somos una minoría.

-¿No sería más adecuado prestigiar la actividad política?

-Nunca he sentido que Alejandro Guillier quiera menospreciar la política cuando dice que no es un político. Es solo una constatación.

-Usted participa en el comité estratégico del comando. ¿Cómo evalúa que Guido Girardi haya señalado que se está ante una campaña amateur ?

-Uno debería ser lo suficientemente cuidadoso para reservar todas los análisis al interior de la campaña. La política es construcción, no es algo que esté hecho. En política uno nunca va a dejar de recomendar la virtud de la prudencia. Su expresión fue poco feliz. Creo que había muchas maneras de decir lo mismo, pero más inocuas.

Por cierto que sería más grato estar en una situación de mayor desarrollo, pero mi experiencia después de haber dirigido campañas nacionales es que, en general, los últimos 90 días son los fundamentales de una campaña. La recta final está todavía abierta y lo que tenemos que hacer es apretar las tuercas y tornillos en toda nuestra maquinaria y preparar una actividad muy intensa que haga que nuestro mensaje llegue a cada uno de los chilenos que se sintieron expresados por esta fuerza política que fue la Concertación y luego la Nueva Mayoría.

-¿Cuál debe ser el rol de los partidos en la segunda fase de la campaña?

-Los partidos somos maquinarias de poder y tenemos que aportarle a esta campaña justamente nuestra potencialidad. Somos organizaciones que tenemos cobertura nacional, tenemos militantes en Visviri y en Puerto Williams. Estamos atentos a lo que el comando nos pida. Nuestro poder está constituido por nuestra militancia, esa enorme fuerza de infantería que desplegamos a todo el país de manera ordenada el día que alguien nos pide que hagamos algo.

"No ha existido la voluntad de arrinconar a la DC... La política no es como la vida de los niños: aquí no va a pasar lo que usted quiere".

"Los partidos somos maquinarias de poder y tenemos que aportarle a esta campaña (de Guillier) nuestra potencialidad".

 "La política no es un almacén"

-La actual directiva del PR exploró en algún momento un acuerdo con la DC con miras a apuntalar el centro político. Hoy, sin embargo, pacta con el PC. ¿Se siente más cercano al PC que a la DC?

-Nos sentimos igualmente cercanos a todos los partidos de la Nueva Mayoría. El principio que nos guía son acuerdos programáticos. No establecemos una diferencia entre la DC y el PC. Son socios estratégicos en esta política de construir una gran mayoría social que nos permita dar buen gobierno.

El PR tiene una historia muy larga y ha tenido actos de grandeza y de miseria. Hemos aprendido de lo mejor y de lo peor de la política, y eso nos ha permitido corregir nuestra actuación. Son lecciones que nos ha dado la historia que no estamos dispuestos a olvidar. Nos movemos por principios; el que nos venga a plantear buenos negocios, se ha equivocado con nosotros... La política no es un almacén, o por lo menos no debería serlo. Uno tiene que entender que expresa sueños de país.

-¿Lo dice por las ofertas de cupos de la DC al PR?

-Estas discusiones por los diarios acerca de lo que nos ofrecen... fue un error. No enfrentamos la política así.

-Con José Antonio Gómez como candidato presidencial, el PR se aproximó a la izquierda. ¿Qué cambió?

-En su historia, el PR ha sido un partido del centro político, y lo va a seguir siendo. Después de 153 años es un poco difícil cambiar. Lo que pasa es que cada candidato en el desarrollo de una campaña elige sus énfasis. Y, legítimamente, nuestro correligionario Gómez, en el momento político y con las fuerzas políticas que lo apoyaban, que no era solo el PR, eligió esos énfasis, que son parte de nuestra política.

-¿Se ha sentido el PR como una suerte de vagón de cola de los gobiernos oficialistas?

-Haber sido el partido más pequeño desde el punto de vista electoral ha tenido consecuencias, y las hemos asumido, y por eso es que trabajamos todos los días por crecer. Porque creemos que nuestros principios son válidos, que nuestro programa sería eficiente para el país, y por eso aspiramos a que una gran cantidad de ciudadanos confíen en nosotros y voten por nuestro candidatos.

-¿Y han sido tratados de acuerdo a su tamaño?

-La política es el ejercicio del poder, no el ejercicio de la justicia, y, por lo tanto, nosotros asumimos con bastante realismo lo que es la lógica de la política.