Faltan mejoras a la salud, educación y áreas verdes
San Francisco de Mostazal: la suerte de la comuna no cambia

A pesar de haber recibido alrededor de $42 mil millones desde 2010 a la fecha por la instalación del Monticello, sus habitantes se quejan de que su situación no ha mejorado. Antes de la llegada del casino, para conseguir el apoyo de la comunidad, la municipalidad elaboró un estudio de impacto que prometía avances en la calidad de vida de la comuna. Pero hoy, mientras las luces del centro de juegos brillan a la distancia, los residentes de Mostazal ven, de lejos, un esplendor que no llega.  

Aldo Lingua M. 

San Francisco de Mostazal es una comuna que mantiene ese aire de campo chileno tradicional. Entre las calles sin pavimentar pasan personas a caballo retrasando a los autos. Es una ciudad pequeña, que no tiene centro comercial ni se ha instalado alguna de las grandes tiendas de retail . Tranquilidad que se mantuvo incluso cuando en 2008 se instaló el Casino Monticello, a pesar de que se anunciaba un crecimiento exponencial en la zona. Y pese a que en pocos años el presupuesto municipal se triplicó, los vecinos dicen seguir esperando que las promesas que se les hicieron se cumplan.

Antes de que se instalara el hotel y centros de juegos, en 2006, la municipalidad elaboró un estudio de impacto, donde detallaba los beneficios que le traería a la comuna la construcción del casino. "El Mercurio" tuvo acceso a este documento y constató in situ cuánto se ha cumplido hasta la fecha.

Desde mejoras a la educación municipal hasta aumento de las áreas verdes, pasando por seguridad social, impulso a las actividades deportivas y recreativas, y potenciar las fiestas típicas, el texto detalla las externalidades positivas que traería y que muchos siguen esperando. "Quién sabe cuánta plata les llega, pero no se ve. Y eso pasa porque el alcalde no es de San Francisco, es de afuera. No le importa como a nosotros", dice María Luisa Figueroa, quien se reconoce como nacida y criada en San Francisco de Mostazal, que está ubicada a casi 65 km. de Santiago.

El presupuesto en 2016 de la municipalidad -de acuerdo a la cuenta pública- consideraba entradas de $4.291 millones. Paralelo a eso, recibieron $6.723 millones por concepto de "fondos casino", que por ley todos los casinos deben pagar al municipio en el que se encuentran. El balance: $11.015 millones como ingresos y se registran un poco más de $12 mil millones como egresos. En reiteradas oportunidades "El Mercurio" intentó contactarse con la alcaldía, pero declinaron referirse al tema.

"Poco ha ayudado. Para el dinero que le entra a la municipalidad deberíamos estar mucho mejor, como Graneros, que no tiene casino y está hermoso", dice Inés García, dueña de un pequeño almacén. En comparación, la comuna de Graneros maneja un presupuesto anual de $6 mil millones. La queja de Inés no es aislada. Son varios los vecinos de Mostazal que envidian el estado de la comuna vecina.

Cinco estudiante se van de intercambio por diez días cada año a México o Brasil

Rodrigo Gutiérrez tiene 17 años y estudia en el Liceo Alberto Hurtado. Está sentado en el muro de contención del estero Tronco escuchando reggeatón con un amigo. Dice que ve al casino como una posible alternativa laboral, pero no por la formación que da el colegio. "Creo que por la cercanía puede que sí", dice, sin atisbo de entusiasmo en su voz. Cuenta que no ve que muchos egresados de su colegio ingresen a trabajar al casino.

La realidad de Gutiérrez no es la que planteaba el informe municipal, en el que se estipulaba que "el gran beneficio para el área educacional que proporcionará la instalación del casino en Mostazal será la formación de una alianza estratégica orientada a mejorar la calidad de la educación".

En ese mismo punto individualiza a dos colegios como encargados de desarrollar a los alumnos y futuros trabajadores: el Liceo Técnico Profesional Alberto Hurtado y el Liceo Elvira Sánchez. Las carreras que nombra son turismo, gastronomía, hotelería, informática y servicio en mantención de áreas verdes, ninguna de las cuales son impartidas actualmente por los establecimientos.

Arturo Orellana, director de la Dirección de Educación Municipal (Daem), explica que esto se debe a que cuando se inauguró Monticello, los centros de formación técnicas de la región, como AIEP, ya estaban impartiendo esas carreras; en cambio, los liceos mencionados no. "Entre que se creara la especialidad, que se autorizara, tuviéramos la implementación ¿Con qué recursos? Si las primeras remesas aparecieron entre 2009, 2010. Por tanto, ahí habría que haber comenzado a pensar en las especialidades de los colegios", explica.

Sentado en la plaza, Moisés Arredondo, de 27 años, es más pesimista: "No le veo mayor futuro a los niños. Aparte de los regalos que hace el alcalde o los viajes de intercambio, o a la nieve y a la playa, no hacen nada".

Sin embargo, Orellana señala que los recursos que entrega el casino han sido indispensables para mejorar la educación. Explica que con los ingresos extra se ha podido aumentar el presupuesto del área. Además, cada año reciben $100 millones para mantener y reparar los establecimientos y $70 millones para actividades deportivas y talleres artísticos para los alumnos.

La comuna también ha establecido convenios de intercambio con Rio Grande do Sul, al sur de Brasil, y la ciudad de Tultepec, al norte de Ciudad de México. Este beneficio está disponible para los estudiantes de cinco colegios de la comuna. "Los alumnos van con todos los gastos pagados y disfrutan de alrededor de 10 días con cargo al presupuesto", dice Orellana. Para este programa se destinan $170 millones, que también surgen del "fondo casino".

"No sé cuál es la utilidad de ese viaje, si los llevan a ciudades pobres. Los niños pasan de ver pobreza acá a ver pobreza afuera", reclama Isabel Fuentes, quien ha residido en la comuna toda su vida. Rodrigo Gutiérrez tampoco muestra mucho entusiasmo ante la posibilidad del viaje. Dice que suena como algo novedoso, pero sus compañeros que han ido no han vuelto muy entusiasmados.

El bosque se quedó sin laguna

A tres cuadras de la plaza, subiendo por el estero, está la zona de El Bosque. Es un lugar querido para la comunidad, llamado así porque antiguamente estaba lleno de árboles y tenía una laguna. Hoy el parque presenta un estado de abandono que molesta a los vecinos. "La inversión en Obras de Desarrollo por parte del municipio permitirá mejorar los espacios recreacionales existentes", se lee en el informe de impacto. Pero El Bosque ha sido lentamente talado y sus espacios apropiados por campamentos.

"Antes ese era un espacio bonito, donde veníamos cuando éramos niños. Ahora está lleno de basura y todo arruinado", dice Isabel Margarita Gómez. El estado del parque es una queja recurrente entre los vecinos.

De la laguna ya no queda rastro. Ha sido reemplazada por un pequeño monte de escombros entre los que crece la maleza. "Era bonita. Me acuerdo que hasta se podía andar en uno de esos botes chicos y en verano iban a bañarse ahí", recuerda Luisa Cortés.

A un costado del parque está un terreno cercado, que es municipal. En él se encuentra la piscina, que los vecinos acusan no ha funcionado en años. Carol Martínez es una de las que reclaman porque el lugar se mantiene cerrado. "Sería lindo en verano poder levantarse e ir a la piscina, porque acá hace mucho calor en esos meses. Deberían remodelarla y abrirla", sugiere.

Baches en el camino

"El pueblo ha crecido harto y gracias a la plata del casino la calidad de vida ha mejorado, pero hay un problema de tránsito. Acá está el despelote porque no hay semáforos y las calles están mal señalizadas", afirma Luis Ramírez, quien ha vivido sus 77 años en la comuna.

"Lo que más ha mejorado es el centro. Ahí han arreglado plazas, las calles buenas, pero faltan muchos caminos rurales por mejorar. En el sector norte, por ejemplo, no se ha visto que hayan hecho algo. Hace poco entregaron unas casas con subsidio y el camino es de pura piedra", dice Julián Sandoval, mesero de un conocido restaurante de la ciudad.

El informe de 2006 establece que la instalación del casino permitirá "mejoras en la infraestructura de los sistemas de salud y seguridad a través de la inversión de proyectos de obras de desarrollo en estas y otras". Una de las obras emblemas es la Costanera del estero Tronco. Este riachuelo cruza la ciudad, pasando por un costado de la plaza. En esa cuadra, a ambos costados, se construyeron lugares de recreación. Una pasarela peatonal en una ribera, un skatepark y juegos infantiles en la otra. Pero basta subir una cuadra para que el asfalto dé paso a la tierra.

Pacientes esperan

Magdalena Rivera tiene 50 años y hace poco sufrió una parálisis en sus piernas que la confinó a una silla de ruedas. Dice que sin la ayuda de amigas no podría ir a varios lugares del pueblo, ya que no todas las veredas cuentan con rampas que permitan subir o bajar. "Las platas del Casino no se ven. Las usan para algunas obras en los años de elecciones y el resto del tiempo nada. Una persona enferma como yo tiene muchos problemas, porque en el centro de salud no hay especialistas ni tampoco todos los medicamentos", explica Rivera.

En el Centro de Salud Familiar (Cesfam) hay una veintena de pacientes esperando. Carmen Duque, de 60 años, es una de ellas. Dice que lleva ahí dos horas, algo que es recurrente de acuerdo a los vecinos. "Lo que merece la gente aquí es que haya buenos médicos y enfermeras, que no se demoren en entregar los medicamentos, que a veces se atrasan días", declara Duque. En 2016 el municipio gastó casi $6 millones en ampliar la farmacia y $27 millones en nuevas oficinas administrativas. Sin embargo, los vecinos dicen no percibir una mejora en los tiempos de entrega de los medicamentos.

El Departamento de Salud Municipal tampoco quiso referirse a este tema.

"Necesitamos un hospital. Por ejemplo, cuando ocurrió la balacera en el Monticello, ¿adónde se llevaron los heridos? A Graneros. Allá tienen todo lo que acá no tenemos", denuncia Moisés Arredondo.

La seguridad y prevención de delitos es otro de los temas que reclaman los vecinos. Carlos Román, de 59 años, considera que las cosas han mejorado, pero no del todo. Acusa que el borde de la Costanera no tiene iluminación, por lo que en las noches se presta para ilícitos. "Eso hace que se junte mucha gente a consumir drogas, se forman peleas y hasta mataron a una persona", cuenta, apuntando a un callejón.

 Promesas municipales aún no se concretan

Importancia del casino en la educación municipal: Se menciona a los Liceos Técnico Profesional Alberto Hurtado y Elvira Sánchez. Ninguno imparte las carreras mencionadas en el documento. Además, en enero de este año Contraloría realizó una auditoría por irregularidades en dos recintos de la comuna; uno de ellos fue el Elvira Sánchez.

Incremento de los espacios recreacionales y diversión: El sector El Bosque, el principal parque de San Francisco de Mostazal, se encuentra en notable abandono. La laguna del lugar fue tapada con escombros, se cerró la piscina municipal y se permitió la instalación de un campamento en el terreno. Por otra parte, se remodeló el estadio municipal, donde el último proyecto que se ejecutó fue poner graderías a ambos lados de la cancha.

Creación de espacios para el desarrollo de actividades: La municipalidad explica que se han construido plazas con juegos para niños, aunque la mayoría de estas carecen de áreas verdes. Además de la construcción de un skatepark y una costanera, aunque esta solo tiene una cuadra de largo.

Fortalecimiento de tradiciones locales y manifestaciones culturales: Vecinos reconocen que se realizan varios eventos a los que asisten artistas internacionales, pero al mismo tiempo señalan que no sienten que sea una representación de la cultura de la comuna.

Nuevos espacios para la difusión de la cultura y el arte: Se remodeló el teatro municipal y el anfiteatro.

Mejoramiento de los sistemas de seguridad local: Existen espacios sin iluminación que se prestan para el consumo de drogas y actos delictuales. Además, vecinos reclaman poca presencia policial en las noches. La municipalidad no quiso entregar su versión en esta materia.



Herramientas Reducir letras Aumentar letras Enviar Imprimir
<p>El parque El Bosque está abandonado y tomado por un campamento. La piscina municipal del lugar hoy está cerrada.</p>

El parque El Bosque está abandonado y tomado por un campamento. La piscina municipal del lugar hoy está cerrada.


Foto:PABLO MARDONES

[+] Vea más fotos


Servicios El Mercurio
   Suscripciones:
Suscríbase a El Mercurio vía Internet y acceda a exclusivos descuentos.
   InfoMercurio:
Todos los artículos publicados en El Mercurio desde 1900.
   Club de Lectores:
Conozca los beneficios que tenemos para mostrar.


Otros Servicios
   Defunciones
   Ediciones anteriores
   Propiedades
   Suscripciones
   Empleos
   PSU@El Mercurio
   Contratar publicidad
   Club de Lectores
   Clase Ejecutiva
   El Mercurio - Aguilar
 


Buscador emol.com Ir al demo interactivo Buscador emol.com
0  
Versión Digital

  • Revistas
    El Mercurio
  • PSU@ElMercurio.com Ediciones Especiales