ELMERCURIO.COM Volver

 
Muere Sam Shepard, actor y figura clave de la dramaturgia de EE.UU.

Martes 1 de agosto de 2017

Ganador del Pulitzer y catalogado como un rebelde del teatro y del cine, la ex pareja de Jessica Lange sucumbió ante la enfermedad conocida como ELA.
 


Fernando Zavala 

Las audiencias internacionales lo conocen mayormente como actor, uno nominado al Oscar y mayormente ligado a cineastas de renombre y propuestas interesantes. Sin embargo, en Estados Unidos también era considerado uno de sus dramaturgos más renombrados, un autor rebelde que por más de 50 años desnudó a la sociedad de su país, echando mano a un lenguaje poético y muchas veces surrealista. Sam Shepard, hombre de cine y teatro, falleció ayer, a los 73 años, en su casa de Kentucky, producto de complicaciones de una esclerosis lateral amiotrófica, enfermedad más conocida como ELA.

Ganó el premio Pulitzer en 1979, por la obra de teatro "Buried child", y en Chile se montó en dos ocasiones otra de sus obras más importantes, "Locos de amor" (1983): primero en 1990, con Claudia Di Girolamo y Cristián Campos, y luego en 2013, con Manuela Oyarzún y Francisco Pérez-Bannen. Fue nominado al Oscar a Mejor Actor Secundario por el drama espacial "Los elegidos" (1983), de Philip Kaufman, y también postuló al Emmy y al Globo de Oro por interpretar al escritor Dashiel Hammett en el telefilme "Dash and Lily" (1999), dirigido por Kathy Bates.

Casado con la actriz O-Lan Jones entre 1969 y 1984 -con quien tuvo un hijo-, en los 70 tuvo una pública relación extramarital con la cantante Patti Smith. En 1982, mientras filmaba "Frances", conoció a la actriz Jessica Lange, quien fue su pareja hasta que la relación terminó, en 2009. Tuvieron dos hijos.

Nacido en Fort Sheridan, Illinois, de joven trabajó en una granja, hasta que, estudiando agricultura en California, conoció el jazz, a Samuel Becket, e interrumpió sus estudios para integrar una compañía teatral. En los 60 se hizo un nombre como dramaturgo, en el Off Broadway, por el que ganó seis premios Obie, la versión del Tony de este circuito teatral. Como actor saltó a la fama en 1978, en la cinta de Terrence Malick, "Días de gloria".

Shepard también fue guionista de películas como "Zabriskie Point", de Michelangelo Antonioni, y "París, Texas", de Wim Wenders. Sus últimos trabajos como actor fueron en la serie de Netflix "Bloodline" y el thriller "Never here", que aún no se estrena en EE.UU.