Cedió la pandereta

 

Tengo una casa en El Tabo, en calle El Peumo, y en el verano ejecutaron trabajos de alcantarillado, dejando la tierra removida adosada a mi pandereta. Advertí del peligro que implicaba el no construir un muro de contención y con la llegada de las lluvias, se desmoronó el cierre posterior.

La casa quedó sin protección, además de destruirse el jardín y una gruta. El barro entró y causó estragos en mi propiedad. Nadie se responsabiliza de lo ocurrido: ni la constructora ni el municipio.

Raúl Ferrada García

 


Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir


Servicios El Mercurio
   Suscripciones:
Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.
   InfoMercurio:
Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.
   Club de Lectores:
Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.


Otros Servicios
   Defunciones
   Ediciones anteriores
   Propiedades
   Suscripciones
   Empleos
   PSU@El Mercurio
   Contratar publicidad
   Club de Lectores
   Clase Ejecutiva
   El Mercurio - Aguilar
 


Buscador emol.com Ir al demo interactivo Buscador emol.com
0  
Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales